17:00 › ESPAñA

Once heridos tras un nuevo atentado de ETA

Once personas resultaron heridas leves hoy tras la explosión de un coche bomba atribuido a ETA en las puertas de una comisaría de la localidad de Ondarroa, en el País Vasco, al norte de España, informó el consejero de Interior vasco, Javier Balza.

Es el segundo atentado de ETA en menos de pocas horas, y tiene lugar al concluir una semana marcada por la ilegalización de Acción Nacionalista Vasca (ANV) y el Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK-PCTV) -considerados brazos políticos de la organización separatista-, así como también las condenas a 21 miembros del grupo de apoyo a los presos etarras, Gestoras pro Amnistía.

Sólo el último atentado causó herido, ya que ocurrió sin aviso previo a las 4.30 de la madrugada local (11.30 de ayer en Argentina), pocas horas después de la explosión de otro vehículo frente a la sede de Caja Vital, en Vitoria, de la que ETA había alertado.

Con el atentado contra la comisaría de Ondarroa, ETA buscaba provocar una "masacre" y matar al mayor número posible de ertzaintzas (policías vascos), aseguró hoy Balza, citado por la prensa local.

El coche bomba contenía cerca de 100 kilos de explosivos, que estaban dentro del baúl del vehículo, indicó el responsable de Interior vasco.

Balza explicó que los autores del atentado colocaron el vehículo con la carga explosiva dirigida a las puertas de acceso de la comisaría, y antes de huir arrojaron dos cócteles molotov para llamar la atención de los ertzintzas, y al salir fueran sorprendidos por la explosión, pero esto no ocurrió.

De las once personas que resultaron heridas, siete fueron trasladados a centros hospitalarios, pero sus heridas no revisten gravedad, informó el Departamento de Interior vasco.

A pesar de que no hubo víctimas mortales, la explosión causó importantes daños materiales en el edificio de la comisaría, situado entre un río y la ruta de acceso a Ondarroa, un pueblo pesquero de diez mil habitantes, que se encuentra en el límite de Vizcaya y Guipúzcoa.

Las imágenes del atentado muestran tres grandes boquetes en la fachada de ladrillo, así como daños en coches estacionados en los alrededores y la rotura de cristales en viviendas, restaurantes y comercios cercanos a la comisaría.

Antes del primer atentado, que tuvo lugar la pasada medianoche frente a la sede de Caja Vital, en Vitoria, un llamado en nombre de ETA alertó de la colocación del coche bomba, lo que permitió desalojar la zona.

De todas formas, el vehículo, cargado con 82 kilos de explosivos, causó importantes daños materiales, aunque no estructurales, en las viviendas de los alrededores.

"El Estado democrático no va a retroceder ni un milímetro, quienes tendrán que retroceder son ellos, porque su único destino es la cárcel", aseguró hoy el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en su primera reacción los atentados de ETA.

"Esta batalla la vamos a ganar los españoles", dijo por su parte el líder del opositor Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, al tiempo que lanzó una crítica al gobierno al afirmar que "las negociaciones o los experimentos sólo sirven para retrasar la derrota definitiva de ETA, que se va a producir, y pronto".

La última víctima mortal de ETA fue un guardia civil, que murió el pasado 14 de mayo en el atentado contra la casa cuartel de Legutiano.

En tanto, la acción más reciente atribuida a ETA fue un atentado frustrado contra un agente de policía residente en Bilbao, a cuyo coche fue adosada una bomba lapa, pero que no estalló y pudo ser desactivada pese tras haber recorrido varios kilómetros.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.