SOCIEDAD › LA CáMARA DE LOS COMUNES BRITáNICA APROBó AYER EL PROYECTO, QUE AHORA SERá TRATADO POR LOS LORES

Un paso hacia el matrimonio igualitario

La norma se aprobó por 366 votos –laboristas, liberales y un sector de los conservadores– contra 161. La Cámara alta la trataría recién en junio. Si se aprueba, se aplicaría sólo en Inglaterra y Gales.

La Cámara de los Comunes británica aprobó la ley de matrimonio igualitario para Inglaterra y Gales, tras un acuerdo entre el primer ministro, David Cameron, y la oposición laborista, ante la negativa de un sector de los conservadores de votar a favor del texto. La iniciativa se presentará hoy en la Cámara de los Lores, aunque no se trataría hasta junio.

La nueva legislación, impulsada por el primer ministro David Cameron, superó la tercera y última lectura en la Cámara de los Comunes, por 366 votos positivos contra 161 negativos, con el apoyo de laboristas y liberales demócratas y la oposición de los tories, el ala más tradicional del Partido Conservador, al que pertenece Cameron.

Este sector incluso intentó impulsar una enmienda para ampliar a los heterosexuales las uniones civiles que el Reino Unido aprobó para las parejas del mismo sexo en 2005, de manera de retrasar unos dos años la entrada en vigor de la legislación. Sin embargo, fue derrotado cuando el gobierno alcanzó un acuerdo con los laboristas.

Después de su aprobación, el proyecto de ley será presentado hoy en la Cámara de los Lores, donde sin embargo no sería examinado hasta junio. El debate en la Cámara alta también se prevé intenso por la presencia de la bancada de los 25 obispos de la Iglesia de Inglaterra, totalmente opuesta a la medida. Si los lores enmendaran el texto, éste debería volver a pasar por la Cámara baja, por lo que podrían celebrarse matrimonios igualitarios antes de mediados de 2014.

Aunque el matrimonio homosexual goza del apoyo de una mayoría de los británicos –el 54 por ciento, según el último sondeo de la empresa de investigación de mercado YouGov–, la derecha conservadora se opone mayoritariamente a legalizarlo.

Un veterano lord conservador, Norman Tebitt, de 82 años, intentó sembrar alarma al advertir que la ley podría conducir a que “una reina lesbiana se case con otra señora y entonces decida que le gustaría tener un niño y alguien dona esperma y da a luz a un bebé. ¿Sería ese niño heredero del trono?”, se preguntó de forma provocadora en el último número de la revista The Big Issue.

Ante las claras diferencias entre los conservadores sobre esta cuestión, así como sobre la relación del Reino Unido con la Unión Europea (UE), numerosos miembros de ese partido han acusado a Cameron de estar desfasado respecto de la línea partidaria y provocar una huida de votantes hacia el eurófobo y antiinmigrante UKIP, a dos años de las elecciones generales.

Como si esto fuera poco, la polémica se reavivó el pasado fin de semana por la publicación de una nota según la cual un allegado a Cameron habría calificado de “locos” a los responsables locales del partido.

Para tratar de calmar los ánimos, Cameron envió a última hora del lunes un mensaje a todos los miembros del Partido Conservador para convocarlos a la unidad. “Somos un equipo, del consejo parroquial a la asociación local y al Parlamento, y nunca lo olvido. ¿Quiere decir que debemos estar de acuerdo en todo? Por supuesto que no. Pero hay también muchas cosas que debemos hacer juntos”, afirmó y citó entre otros ítems la “gran lucha” para recuperar la economía o mejorar el sistema educativo.

Pero la rebelión también es mediática, con medios cercanos a los conservadores que parecen haberle soltado la mano a Cameron. “Su legislación sobre el matrimonio entre homosexuales, para el que no existe un clamor público, es una vergüenza”, sostuvo ayer el tabloide Daily Mail.

Para el Daily Telegraph, el “modo insensible” con el que Cameron maneja la pelea con sus parlamentarios es la razón principal por la que el Partido de la Independencia (UKIP) gana cada vez más intención de voto de la derecha.

La legislación aprobada por la Cámara de los Comunes no incluye a Irlanda del Norte ni a Escocia, que tienen autonomía sobre el tema. Es que la Asamblea Legislativa irlandesa votó el mes pasado en contra de legislar sobre el matrimonio igualitario, mientras que el Parlamento escocés, que también tiene competencias en este tema, avanza paralelamente con su propia normativa. Por eso, el proyecto sólo afecta a Inglaterra y Gales y excluye de la celebración de bodas entre personas del mismo sexo a la Iglesia Anglicana, que manifestó su oposición.

La encargada de temas sobre mujer e igualdad del laborismo, Yvette Cooper, mencionó a la Argentina entre los países que aprobaron el matrimonio igualitario y pidió seguir el ejemplo “para terminar con la discriminación”. En sintonía, el legislador liberal demócrata Julian Huppert comentó que “todavía hay homofobia en el Reino Unido y esta ley puede ayudar a terminar con eso”.

Francia se convirtió el mes pasado en el noveno país europeo en legalizar el matrimonio igualitario y, con la reciente aprobación en Rhode Island, ya son diez los estados norteamericanos que los celebran.

Compartir: 

Twitter
 

Sectores conservadores que se oponen a la ley manifestaron frente al Parlamento.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.