SOCIEDAD › UN DETENIDO POR ABUSAR DE UNA NIÑA PROSTITUIDA EN PLENA CALLE

La justicia llegó a Nueva Pompeya

El hombre fue sorprendido cuando una chica de 14 años le practicaba sexo oral. Página/12 había denunciado la situación en ese barrio.

 Por Cristian Alarcón

El hombre, al volante de un coche, esta vez paró sobre la avenida Amancio Alcorta, y corriendo, como siempre, se acercó Camila, una chica de 14 años, adicta a la pasta base de cocaína o paco. Desde un móvil de la comisaría 32ª, la policía vio la escena. Y siguió el auto. Cuando los agentes se acercaron para pedirle identificación al chofer, vieron cómo la nena le practicaba sexo oral. Entonces lo detuvieron. El varón de la escena quedó detenido por unas horas. Recuperó su libertad ayer por la mañana, aunque ahora se investiga si incurrió en delitos que podrían ir, según una fuente de la fiscalía, de corrupción de menores a abuso deshonesto. “Después de mucho, la presión se da como consecuencia de la cantidad de causas abiertas por el tema y el pedido de la fiscalía para que trabajen: logramos que la gente (de la comisaría) se mueva un poco más”, le dijo uno de los investigadores a Página/12.

Camila –es un nombre ficticio para proteger su identidad– es la misma nena que le contó, hace un mes y medio, a este diario cómo es la vida de las nenas que para consumir paco, acorraladas por la indigencia, se prostituyen en el barrio de Pompeya. “A veces –dijo entonces– en una hora hacemos cuatro viejos. Después cruzamos a la villa a drogarnos. Me pierdo allá y cuando no tengo más, vuelvo”, contó una tarde, a unas cuadras de Amancio Alcorta, en la esquina de la embotelladora de Coca-Cola, donde suelen juntarse para esperar a los clientes que vienen del centro y van hacia la provincia. Ella, Camila, y sus hermanas y primas, más chicas o más grandes, vienen de González Catán. Su abusador no registra antecedentes penales. A partir del lunes podría caberle la pena de tres años por el delito de corrupción de menores. “Como aparentemente el monto de la pena la hace excarcelable, pasó sólo unas horas detenido y se fue a su casa”, le contó a Página/12 Florencia Calcagno, la coordinadora del Programa Contra la Explotación Sexual del Consejo de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la ciudad.

Desde fines de 2005, el Consejo trabaja con sus operadores de calle en la zona de Amancio Alcorta y Pepirí. Allí las chicas suelen ofrecerse por cinco pesos a los automovilistas y camioneros que pasan por la zona. Tal como lo contó Camila, se internan en la villa Zabaleta, el lugar por el que el paco entró a la ciudad hace más de cinco años. “La policía de la 32ª estaba dando vueltas por la zona y encontró a un auto subiendo a la chica. Los dos preventores vieron que el chofer se estaba haciendo practicar sexo oral: ahora tienen que ratificarlo y debemos contar con el testimonio de la chica que lo confirme”, dijo una fuente de la fiscalía.

El cliente pasó varias horas preso y fue liberado. La policía se comunicó con la guardia de abogados del Consejo. Camila fue llevada a un hogar de menores para comenzar con un tratamiento contra la adicción al paco. “Estaba pasada de paco, no se resistió a nada, durmió casi todo el tiempo. Aún hoy no entendía bien qué pasaba”, le contó a este diario uno de los especialistas del Consejo de Derechos.

María Elena Naddeo, presidenta de ese organismo y quien ha presentado varias denuncias por la prostitución de niñas en la fiscalía de Pompeya, dijo ayer a Página/12 que recibió la noticia como “un primer resultado muy positivo después de varios meses de hacer presentaciones”. “Creemos que la difusión y el debate público generaron mayor conciencia en los distintos ámbitos que intervenimos en el tema”, dijo. Y remarcó: “Es la Justicia la que tiene que dar instrucciones claras para prevenir y hacer cesar el delito”.

Compartir: 

Twitter
 

Sobre la avenida Amancio Alcorta, un grupo de chicas se prostituye para poder comprar pasta base.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.