CARTAS DE LECTORES › JUGARAN LA FINAL DE WIMBLEDON POR OCTAVA OCASION

Las Williams nunca tienen gripe

Las hermanas Serena y Venus Williams disputarán por segundo año consecutivo la final femenina de Wimbledon, después de ganar este jueves en sus duelos de semifinales ante las rusas Elena Dementieva y Dinara Safina. El choque de mañana será la octava final de una cita de Grand Slam entre las hermanas estadounidenses, que acumulan entre las dos un total de 17 “grandes” (diez para Serena, entre ellos dos Wimbledon, y siete para Venus, que ganó cinco títulos en el césped londinense).

Serena sufrió durante dos horas y 49 minutos, un record en una semifinal femenina de Wimbledon, para superar a Dementieva 6-7 (4/7), 7-5, 8-6, levantando incluso un match point en contra, mientras que Venus aplastó a Safina, número uno mundial, 6-1, 6-0.

En la final de 2008 en el All England Club, ambas protagonizaron el partido decisivo, con victoria final 7-5, 6-4 para la hermana mayor, Venus, que sumó su quinta corona.

Tras la disputa de las semifinales y a pesar de su peor clasificación en el ranking de la WTA (tercera, contra la segunda, que es su hermana), Venus se perfila como favorita, avalada por su impresionante actuación ante Safina, ante la que se paseó, resolviendo el compromiso en apenas 51 minutos. Ante ella estaba la número uno del mundo, que volvió a decepcionar en una cita de Grand Slam y apenas pudo sumar un juego y veinte puntos en su cuenta particular, mostrándose lenta e incapaz de frenar la exhibición de su rival.

“Es un sueño estar de nuevo ahí. Tengo mucha experiencia en esta cancha y eso me ayuda mucho. Pero lo más difícil está por llegar: jugar contra Serena Williams”, comentó la vigente campeona antes de abandonar la cancha central. Con su impresionante triunfo sobre Safina, Venus, de 29 años, mejora aún más su balance en el torneo de 2009, con apenas veinte juegos perdidos en seis partidos.

“Es decepcionante acabar el partido en menos de una hora y habiendo ganado tan sólo un game”, admitió una abatida Safina, que se defendió de las críticas: “Tener el número uno del ranking es el resultado de cómo se juega todo el año y no de cómo te va en uno o dos torneos”, apuntó. “Estuve en los últimos cuatro Grand Slam y llegué en todos ellos al menos hasta semifinales. Ellas –por las hermanas Williams– no han estado en las semifinales de Roland Garros.”

Mucho más apasionante y equilibrado estuvo el partido de Serena contra Dementieva, que estuvo muy cerca de frustrar una nueva final ciento por ciento Williams. La norteamericana se salvó gracias a su servicio (20 aces) y a su audacia.

Más allá del resultado del sábado, las Williams habrán demostrado su superioridad en este torneo, donde en lo que va de siglo la familia sólo no tuvo representación en la final en una ocasión, en 2006.

Pero antes del esperado reencuentro entre las hermanas, la atención de hoy estará centrada en las semifinales masculinas, que medirán al suizo Roger Federer con el alemán Tommy Haas y al británico Andy Murray con el estadounidense Andy Roddick.

Compartir: 

Twitter
 

Venus aplastó a la número uno del mundo, Dinara Safina.
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.