13:48 › CUMBRE DEL EURO

Gran Bretaña se cortó sola

Luego de la reunión de Bruselas, 26 de los 27 jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea acordaron un pacto de disciplina fiscal y presupuestaria para que los déficit de cada país no superen el 0,5 por ciento. La excepción fue el Reino Unido, cuyo premier, David Cameron, no sólo se manifestó "feliz" por no compartir la moneda regional sino que se retiró de la cumbre. Francia lo acusó de exigir lo "inaceptable", hecho que aumenta los riesgos de la ruptura del bloque.

A pesar del desplante inglés, el resto de los países acordó reforzar la entrada en vigor del fondo de rescate permanente y combinarlo hasta mediados de 2013 con el fondo temporal, así como transferir al Fondo Monetario Internacional 200 mil millones de euros para ayudar a países en crisis.

"Todos los países no miembros de la Eurozona (los 17 que comparte la moneda común) menos uno están considerando su participación", señaló el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, al término del encuentro de dos días en la capital de Bélgica. Según precisó, Bulgaria, Dinamarca, Letonia, Lituania, Polonia, Suecia, República Checa, Hungría (que aclaró que precisaría la venia de su Parlamenteo) y Rumania expresaron su intención de sumarse al proceso de ajustes y control presupuestario impulsado por Alemania y Francia para intentar salvar al euro. En cambio, Cameron cumplió sus amenazas de bloquear esa solución si ésta no incluía los intereses del Reino Unido.

El premier inglés defendió su negativa al sostener que esas medidas "no estaban acordes a los intereses del Reino Unido, y por es no las apoyo". Fue, según definió, "una decisión difícil, pero es la correcta". Como condición para aprobar el pacto, Cameron reclamó reglas especiales para la City londinense. El resto de países comunitarios rechazó sin embargo esas exigencias. Entonces, el mandatario británico aseguró que su país seguirá sin adoptar el euro y sin adherirse al tratado Schengen, el pacto fundacional de la Unión Europea. "Estoy feliz de no pertenecer a Schengen y de no tener el euro", les dijo en la cara, y les deseó "todo lo mejor".

Por su parte, el ministro británico de Exteriores, William Hague, rechazó que Reino Unido se encuentre aislado tras su rechazo al nuevo tratado intergubernamental. "No nos excluye del club", dijo a la BBC el funcionario, para quien Londres sigue a la cabeza en cuestiones como política exterior o en cuanto a la economía se refiere.

Compartir: 

Twitter
 

"Estoy feliz de no pertenecer a Schengen y de no tener el euro", dijo Cameron a los demás gobernantes, y les deseó "todo lo mejor".
 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.