SOCIEDAD › IRENE HURTIG SE DEFENDIO DE LAS ACUSACIONES

“Lo del fiscal es muy grave”

 Por Raúl Kollmann

Ante la consulta de este diario, Irene Hurtig, hermana de María Marta García Belsunce, estalló al otro lado del teléfono: “Es muy grave que un fiscal, en un cuarto intermedio, se base en un único testimonio para decir que se cayó definitivamente una coartada o para imputarme participación en el asesinato de mi hermana diciendo que estuve en la escena del crimen antes de que entrara la masajista. ¿Por qué no me acusó durante todo este tiempo si ese testimonio ya lo conocía? Yo estoy citada como testigo en este juicio, no me acusó de nada. Es una vergüenza. Además, ese testimonio es contradictorio con el de otros vigiladores, por ejemplo el que declaró por la tarde, José Ortiz. El fiscal nos ataca por la prensa como lo ha hecho desde el primer día. En lugar de mantener el silencio y probar las cosas ante los jueces, sale públicamente a acusarnos”.

“Ese atardecer Carlos (Carrascosa) llamó y dijo que María Marta había tenido un accidente. Que fuéramos urgente. Mi marido (Guillermo Bártoli) estaba vestido y salió de inmediato hacia allí. Yo estaba en cama. Me puse un pantalón y me fui en mi auto hacia lo de MM. Cuando llegué el cuadro era terrible: MM tirada en el piso, la masajista Michelini haciéndole respiración boca a boca y mi marido haciéndole masajes en el pecho. El Gordo (por Carrascosa) estaba parado, paralizado. Salí corriendo a buscar al doctor Zancolli, el único médico que conocía del country. Llegué a la casa de Zancolli agitada y lamentablemente una mujer me dijo que no estaba. Volví corriendo a todo lo que podía. Entonces se me ocurrió buscar a Diego Piazza, que era estudiante de medicina. Eso lo hice con mi auto. Y recién cuando volví de buscar a Diego llamé a la guardia del country para que llamaran otra ambulancia porque la primera no había llegado. El que me atendió, que no sé quién fue, me preguntó si llamaba a tal empresa. Yo le dije que llame a quien fuera. De manera que es una mentira total que yo haya llamado a la guardia cuando allá en la guardia todavía estaba Michelini esperando. Ella hacía rato que estaba tratando de reanimar a MM. Y, le reitero, cuando yo llegué Michelini ya le estaba haciendo el boca a boca a mi hermana.” Los abogados de Carrascosa, que estaban junto a Hurtig, señalaron que del testimonio que a la tarde brindó el vigilador José Ortiz surge claramente que ni bien llegó Carrascosa se le dio el visto bueno a Michelini para que entrara al country y fuera a la casa, de manera que no pudo haberse quedado en la guardia esperando.

“El fiscal nos habla de encubrimiento, de que mi familia tapó el crimen –siguió Hurtig–. El estuvo en el velatorio y estuvo porque nosotros lo llamamos. Fue mi hermano John el que planteó dudas. El fiscal jamás se hubiera enterado del pituto del que tanto hablan si mi hermano John no se lo dibuja y le cuenta que se tiró al inodoro. Fue John el que lo encontró después en el pozo ciego. Aun así, el fiscal nos ataca y me acusa.”

–¿Usted cree, como Carrascosa, que quien mató a MM fue el vecino Nicolás Pachelo y un grupo de vigiladores que estaba robando en la casa?

–Yo no quiero hacer ninguna acusación pública, fuera del juicio. Lo único que puedo decir es que nuestra familia, que incluye a Carrascosa, a la madre de María Marta, al padre, y a todos los demás, que somos muchos, no tuvo nada que ver con el crimen.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • “Lo del fiscal es muy grave”
    Por Raúl Kollmann
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.