ECONOMíA › EL FISCO FRANCES ENTREGO A LA AFIP DATOS SOBRE 3900 CUENTAS DE ARGENTINOS EN EL HSBC DE SUIZA

A la guarida fiscal se le abrió la ventana

Como parte de los acuerdos de intercambio, la AFIP obtuvo la información que había sido sustraída por un ex empleado del banco, cuyo listado ya le había permitido al fisco francés recuperar 1200 millones de euros de impuestos.

 Por Tomás Lukin

Las autoridades tributarias francesas entregaron a la AFIP información detallada de 3900 cuentas bancarias abiertas por individuos y sociedades argentinas en el banco HSBC de Suiza. Los datos deberán ser analizados por el organismo recaudador para detectar irregularidades y abusos. Pero, como sólo existen 125 cuentas de la entidad helvética reconocidas en declaraciones juradas, el listado ofrece un extenso registro de individuos de altos ingresos que, por lo menos, evadieron el pago de impuestos. La fuente de la grieta del secreto bancario suizo es Hervé Falciani, un ingeniero que trabajó en la sucursal del holding financiero asiático-inglés en Ginebra. El ex empleado del HSBC habría extraído la información entre 2006 y 2008, referida a 130 mil clientes de la sucursal helvética.

La lista que hoy administra el gobierno de Francia permitió identificar cuentas no declaradas de banqueros, políticos y empresarios de diferentes países. La flamante presidenta del banco Santander y su difunto padre, Ana Patricia y Emilio Botín; el joyero italiano Gianni Bulgari; la esposa del ex jefe de la Fórmula Uno, Flavio Briatore; o Patrice de Maistre, el administrador de las finanzas de Liliane Bettencourt, la principal accionista de l’Oréal, son algunos de los nombres que trascendieron en los medios. En Francia, por ejemplo, las autoridades fiscales declaran haber recuperado 1200 millones de euros en impuestos evadidos gracias a la información suministrada por Falciani.

Los datos encriptados de las 3900 cuentas de argentinos en la sucursal suiza del Hong Kong and Shanghai Banking Corporation (HSBC) llegarán a Buenos Aires hoy. Luego de varios meses de negociaciones, el organismo que encabeza Ricardo Echegaray accedió a la información a través de los acuerdos firmados con la agencia tributaria francesa. Si la lista hubiera sido entregada por Falciani no sería válida como prueba en un juzgado. Se desconoce el monto total de las cuentas –en el caso italiano, las 6000 cuentas detectadas sumaban aproximadamente 7 mil millones de euros– y, según aseguró el funcionario, el listado de los grandes evasores argentinos será confidencial. Nombres y apellidos, fechas de nacimiento, direcciones, día de apertura de la cuenta, los saldos y movimientos, beneficiarios e informes de visitas son algunos de los datos que deberá organizar y evaluar la AFIP.

Hasta ahora, sólo se informó que 900 cuentas corresponden a argentinos que declaran domicilio en el exterior. “Vamos a analizar esta información caso por caso. Se cruzará esta base de datos con aquellos contribuyentes que tienen declaradas cuentas en el HSBC de Suiza. Luego escucharemos a la gente, vamos a pedirles que las declaren y tendrán que pagar los impuestos adeudados cuando corresponda”, indicó ayer Echegaray.

La información obtenida por la AFIP representa una pequeña muestra de la totalidad de argentinos ricos y grandes empresas que recurren hace varias décadas a los sofisticados servicios de la principal guarida fiscal del mundo para eludir el pago de sus obligaciones fiscales, legitimar fondos ilícitos o esconder divisas fugadas. El paraíso fiscal ofreció refugio secreto a cuentas del ex presidente Carlos Menem y es elegida por diferentes futbolistas locales y sus representantes para esconder del fisco argentino los ingresos de sus transferencias a ligas europeas.

La organización inglesa Tax Justice Network (TJN) estima que las guaridas fiscales custodian más de 11 billones de dólares de grandes empresas y personas ricas que buscan eludir el pago de impuestos, legitimar fondos ilícitos o esconder las divisas fugadas. A pesar de las amenazas de los líderes del G-20 para restringir y regular la actividad, las jurisdicciones del secreto gozan de buena salud. “Suiza es el padrino de los paraísos fiscales y uno de los centros financieros más grandes del mundo. Las raíces de su opacidad y secretismo se remontan a cinco siglos. En 2012, 2,8 billones de dólares eran administrados por los bancos suizos”, explica un informe de TJN.

“Conocer quiénes son los clientes argentinos del HSBC es útil, claro, pero lo más importante es entender los mecanismos que permitirían detener la sangría de dinero. De nada sirve detener a uno, dos, mil evasores si dejamos que otros cientos de miles sigan delinquiendo”, afirmó Falciani en abril durante una entrevista a La Nación. El “soplón” fue acusado por la poderosa asociación de bancos suizos de intentar vender los datos a entidades libanesas, y es buscado por la Justicia suiza por violar el secreto bancario de ese país. Estuvo preso en España, donde colaboró con las autoridades fiscales, y fue parte de una investigación del Congreso de Estados Unidos contra la subsidiaria del HSBC, que terminó con una multa de 1900 millones de dólares por lavado de dinero. Falciani hoy vive y trabaja en Francia seguido permanentemente por custodios, ya que recibió múltiples amenazas de muerte.

Compartir: 

Twitter
 

La AFIP podrá analizar las cuentas de individuos y sociedades argentinas en el HSBC de Suiza, que no habían sido declaradas aquí.
Imagen: Corbis
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.