SOCIEDAD › EL SITIO WEB QUE COBRA VIDA CUANDO FALLECE EL USUARIO

El Facebook de los muertos

 Por Soledad Vallejos

Es para los vivos, pero tiene datos fundamentales para cuando el estado personal cambie irremediablemente. Básicamente, porque la información, en especial la personal, se va acumulando sin que nadie piense muy bien qué puede pasar con esos datos habitualmente no compartidos una vez que su creador, digamos, haya partido hacia el otro lado. Claves de casillas de correo de toda laya (¿quién tiene sólo una hoy en día?), números para ingresar en cuentas bancarias de manera remota, contraseñas para ingresar en redes sociales varias, blogs, sitios personales. Etcéteras. Porque la lista de etcéteras no se termina ahí, y porque el destino de la información personal es un problema cada vez más cotidiano, la uruguayo-belga Gabriela Bidegain y el mexicano Javier Martínez Ruiz ganaron un concurso para desarrollar su idea, tan simple que apabulla justamente por lo simple.

Como parece ser la regla en los avances de la industria funeraria y exequial, todo parte de una noción básica: cierta previsión. Entonces alguien, porque sí, un día abre cuenta en stillhere.me, una red social algo atípica que se define como “una compañía dedicada a guardar recuerdos” de manera no cronológica y transmitir la “información valiosa e importante a uno o más herederos en caso de fallecimiento”.

Casi un correveidile de datos que importa preservar y compartir en un momento determinado, la red que algunos en la Funexpo llamaban “el Facebook de los muertos” en realidad combina modos de Facebook (por las “amistades”), Google+ (porque no todos pueden ver todo, sino que cada usuario estipula con quiénes compartirá qué cosas) y hasta algo de radio pasillo para cubrir el bache generado en la vida tecnológica. “Compartes la información de modo no cronológico sino por contenidos, que tú defines. En vez de línea de tiempo, tenemos la ‘bioespiral’”, explica Bidegain, mientras en la pantalla de la computadora una espiral organiza fotos y eventos a partir de etapas vitales: infancia, adolescencia, madurez, vejez, cada una con un dibujito ad hoc.

Lo fuerte tal vez sea la sección “bóveda”. “Un espacio para transmitir tus bienes digitales, dejar la información de cuentas online y documentos a uno o más herederos”, especifica un folleto. Bidegain y Martínez Ruiz detallan que toda información ingresada (y a cambio de la cual, en realidad de cuántas “bóvedas” se precisen, se cotiza el servicio) es encriptada: a requerimiento de los deudos, que deben acreditar su calidad de tales, el sitio se las entrega. Y hay más: la anécdota tan folletinesca del video realizado para la posteridad, con cosas que por distintos motivos no llegaron a compartirse en vida, puede volverse realidad. Alcanza con subir “fotos, videos, notas, cartas y documentos” de “índole sentimental” a la sección “legado”. Y sólo los herederos designados accederán a ella, previo aviso, en caso de que ignoraran la existencia del sitio.

Extraño como pueda parecer, quizá recién entonces, con la partida del usuario, el sitio empiece a cobrar vida en su nombre. En la sección “homenaje”, por caso, gente que tal vez no se conocía puede compartir entre sí anécdotas, datos, imágenes, historias del que se fue. Construir, en suma, un recuerdo colectivo sirviéndose de la mediación de la tecnología. En los ratos que cada uno disponga, con los materiales que pueda aportar y en la medida que quiera.

Desde noviembre del año pasado, en que el sitio fue lanzado en su primera versión, más bien de prueba, alrededor de tres mil personas distribuidas en 32 países ya abrieron sus perfiles en el sitio. “Tenemos páginas en francés, inglés, español y portugués”, acota Martínez Ruiz.

–¿Y de Argentina hay?

–Sí, unos cuantos son de Argentina –detalla Bidegain–. No sabemos por qué, pero más que nada de Mar del Plata. De Buenos Aires ahora están empezando a suscribirse algunos. Tenemos, también, muchos de Uruguay, pero son más que nada usuarios para quienes la empresa en la que trabajan contrata nuestro servicio. También Still Here es un servicio que contratan algunas empresas fúnebres para sus clientes: es un valor agregado dentro de todo lo que pueden ofrecer. Hoy día tenés que destacarte, diferenciarte.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Leandro Teysseire
SUBNOTAS
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.