UNIVERSIDAD › MUESTRA ORGANIZADA POR LA UTN EN EL SAN MARTIN

El arte de las ciencias

Con la premisa de “derribar los muros virtuales que hay entre artistas y tecnólogos”, la UTN Buenos Aires organizó un concurso y ahora se exhiben las obras ganadoras.

Aguas impuras reescriben infinitamente un poema del francés Stéphane Mallarmé y hacen que, en este momento preciso, no se titule “Un golpe de dados” sino “Torsión suspendida única y error”. La nueva versión es el resultado de un primer dispositivo surgido de la ingeniería química que dispara señales a partir del análisis de muestras de agua recolectadas en el Riachuelo, el Río de la Plata, el barrio Rodrigo Bueno, y un segundo dispositivo de captura de datos y software que lee esas señales y les asigna palabras. El poema en constante construcción se proyecta en una pared blanca, junto a su versión original, desafiándolo ininterrumpidamente por los datos variables de las reacciones químicas. Este dispositivo, desarrollado por el artista conceptual Jorge Caterbetti, es uno de los que pueden verse en la muestra inaugurada esta semana en el Centro Cultural San Martín, que exhibe las obras ganadoras del concurso Arte, Ciencia y Tecnología (ArCiTec), impulsado por la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) Facultad Regional Buenos Aires.

“Cuando asumimos, nos propusimos darle a la cultura un sesgo tecnológico. Queremos derribar esos muros virtuales que hay entre artistas y tecnólogos, estimular el camino de desarrollo profesional en el arte para los ingenieros y también demostrar que los ingenieros somos sensibles”, dijo el director de Cultura de la UTN Buenos Aires, Guillermo Winnicki.

Por su parte, el vicedecano de la Facultad Regional, Andrés Bursztyn, destacó que con la iniciativa se buscó “abrir el concepto de una universidad dedicada a la ingeniería” y consideró que, “como universidad pública, la UTN tiene la responsabilidad de impulsar no sólo el desarrollo técnico, sino también el aspecto cultural y artístico”.

La primera edición del concurso ArCiTec contó con dos categorías: Arte tecnológico, que, según explicó Winnicki, incluye productos que “contienen inherentemente un relato artístico y estético, que son en sí una obra”; y Tecnología aplicada al arte, donde el dispositivo tecnológico resulta de algún modo funcional a la expresión artística. “Puede ser un sistema robótico para administrar un escenario de teatro o una caja de títeres, puede ser una aplicación de un dispositivo móvil para recolectar y catalogar obras de arte callejeros, pueden ser módulos robóticos para ser aplicados a distintas disciplinas artísticas”, ejemplificó a partir de los trabajos exhibidos en la muestra.

Urban Canvas, un proyecto de- sarrollado por un equipo multidisciplinario, que incluyó estudiantes y graduados en diseño gráfico, ingeniería en sistemas, ciencias de la comunicación y administración, fue el ganador de la categoría Tecnología aplicada al arte. “Es una aplicación para dispositivos móviles y para web en la que vos podés encontrar y compartir el arte urbano cercano a donde estás”, resumió el diseñador gráfico del equipo, Franco Averta.

El primer premio en la categoría Arte tecnológico fue para el Estudio Cráneo, compuesto por Andrés Ullua, Lucía Miculicich y Germán Nahuel Mengucci, tres estudiantes de la licenciatura en Artes multimediales de la Universidad Nacional de las Artes. Su instalación consta de dos pantallas que exhiben cada una un rostro. Las imágenes de cada pantalla se comparan entre ellas y comienzan a mutar cuando los sensores ubicados debajo del marco captan a una persona que se les acerca: “La nuestra es una instalación interactiva que algorítmicamente genera imágenes y sonidos a partir de retratos que levanta de Google. En un principio están los prototipos solos y se van comparando, pero cuando una situación real empieza a interferir ese discurso, cuando se acerca un usuario a las pantallas empiezan a levantar otras partes de otros retratos de Internet y empiezan a mutar y a componer imágenes deformadas, caras formadas por pedazos de otras caras”, explicó Ullua. Y agregó que la idea eje de esta instalación es “exhibir la maleabilidad discursiva que nos ofrecen hoy en día las comunicaciones”.

La muestra, producida por Objeto a, se encuentra abierta hasta el 5 de abril en las salas E y F del Centro Cultural San Martín (Sarmiento 1551, CABA), con entrada libre y gratuita.

Informe: Delfina Torres Cabreros.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.