13:13 › "IMAGINO EN 2015 UNA BUENOS AIRES LLENA DE BICICLETAS"

Reasumió Macri

Durante un discurso de 15 minutos en la Legislatura porteña, el reelecto jefe de gobierno, Mauricio Macri, planteó una "nueva forma de relación" con el Gobierno nacional a través de un "diálogo franco y sincero"; destacó que en su primera gestión trabajó por una "educación de calidad" pero no se refirió al conflicto con los docentes; dijo estar "cada vez más íntimamente comprometido con la causa verde" y afirmó que "todo lo que ya hicimos con la bicicleta demuestra el cambio que hicimos" en materia ambiental; destacó la cultura como una actividad que "el Estado debe promover en conjunto con el sector privado, promoviendo la oferta"; y definió que "América latina es nuestro lugar en el mundo", pero aclaró que ello no implica tener "una actitud de una nostalgia nacionalista ni de la queja por un pasado cuestionable".

En el acto de jura, Macri estuvo acompañado por su vicejefa de gobierno, María Eugenia Vidal, y el exvicepresidente del legislativo comunal Oscar Moscariello, a quien, en el inicio de su breve discurso, saludó entre sonrisas como "el ahora vicepresidente de Boca". Luego, rememoró que cuando decidió a presentarse nuevamente para el cargo dijo que "de ahora en más, iba a trabajar por la unidad de todos los argentinos" y a la hora de citar las primera líneas con que definiría su nueva gestión, tuvo un lapsus cuando en lugar de decir "no politicemos la justicia ni judicialicemos la política", dijo "no judicialicemos la justicia", aunque después se corrigió.

El discurso procuró un tono conciliador. Llamó a "superar los fanatismos" y "bajar los niveles de confrontación", reclamó que se instrumente un "federalismo de verdad, sin imposiciones ni sometimientos", al tiempo que instó a crear "mecanismos de concertación que garanticen la paz social" ante la "crisis en el mundo". Asimismo destacó que en esta etapa de la democracia "es fundamental que le demos más lugar a los jóvenes" para que aporten "energía" a las "viejas generaciones, que tienen la experiencia, la sabiduría y el temple". Con el mismo énfasis formuló lo que él denominó una "autocrítica", en la que dijo arrepentirse de tener una "visión eficientista" de la gestión. Fue un "error", aceptó, y consideró que con el tiempo aprendió que la "tarea de conducir una ciudad es humana, de acercamiento y de acercamiento".

También puso énfasis en destacar que su gestión se caracterizó y caracterizará por tener "una fuerte impronta ambiental", aunque sobre ello sólo citó a las bicisendas. Tomó los conceptos del reclamo de los estudiantes chilenos para decir que la Ciudad de Buenos Aires trabaja "para tener una educación pública, gratuita y de calidad", repasó lo que él consideró un "enorme esfuerzo" en esa área y precisó que planea completar la entrega de "160 mil netbooks escolares" en los próximos años, aunque no hizo referencia al conflicto con los docentes.

El tema en que mencionó al Gobierno nacional y también al bonaerense fue cuando habló de "coordinar recursos y planes de acción" en materia de seguridad, uno de los "temas que más preocupa" a los vecinos porteños. Como cuarto punto habló de la cultura y la necesidad de que el Estado la promueva "en conjunto con el sector privado".

Luego, durante una conferencia de prensa tras la jura de su gabinete, evitó hablar directamente de una eventual candidatura presidencial al decir que "2015 está muy lejos" y agregó que "hoy nuestra prioridad con María Eugenia y el equipo es esta responsabilidad que nos han dado los vecinos de Buenos Aires que es gobernar la Ciudad, una ciudad que necesita seguir con este ritmo de inversiones y transformaciones". No obstante, aludió cuáles son sus pretensiones cuando se refirió a su relación con el Gobierno nacional: "En muchos temas pensamos distinto y es bueno que en democracia se expresen esas diferencias para que los ciudadanos puedan tener alternativas que votar".

Respecto del traspaso del subte de la órbita nacional a la porteña, señaló que con el Ejecutivo nacional "queremos hablar del plan de inversión, que no se llevó a cabo hasta ahora: cómo se va a resolver, cómo se va a administrar la realidad gremial del subterráneo (...) Tenemos vocación de compartir el esfuerzo de gestión sobre el subterráneo en Buenos Aires. Creemos estar listos, pero claramente hay que evacuar todo este tipo de cosas". En ese sentido, consideró que en la negociación con la Casa Rosada se realizarán "las reuniones que se necesiten: si tardan diez días, veinte o sesenta, no cambia. Lo importante es hacer las cosas bien, sin improvisaciones y en beneficio de la gente que viaja en el subterráneo de Buenos Aires".

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.