EL PAIS › PEROTTI Y REUTEMANN SE AFIANZAN COMO PRIMERO Y SEGUNDO EN SANTA FE, BINNER REPARTE TIJERAS

Elección al corte

El candidato socialista al Senado paga el precio de no llevar fórmula presidencial: relegado al cuarto lugar en las primarias, ahora apela al corte de boleta para tratar de descontar la ventaja que le llevan sus adversarios del FpV y Cambiemos.

 Por Pablo Feldman

Desde Rosario

Omar Perotti, Carlos Reutemann y Hermes Binner, candidatos a senador por Santa Fe.
Imagen: Télam, Alberto Gentilcore & Sandra Cartasso..

A dos semanas de las elecciones, la campaña en Santa Fe transcurre sin pasión ni sobresaltos. El hecho de que la fuerza política que gobierna desde hace años –y lo seguirá haciendo los próximos cuatro– no está en disputa por el primer y segundo lugar en las listas de legisladores nacionales ha reducido las expectativas y minimizado el debate. El costo que pagará el Frente Progresista por no llevar fórmula presidencial en su boleta será tan alto como el de las primarias, en las que quedó relegado al cuarto lugar detrás del Frente para la Victoria, el PRO y el Frente Renovador. Así fue que Hermes Binner, primer gobernador socialista de la historia, y el candidato más votado después de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando logró la reelección en 2011, hoy reparte tijeritas para tratar de contrarrestar el efecto del arrastre de una elección presidencial que en las PASO lo bajó del podio el debutante candidato del Frente Renovador, Eduardo Romagnoli, cuyo nivel de desconocimiento en el electorado es superior al 80 por ciento.

En la primaria para presidente, Daniel Scioli obtuvo 550 mil votos, Mauricio Macri 435 mil, pero sumado todo el PRO alcanzó los 534 mil, y Sergio Massa 228 mil, llegando a un total de 369 mil por el UNA.

Por las bancas en el Senado fue amplia la ventaja de lista que encabeza Omar Perotti del FPV –que colocaría también a la senadora– sobre la del PRO que lleva en la “pole” al ex piloto de Fórmula Uno y ex gobernador Carlos Reutemann. Al día de hoy no hay ni un solo sondeo que indique que el orden de llegada el 25 de octubre vaya a ser diferente de lo ocurrido hace un par de meses. La única incógnita está cifrada en el “efecto tijerita” que proponen los socialistas que difícilmente puedan saltar del cuarto al segundo lugar –para que Binner sea senador– pero sí erosionar a los candidatos de las principales fuerzas.

El “pato de la boda” fue y probablemente vuelva a serlo Margarita Stolbizer. La candidata presidencial de Progresistas en el mejor de los casos retendría el escuálido 6 por ciento que obtuvo en las primarias, la mitad de los sufragios que cosechó Binner como candidato a senador, porque más allá de la declamación del voto en favor de la dirigente formada en la UCR, la mayoría de los votantes del socialismo fugaron para las boletas de Mauricio Macri y Daniel Scioli “en proporciones similares”, según explicó uno de los máximos referentes del partido. “Muy pocos a Sergio Massa y ya se sabe cuántos a Margarita”, concluyó.

En esta etapa, abiertamente, le han soltado la mano a la candidata en el intento de repechar una cuesta que aparece como demasiado empinada. La lista del Frente Progresista no sólo no alcanza a obtener la banca asignada para la segunda minoría en el Senado sino que tampoco llega al tercer lugar. Y en diputados nacionales, si repitiera la faena, alcanzaría apenas para obtener un solo escaño, para el radical Hugo Marcucci –que adelantó públicamente que votará por Macri– quedando fuera la segunda de la lista, Chiqui González. El consuelo que encuentran los socialistas –y que podría ampliarse a la ciudadanía– es que en ese caso, la candidata seguiría siendo la ministra de Cultura en la gestión que iniciará Miguel Lifschitz a partir del 10 de diciembre. Sería otro desatino desaprovechar esta inesperada oportunidad.

La “tijerita de los socialistas” –se repartirán 100 mil de regalo en estos días– tendría que provocar un efecto jamás visto en un comicio en Santa Fe, como sería que un candidato que sacó 209 mil votos en las primarias obtenga el doble en la general, y aún así no llegaría a los 439 mil que obtuvo el segundo, Reutemann, y quedaría a 140 mil del primero Perotti.

Pero lo que sí puede suceder es que ese efecto, en alguna medida, esmerile las chances de los candidatos que tienen su boleta de Presidente. Y es por eso que en el PRO se ilusionan con que los votantes de Binner voten a Macri para Presidente. Cifran sus expectativas en el discurso de Binner que se ha empeñado más en diferenciarse del gobierno nacional que de las posiciones de los conservadores. “Mauricio sacó casi 100 mil votos más que Lole en Santa Fe”, dice un PRO paladar negro, que no proviene del reutemismo residual, componente importante del sector en Santa Fe.

En cuanto al FpV casi no existen diferencias entre las distintas categorías, la fidelidad del voto se mantiene y la diferencia entre lo que obtuvo Scioli en comparación con Perotti o Marcos Cleri, el dirigente de La Cámpora que encabeza la lista de diputados nacionales, es irrelevante: se ubica entorno al 2 por ciento.

Algo parecido sucede con Sergio Massa que tiene más adhesión en Rosario por la figura de su candidato a diputado Alejandro Grandinetti, y con su candidato a Senador, Eduardo Romagnoli, que espera que la tijera de Binner haga bajar los votos del Lole y le permita descontar a diferencia de sólo 50 mil votos.

El tramo final de la campaña promete la presencia en la provincia de los candidatos presidenciales. No se prevén grandes actos ni caravanas como años atrás, sí una presencia efectiva en los medios de comunicación, donde algunos concurrirán con sus referentes locales, tal el caso de Scioli que sintoniza muy bien con Perotti –quien le resta votos a Reutemann como ningún otro peronista podría hacerlo– sin descuidar el equilibrio con la militancia de La Cámpora. Macri, en cambio, en algunos lugares aparece con Reutemann, pero ya no con su candidata a diputada nacional, Anita Martínez, quien a pesar a de haber hecho una gran elección para la intendencia de Rosario meses atrás, en los últimos días fue noticia al confirmarse –a través de un requerimiento de tribunal electoral– que la causa por “estafa a la administración pública” que la tiene procesada sigue su curso, lo cual no la inhabilita para ser candidata pero tal vez la limite en su exposición pública.

Massa en Rosario se muestra con Grandinetti, el ex periodista que también tuvo una destacada performance en las elecciones municipales y un alto nivel de conocimiento en Rosario.

Stolbizer desde hace tiempo concurre sola a las entrevistas o en todo caso con Juan Carlos Zabalza, candidato al Mercosur, una categoría electoral que no mueve el amperímetro.

Por último, Nicolás del Caño de la izquierda es acompañado por Octavio Crivaro, cuya meta es mejorar los números de las primarias en las que se dieron el gusto de jubilar a Jorge Altamira.

Como se ve, hay poco margen para la sorpresa. La única incógnita, y sólo para la elección de legisladores, estará en saber cual será el porcentaje de corte de boleta y que efecto tendrá. Aunque parece difícil que cambie un escenario estable, ni siquiera con un ejército de “jóvenes manos de tijera”, sobre todo porque a Tim Burton nadie lo llamado para colaborar con la causa.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.