SOCIEDAD › UN SISMO MODERADO PROVOCó DAñOS EN CASAS ANTIGUAS Y MUCHO SUSTO

El día en que tembló Mendoza

El movimiento alcanzó los 5 grados en la escala de Richter y se produjo a las 5 y media de la mañana. Se sintió en buena parte de la provincia e incluso en San Juan. Una mujer resultó levemente herida. Hubo varias réplicas durante el día.

Un sismo de 5 grados de magnitud en la escala de Richter hizo temblar en la madrugada de ayer gran parte de Mendoza. Se sintió tanto en la capital provincial como en la ciudad de San Juan y tuvo como saldo un herido leve y más de medio centenar de edificios dañados. “La actividad sísmica es absolutamente normal en esta zona. El último movimiento de este tipo (de una intensidad de moderada a fuerte) había sido en 2006, con una magnitud de 5,5 grados”, explicó a Página/12 Mario Bufaliza, subdirector del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres).

El temblor se produjo a las 5.29 en la localidad mendocina de Barrancas, en el distrito de Maipú, unos 22 kilómetros al sudeste de la capital y a una profundidad de 15 kilómetros. Según el reporte de Inpres, además, tuvo una serie de réplicas de magnitudes menores a los 3 grados en la escala de Richter hasta el mediodía de ayer.

El fenómeno se hizo sentir en la ciudad de Mendoza, donde una mujer sufrió heridas leves cuando le cayó mampostería en una pierna. El director de Viviendas de la comuna de San Martín, Alfredo Giménez, especificó que la mujer intentaba abandonar su casa, cuando se empezó a derrumbar parte del techo. Hacia la tarde, se encontraba “en buen estado general” y fue hospedada en otra vivienda por sus familiares, añadió el funcionario. En ese departamento, al este de la capital, un total de cuatro viviendas quedaron inhabitables, mientras otras treinta casas tuvieron grietas, fundamentalmente en la zona del casco viejo.

El intendente del departamento de Luján de Cuyo, Carlos López Puelles, sostuvo que hubo alrededor de 25 denuncias de viviendas afectadas en los distritos de Agrillo, Perdriel, Potrerillos y Mayor Drummond. En esa última localidad, las autoridades del colegio Santa María Goretti, en Drummond, suspendieron las clases por los daños (entre otros, la rotura de 17 vidrios y la caída de mampostería de yeso).

En tanto, en los departamentos de Las Heras y Guaymallén se cortó la electricidad en el momento del sismo, debido a un sistema de bloqueo para evitar accidentes, pero en pocos minutos comenzó a normalizarse el servicio. El fenómeno ocasionó algunos cortes de energía eléctrica en zonas del Gran Mendoza y fue percibido también en el este del territorio, que comprende los departamentos de San Martín, Junín y Rivadavia. Según el jefe de Bomberos, David Spinelli, hubo un registro “de cinco viviendas afectadas por grietas, una en Maipú, tres en Godoy Cruz y una en capital”. En San Juan, la intensidad fue menor y anoche no se habían registrado heridos ni daños en edificios.

En el Gran Mendoza se sintió un gran ruido cuando se produjo el sismo de mayor magnitud. Fue “como un tropel de caballos”, describió a la prensa una vecina del distrito de Guaymallén. El cimbronazo no la despertó sólo a ella. En muchos barrios, los mendocinos madrugaron de golpe y pusieron pecho al frío de la intemperie para prevenir accidentes.

El Inpres detalló que el sismo tuvo una intensidad en la escala de Mercalli Modificada –utilizada para evaluar el impacto de los temblores sobre la población– de IV a V (cuatro a cinco) grados en la ciudad de Mendoza y II a III (dos a tres) en la ciudad de San Juan.

“Es imposible predecir un sismo, lo que hacemos es registrarlo. En este caso el epicentro se produjo en la zona anticlinal de barrancas al sudeste de la capital, que es una zona muy activa, es decir que la actividad sísmica es absolutamente normal. El último sismo de este tipo, en una escala de moderada a fuerte (entre 5 y 6,5 grados), se había producido el 5 de agosto de 2006 con una magnitud de 5,5 grados”, indicó Bufaliza, subdirectror del Inpres, y recordó que en la misma zona también había tenido epicentro “el sismo del 26 de enero de 1985, que tuvo una magnitud de 5,9 en la escala de Richter y provocó bastantes daños en Mendoza”.

El experto detalló que “es muy posible que sigan las réplicas, de menor magnitud y más espaciadas en el tiempo, porque después de un sismo, aunque sea superficial (de no más de 20 kilómetros bajo tierra, según definió), altera la estructura de la corteza terrestre y tiene que existir un reacomodamiento”.

Informe: Rocío Magnani.

Compartir: 

Twitter
 

Los mayores daños se produjeron en las casas y edificaciones de más antigüedad.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.