20:54 › ESTADO DE DESASTRE

Cruces entre Bachelet y Piñera por el terremoto

"La reconstrucción llevará prácticamente todo el próximo gobierno o al menos tres años", aseguró la presidenta chilena, Michelle Bachelet, en su visita a la región que sufrió el terremoto donde murieron 802 personas. Como contrapartida, el mandatario electo, Sebastián Piñera, señaló que "no vamos a ser el gobierno del terremoto, va a ser el gobierno de la reconstrucción".

"Aquí no hubo demoras, estuvimos en el terreno poquísimas horas después (del sismo), en la zona de la catástrofe", contestó Bachelet, ante las críticas sobre posibles retrasos en la entrega de la ayuda en esta tragedia en la que se contabilizan unos 802 muertos desde la madrugada del sábado.

La mandataria, quien caminó entre voluntarios que preparaban bolsas de alimentos para repartir, negó además haber rechazado la ayuda internacional. Dijo que se esperó para ver primero "qué era lo que se necesitaba".

Bachelet, con el rostro adusto, insistió en que "están llegando los alimentos y restableciéndose la conectividad" en el país, luego de que varias carreteras y caminos resultaran destruidos.

El presidente electo de Chile afirmó que "nuestro futuro gobierno no va a ser el gobierno del terremoto, va a ser el gobierno de la reconstrucción" al dar a conocer los nombres de sus intendentes en las regiones más afectadas por el sismo.

También precisó que su administración enfrentará la catástrofe en varias etapas y que la primera consistirá en "superar la emergencia ciudadana, encontrar a las personas desaparecidas, restablecer los servicios básicos y poner el aparato productivo nuevamente en marcha".

El empresario agregó "no ignoraré las debilidades, descoordinaciones y carencias que esta tragedia ha puesto de manifiesto (...) pero la tarea es reconstruir Chile y recuperar la senda del desarrollo y bienestar".

Por otro lado, de a poco la situación comienza a normalizarse y las fuerzas a enfocarse en sacar escombros. Algunos campesinos del sur de Chile retiran con carretas los muros que sólo unos días atrás los protegían.

Los miles de voluntarios que realizaron jornadas de solidaridad siguen viajando en caravanas de kilómetros a entregar los alimentos, ropa y pañales reunidos para las víctimas del terremoto.

Las maquinarias que aparecen en las rutas y caminos indican que empiezan a ser asfaltados para hacer más expedita la conectividad entre las regiones, mientras colectivos y vehículos llenan las vías con personas que van en busca de sus familiares o que vuelven hacia sus hogares tras unas vacaciones marcadas por el desastre.

Compartir: 

Twitter
 

Bachelet observa los víveres durante su visita a un centro de acopio de ayuda para la región del Biobío.
 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.