18:31 › DESDE LA ESTRATóSFERA A NUEVA MéXICO

Subió, saltó y es récord

El deportista extremo austríaco Felix Baumgartner aterrizó de pie en el desierto del estado norteamericano de Nuevo México luego de arrojarse desde poco más de 39 mil metros desde un globo gigante de helio con el objetivo de ser el primer ser humano en romper la barrera del sonido, al alcanzar una velocidad de 1.137 kilómetros, según la portavoz de la misión Sarah Anderson. También rompió el récord del vuelo en globo tripulado más alto del mundo y el salto en paracaídas más alto, no así el de haber hecho la caída libre más larga, que sigue en posesión de su compañero de hazaña, Joe Kittinger.

Baumgartner se lanzó luego de más de dos horas y media de elevación y abrió su paracaídas a los 4 minutos y 19 segundos de haber saltado de la cápsula. El austríaco, de 43 años, que lleva preparándose desde 2010, batió el récord del vuelo en globo tripulado más alto del mundo y al finalizar su hazaña batió el récord de altura en salto de paracaídas y el de la caída libre más larga.

De acuerdo con los organizadores, el austriaco rompió la barrera del sonido en su caída libre de un minuto de duración al alcanzar los 1.137 kilómetros por hora (la barrera del sonido se rompe a los 1.100). "No tengo idea de si rompí la barrera del sonido y cuándo, en qué momento", dijo el hombre no bien aterrizó, aseguró no haber sentido una onda expansiva y dijo que más bien estaba ocupado con otras tantas cosas. "Me liberé de 20 toneladas de carga de mis espaldas."

A unos 39 mil metros de altura Baumgartner abandonó la cápsula con la que llegó en un globo de helio a la estratósfera. Todo duró cuatro minutos y 19 segundos, tras los que Baumgartner consideró que su salto récord fue más duro de lo que pensaba: "En un momento pensé que perdía la conciencia".

Nacido en Salzburgo en abril de 1969, a Baumgartner le inspiraron los astronautas que veía en televisión y soñaba con lanzarse en caída libre y volar helicópteros. Sus proezas llamaron la atención internacional en los años 90: en

1999 saltó desde las Torres Petronas, en Kuala Lumpur, batiendo un nuevo récord mundial para salto BASE más alto desde un edificio. Ese mismo año, realizó el salto BASE desde la mínima altura lanzándose desde el Cristo Redentor de Río de Janeiro.

Cuatro años más tarde volvió a hacer historia con un "vuelo" en caída libre a lo largo del Canal de la Mancha: saltó desde una avioneta a 32.000 pies y utilizó un ala de fibra especialmente diseñada para cruzar la distancia de 35 kilómetros en sólo seis minutos.

Compartir: 

Twitter
 

Abrió su paracaídas a los 4 minutos y 19 segundos de haber saltado de la cápsula.
 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.