UNIVERSIDAD › DENUNCIA DE DOCENTES Y RESPUESTA DE LAS AUTORIDADES DE ECONOMICAS

Un conflicto entre economistas

El gremio docente AGD acusó a las autoridades de la Facultad de Ciencias Económicas (UBA) de manejos arbitrarios para perjudicar a profesores opositores a la gestión. El decano Giusti respondió y aseguró que las acusaciones son falsas.

Arbitrariedades, “persecuciones a profesores opositores a la gestión de la facultad” y “favoritismo” a quienes la apoyan son algunas de las denuncias que la Asociación Gremial Docente (AGD) formuló contra las autoridades de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. El decano de Económicas, José Luis Giusti, rechazó las acusaciones por “falsas” y sostuvo que “nadie puede ser acusado de persecución”.

En diálogo con Página/12, desde la AGD señalaron que la carrera de Economía es el ámbito donde están las mayores disputas. “La diferencia entre gestión y no gestión implica ver quién sostiene este plan de estudios y quién no”, explicó el titular del gremio en la facultad, Guillermo Gigliani. Precisó que el plan de estudios actual privilegia la carga de matemática frente a disciplinas como sociología e historia por “no considerar a la economía una ciencia social”.

Pese a eso, algunos docentes intentan armar “cursos críticos”, con el contenido obligatorio y con espacio para otros temas. “Apuntan a ese grupo, porque están armando la nueva reforma. No es casual que seamos los docentes elegidos para dejarnos afuera”, advirtieron desde AGD.

Para Giusti esto es falso. “Una de las cosas de las que estamos más orgullos desde siempre en esta facultad es que están todos los que están capacitados para dar clases. Desde tipos marxistas como Axel Kicillof o Marcelo Ramal, profesores que dan clases hace muchos años, hasta otros más radicales, Adrián Ramos y Martín Tetaz”, consideró.

Los mecanismos denunciados por el gremio van desde nombramientos trabados hasta “persecución política”. En el primer caso, desde la AGD aseguran que la demora en los concursos “es totalmente política”, porque los consejeros que deberían tratarlos “responden a los bloques políticos” del oficialismo en la facultad, un espacio encabezado por sectores del radicalismo. En el consejo directivo de Económicas hay un solo consejero por la minoría, representada por la agrupación MxE.

Según informó el gremio, uno de los profesores que pasaron por esa demora fue el ministro de Economía, Axel Kicillof, que concursó el año pasado para ser profesor titular en la materia Historia del Pensamiento Económico. Tenía los antecedentes y fue el único que se presentó. La clase para el concurso la dio en diciembre pasado y recién en septiembre, hace pocos días, fue aprobado en la comisión de enseñanza del consejo.

En la AGD insisten en que las irregularidades alcanzan a cualquier docente opositor, independientemente de su filiación política afuera de la facultad. “Giusti es un radical del PRO, pero en la UBA no importa a quién se vota afuera. Lo que divide aguas es la postura frente al proyecto de universidad. Al docente que opina distinto buscan callarlo”, acusaron.

El decano de Económicas reconoció que a veces hay demoras, pero las adjudicó a “distintas causas”. “A veces, los consejeros o la misma facultad lo estudian más tiempo de lo que deben”, señaló.

A principios de septiembre, cuando el cuatrimestre ya había comenzado, el docente Andrés Asiain denunció “persecución ideológica” en Económicas, donde durante seis años había dado clases de Crecimiento Económico, los viernes, de 17 a 19. La facultad decidió cambiar el horario a las 15, pero el economista lo desestimó por incompatibilidad con otro trabajo.

La decisión fue, para Asiain, “una discriminación por motivos políticos e ideológicos”, y apuntó a la subsecretaria académica, María Fernanda Inza, por su filiación con el macrismo. Giusti, en cambio, minimizó el caso. “Es un problema netamente de administración académica”, afirmó. “No hay ninguna persecución ideológica. Si él quiere dar en ese horario que vuelva a hacerlo. Este cuatrimestre no se pudo hacer el cambio, porque ya había sido ofertado y el curso había empezado”, justificó Giusti, ex dirigente de Franja Morada, y aseguró que a mediados del cuatrimestre pasado Asiain fue avisado por correo electrónico, algo que el economista negó. Finalmente, el curso se ofertó igual y comenzó sin Asiain al frente. Sus estudiantes llenaron un petitorio para que se restituyera el horario original.

Ante estas acciones, desde la AGD sostienen que el objetivo es que las cátedras “díscolas” no lleguen a los estudiantes. Los docentes aseguran que esa práctica comienza directamente desde el primer tramo, el ciclo que los estudiantes cursan principalmente en la sede del CBC de Paternal, donde asiste la mayoría de los ingresantes a la facultad. “Hay una intención muy clara de qué tiene que estudiar un estudiante de Económicas y qué no”, sostuvieron desde el gremio.

El caso señalado en el CBC es el de la cátedra de Pablo Fucci. Desde su equipo denunciaron que en 2009 comenzaron a insertar “cátedras paralelas con docentes afines a la gestión”. “Esto significó una merma de estudiantes para la cátedra. El primer cuatrimestre de este año nos cerraron tres comisiones por pocos inscriptos”, añadieron. En el CBC, el estudiante elige una franja horaria y luego se le asignan los cursos. A comienzos de este año, la cátedra recibió sólo 200 estudiantes. En cambio, las otras dos cátedras recibieron más de 700.

Para las autoridades, no es responsabilidad de la facultad. “Quien designa a los profesores es el ciclo básico”, indicó Giusti, pero admitió que se propicia que muchos de los profesores den la materia. “Obviamente, nos interesa y nos importa que tenga una continuidad con lo que se da en la facultad”, concluyó.

Informe: Aldana Vales.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.