UNIVERSIDAD › LA CARRERA DE GEOGRAFIA DE LA UBA CELEBRA HOY SUS 60 AÑOS

Lejos del prejuicio escolar

La directora de la carrera, Andrea Villa, define a la geografía como “una herramienta de conocimiento fundamental para el cambio social” y la contrasta con la vieja concepción “enciclopédica y estática” de la disciplina.

La carrera de Geografía de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA cumple 60 años y, sin embargo, para sus docentes y estudiantes, aún es necesario erradicar algunos prejuicios sobre esta ciencia, provenientes de las viejas clases de geografía en la escuela en las que sólo se enseñaban nombres de ciudades capitales y a marcar ríos en los mapas. Aquella concepción de tipo enciclopédico, estática, más relacionada con lo natural que con lo social, es superada hoy por “una disciplina dinámica, que permite comprender problemas y conocer la realidad, una herramienta de conocimiento fundamental para el cambio social”, asegura Andrea Villa, directora de la carrera, en diálogo con Página/12.

“No sabía que geografía era una carrera antes de inscribirme. Me enteré porque fui a una de esas exposiciones sobre universidades y ahí la promocionaban”, cuenta Sabrina, de 22 años, estudiante de la carrera desde 2011. Tiempo después de esa primera aproximación, Sabrina llegó a Filosofía y Letras, donde se dicta la carrera, y sus impresiones no fueron lo que esperaba: “Me shockeó un poco porque la primera materia que cursé, Introducción a la Geografía, tiró abajo todo lo que tenía concebido como geografía –agrega–. Por lo general, los que entramos a la carrera tenemos la idea de que vamos a ver lo mismo que en la secundaria. Teníamos muchos preconceptos, muchos compañeros se sintieron defraudados y se fueron.” A ella no le pasó lo mismo: no sólo no se arrepiente de su elección, sino que celebra haber encontrado “mucho más de lo que esperaba, porque me permitió tener una visión crítica de la realidad”. La geografía –puede decir ahora– sirve “para pensar problemáticas sociales y trasladarlas al territorio”.

Para Adriana Villa, la directora de la carrera, el problema es que “no se conoce, no hay divulgación de lo que se estudia en nuestra carrera. La imagen que hay en la sociedad es la imagen de la vieja geografía de la escuela. Muchos estudiantes que entran a la carrera pensando en una geografía tradicional, cuando conocen los contenidos, se deslumbran”.

En la UBA, la carrera fue creada en 1953, pero su aparición como disciplina científica en la misma universidad ya había tenido lugar con la materia Geografía Política, aparecida en 1899, en el marco de la consolidación del Estado argentino y la nacionalización de la universidad. “En esos momentos era de gran importancia darle explicación al proceso de formación del territorio y de la sociedad nacional”, asegura la directora. Casi medio siglo después, Geografía se separó de la carrera de Historia y pasó a ser una carrera específica, a partir del impulso que le dio el profesor Federico Daus. Sufrió la última dictadura, cuando tuvo que cerrar sus puertas unos años, y se reestableció en 1984 con nuevas autoridades democráticas. En la actualidad cuenta con una licenciatura y un profesorado.

Uno de los dilemas que se plantean desde el principio de su conformación es el peso de las ciencias duras dentro del conocimiento geográfico. Villa explica que “la carrera desde sus comienzos se pensó dentro de las humanidades. Se concibió desde el punto de vista de las personas, hoy desde las sociedades. Sin embargo, tenemos asignaturas de geología, física y climatología que nos permiten tener elementos para hacer evaluaciones sobre cómo la sociedad pone en valor, como algunos actores se apropian de los recursos, por ejemplo, cómo se incide en la transformación de la realidad. Si bien tenemos orientación al área natural, la carrera ha estado desde siempre planteada en el área social”.

A pesar de ser una de las carreras de la UBA con baja matrícula de estudiantes y, por ende, de graduados, tiene una gran productividad, gracias a los grupos de investigación de su instituto, sostiene Villa, que también sostiene que hubo un incremento de las posibilidades de trabajo para los geógrafos en el último tiempo. Actualmente, hay dos ejes principales en los que se está trabajando para mejorar la carrera: en que los estudiantes finalicen las tesis de graduación, que muchas veces quedan sin rendir, y en la formación de nuevos profesores, para que haya un cambio en la enseñanza de la geografía en la escuela secundaria.

Muchos de estos temas y problemas estarán presentes en la jornada de debate con la que la carrera celebrará hoy sus 60 años. Participarán docentes, alumnos y graduados, y las actividades estarán abiertas a la comunidad, desde las 15, en el aula 342 de la facultad (Puán 480). El programa se puede consultar en la web de la facultad: filo.uba.ar

Informe: Laura Guarinoni.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.