SOCIEDAD › EN 25 AÑOS, LOS MATRIMONIOS EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES SE REDUJERON A LA MITAD

La firma es lo de menos

En 1990, pasaron por el Registro Civil más de 22 mil parejas. El año pasado, menos de 11.500. La edad media al primer matrimonio subió cuatro años en los varones y aún más en las mujeres. Cuando se puso en marcha el matrimonio igualitario hubo más casamientos.

 Por Carlos Rodríguez

En los últimos veinte años, el número anual de matrimonios en la Ciudad de Buenos Aires se redujo, pasando de unos 22 mil matrimonios en 1990 a poco más de 12.400 en 2009, cifra que se mantuvo casi sin variantes hasta el 2014, según el informe sobre Nupcialidad dado a conocer por la Dirección General de Estadística y Censos del gobierno porteño. En el informe se aclara que en 2010, año de la instauración del matrimonio igualitario, la tendencia se revirtió y se registró un aumento momentáneo de matrimonios en el bienio 2010-2011 (13.390 y 13.209, respectivamente). Con posterioridad volvió a prevalecer la tendencia descendente, hasta llegar al 2014, cuando se inscribieron 11.478 matrimonios, 11.043 de parejas heterosexuales y 435 de parejas compuestas por personas del mismo sexo. De esa cifra total, se especifica que fueron 278 uniones entre varones y 157 entre mujeres.

Para expresar con más precisión la tendencia descendente de los matrimonios en la Ciudad, se señala que mientras en 1990 había 7,4 casamientos por cada mil personas, en 2014 la relación es sólo de 3,8 por cada mil. También se analiza cómo ha sido la evolución de los matrimonios de acuerdo al estado civil anterior de los cónyuges al momento de contraer matrimonio en el período 1990-2014.

En el año 1990, en más del 27 por ciento de los casamientos, alguno de los cónyuges era reincidente. Ese porcentaje fue disminuyendo y hacia el año 2000 descendió por debajo del 20 por ciento. Con pequeños altibajos, durante el transcurso del nuevo siglo la participación de este tipo de matrimonio se incrementó desde un 18,6 por ciento en 2000 a 21,1 en el año 2014. Se estima que las oscilaciones pueden tener relación “con el comportamiento de los divorcios, que también registró altibajos”.

La edad media al primer matrimonio se ha incrementado en forma paulatina en la Ciudad, tanto en los varones como en las mujeres. En los primeros, pasó de 29,3 años en 1990, a 33,9 años en 2014. Esto significa que los que se casaron en 2014 son, en promedio, cuatro años mayores que quienes lo hicieron en 1990. Entre las mujeres, el paso fue de los 28 años a los 33,0 años, lo que manifiesta una diferencia aún mayor que el caso de los varones.

Otro punto que se especifica es el lugar de nacimiento de los que se casaron en la Ciudad de Buenos Aires. Los matrimonios en los que ambos contrayentes son argentinos se viene manteniendo en valores cercanos al 80 por ciento desde mediados de la década del noventa. Muestra una leve tendencia decreciente a partir del año 2008. En el 2014, el peso de este tipo de matrimonio descendió al 76 por ciento, aunque el descenso, si se toma desde el comienzo de la década del 90, llega a los diez puntos.

Al mirar el detalle del lugar de nacimiento de los contrayentes en los matrimonios heterosexuales durante el año 2014, se observa que las nupcias entre nativos suman el 76,5 por ciento, mientras que las argentinas que se casaron con extranjeros llegan al 6,2 por ciento y los matrimonios de argentinos con extranjeras alcanzan al 7,8 por ciento.

Por último, los matrimonios entre extranjeros en la Ciudad constituyen el 9,5 por ciento. De este segmento, las bodas más frecuentes entre extranjeros se dan en las comunidades boliviana (2,2 por ciento), peruana (1,8 por ciento) y paraguaya (1,3 por ciento).

El estudio de la nupcialidad comprende el análisis cuantitativo de los matrimonios efectuados de acuerdo a la forma prevista por la ley, a la vez que se analizan las tendencias generales que se dan en la Ciudad a partir del año 1990, teniendo en cuenta los cambios que se han operado en las últimas décadas, a partir del divorcio legal y la ley de matrimonio igualitario.

La formación de nuevas uniones legales también se encuentra afectada por los cambios en el comportamiento de las personas: el aumento de la edad a la primera unión, el incremento de las uniones consensuales y el impacto que ha tenido la entrada masiva de la mujer al mercado del trabajo. En la Ciudad los registros sobre formación y disolución de uniones incluyen los matrimonios que se analizan en este informe, los divorcios y las uniones civiles que se presentan en otros informes y cuyos datos provienen de la Dirección General del Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas.

Esto significa que queda excluida la consideración de las uniones de hecho, las que se captan en relevamientos tales como censos de población o en encuestas de hogares, que dan cuenta de la situación conyugal y no del estado civil de la población. En cambio, sí se incluyen en el informe series históricas sobre endogamia en la conformación de los matrimonios, entre población nativa, extranjera y su distribución por sexo para el período comprendido entre los años 1890 hasta el año 2014 (ver nota aparte).

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Pablo Dondero
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.