DEPORTES › OPINION

La manía de los guiones

 Por Diego Bonadeo

Si se escuchara menos a Carlos Bilardo y ad láteres y se leyera de vez en cuando algunos textos premonitorios de, por ejemplo, el gran Dante Panzeri –”Fútbol, dinámica de lo impensado”, por caso–, menos burradas tendrían para consumir lectores, oyentes y televidentes de fútbol en nuestro país. Si bien es cierto que hay quienes, y quizá no sin razón, atribuyen ciertas confusiones al equívoco mensaje que se difundió por el mundo casi 50 años atrás, cuando al Brasil campeón mundial en Suecia ’58 se le atribuyó una supuesta disposición “táctica” de 4-2-4, el empecinamiento por desparramar a mansalva numeritos separados por guiones, cuya suma da inexorablemente diez –por suerte para estos teóricos de la numerología, el onceavo siempre es el arquero–, ronda la esquizofrenia dialéctica. Aquel equipo no parece haber ni siquiera arrancado sus partidos 4-2-4 por una razón bastante simple. El lateral izquierdo Nilton Santos, técnicamente brillante pero algo atropellado por los almanaques por entonces, necesitaba que el “Lobo” Zagallo como “once mentiroso” le “corriera la gente”. Aquel Brasil de 1958 formaba con Gilmar en el arco, De Sordi, Bellini, Orlando, Nilton Santos, Didi, Zito, Garrincha, Vavá, Pelé y Zagallo, orden éste modificado por “la dinámica de lo impensado”. Pero la confusión fue in crescendo. En todo el mundo y entre nosotros también. En las últimas horas pudo leerse que en la práctica matutina del martes de la Selección, el técnico Alfio Basile dispuso un 4-4-1-1. Por supuesto, si se analiza más o menos seriamente quiénes eran los diez, además del arquero, el supino disparate queda a la vista. Repasemos: Ustari, el juvenil Sotomayor, Daniel Díaz, Bottinelli, Re, Pelletieri, Cristian Ledesma, José Sosa, Neri Cardozo, Verón y Pavone. Aun sin haber visto el entrenamiento, ¿alguien puede imaginar, dinámica de lo impensado aparte o incluida, que Verón jugó habitualmente más adelantado que Cardoso o Sosa? ¿O que Cristian Ledesma, quizás el mejor volante central con que hoy cuenta el fútbol local, juega de lo mismo que Sosa o Cardozo? ¿O que Pavone fue confinado en soledad de pescador a esperar pelotazos fortuitos, como para asegurar que era el único delantero neto? De continuar esta manía de números y guiones, más para puntualizar identificaciones telefónicas que para contar cómo juega cualquier equipo, habrá seguramente más tonterías que ver, leer y escuchar.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.