SOCIEDAD › EL SECTOR SINDICAL RESPALDA PERO SE DIFERENCIA

Apoyan pero quieren participación

Los sindicatos Unión Ferroviaria y La Fraternidad expresaron ayer su apoyo a la decisión del Gobierno de recuperar el control del ferrocarril Sarmiento. Los dirigentes gremiales respaldaron la medida pero buscaron diferenciarse. Los representantes de los conductores propusieron que la medida se extienda a las seis líneas metropolitanas restantes, mientras que los trabajadores de los talleres ferroviarios reclamaron que los gremios participen en el control y gestión de la operatoria estatal. A lo largo de los últimos años, miembros de ambos sindicatos ocuparon cargos estratégicos en la conducción de la política ferroviaria como la Subsecretaría de Transporte Ferroviario y la presidencia de la ADIF, la empresa encargada de las inversiones en el sistema.

“Los ferrocarriles tienen que volver al Estado. Políticamente tienen que recuperarse, no hay otra solución”, afirmó el secretario de Prensa del gremio de maquinistas, Horacio Caminos. Para el vocero de La Fraternidad la medida anunciada el miércoles por el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, “es correcta, aunque parcial, nosotros esperamos recuperar el ferrocarril en su totalidad. El transporte de pasajeros es social, deficitario. El de carga es el que da rentabilidad”. “La relación de los sindicatos con el Estado no es tensa, es tensa con el ministro. La bronca es con Randazzo porque tiene una actitud provocativa con los trabajadores”, sostuvo Caminos.

Con menos diferencias que el gremio de los maquinistas, desde la conducción de la Unión Ferroviaria festejaron la medida: “Celebramos este nuevo paso dado por el gobierno nacional hacia la recuperación integral de los ferrocarriles argentinos”, afirmó el secretario general del gremio, Sergio Sassia, a través de un comunicado. “Somos conscientes de la necesidad que tiene toda la sociedad argentina de contar con un sistema de transporte ferroviario eficiente, seguro y competitivo. Es imprescindible –tal como se está haciendo progresivamente– impulsar la modernización, incorporar nuevos trenes y efectuar las inversiones necesarias en todo el sistema y, simultáneamente, recuperar los ferrocarriles bajo la administración, el control y la operación del Estado nacional”, sostuvo Sassia.

Por su parte, el delegado gremial de la UF en la línea Sarmiento, Rubén Sobrero, consideró que “esta estatización no sirve. El Estado también fracasó porque no controló a los empresarios. Nosotros como trabajadores queremos controlar y gestionar el Sarmiento”. En diferentes entrevistas radiales el dirigente sindical remarcó que “hubo 20 años de choreo (sic) donde se destruyó y degradó todo, hasta la cultura del trabajador. El eje de la recuperación tiene que ser la seguridad”.

Sobrero, que afirmó que le indica a su hija que no utilice el ramal, reclamó más celeridad en las inversiones. “Lo más probable es que las fallas sean humanas. El sistema ‘paratren’ nos hace evitar la falla humana, que es la responsable en la mayoría de los accidentes”, sostuvo Sobrero en referencia a la necesidad de instalar el sistema de activación de frenos automáticos.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.