CARTAS DE LECTORES › FUE A SUPERVISAR LA RETIRADA Y LO RECIBIERON CON UN COCHE BOMBA

Explosiva visita del vice de EE.UU. a Bagdad

Con la muerte de dos iraquíes tras la explosión de un coche bomba como señal de bienvenida, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, comenzó ayer una visita sorpresa a Bagdad. Según Washington, el viaje de Biden, que se produce 48 horas después de la partida de las tropas norteamericanas de las ciudades, tiene como objetivo promover la reconciliación nacional entre los iraquíes. “El vicepresidente llegó a Irak para visitar las tropas estadounidenses y reunirse con líderes iraquíes, incluyendo el presidente Jalal Talabani, el primer ministro Nuri al Maliki y el presidente del Parlamento, Ayad al Samarrai”, señaló un comunicado de la Casa Blanca.

Pocos antes de la retirada norteamericana del 30 de junio, Robert Gibbs, vocero del presidente Barack Obama, ya había adelantado los planes del mandatario al señalar que éste le había pedido a su vicepresidente que ayudara a los iraquíes a superar sus diferendos políticos para así lograr una pacificación que parece aún lejos de alcanzarse.

Para cumplir con ese objetivo, Obama le pidió concretamente a Biden, experimentado senador en relaciones exteriores, que asumiera un papel activo en la supervisión de la retirada de las tropas estadounidenses sobre el terreno. “El repliegue de nuestras tropas marca el inicio de una etapa importante en la historia de Irak. Se avecinan tiempos difíciles para el pueblo iraquí y por eso no debemos cesar en nuestro esfuerzo por ayudar y asesorar en todo lo que podamos. Joe es la persona indicada para supervisar este proceso”, había dicho Obama.

No obstante las buenas intenciones declaradas por Washington, la visita del norteamericano suscitó algunas polémicas en el país invadido por éstos en el 2003. Por eso, para aclarar que Biden sólo viene a proponer y no a imponer, Wathab Chaker, jefe de la Comisión Parlamentaria para la Reconciliación Nacional, tuvo que salir ayer por la televisión pública y hablarle a su pueblo. “Creo que Biden trae sugerencias relativas a la reconciliación nacional. Esperaremos a ver lo que propone para poder estudiarlo, y si el proyecto es realista y serio lo tomaremos”, explicó el funcionario. E insistió: “En todo caso, lo que nos propone no es obligatorio para los iraquíes ni para el comité de reconciliación nacional. Esta reconciliación es responsabilidad de todos nosotros. Es el pueblo iraquí el que debe comenzar a dialogar entre sí, perdonarse los unos a los otros y abandonar la cultura de la violencia”.

En mayo de 2006, Biden, en ese entonces senador, ya había propuesto un plan para poner fin a las violencias confesionales creando regiones autónomas para las diferentes comunidades étnicas del país.

Si bien el vicepresidente de Obama había visitado varias veces el país de la Mesopotamia cuando era presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, ésta es la primera vez que visita Irak desde que juró su cargo como número dos en la Casa Blanca el último 20 de enero.

A diferencia de Obama, en marzo del 2003 Biden apoyó la invasión a Irak. Más tarde, durante los años que siguieron al derrocamiento de Saddam Hussein, se convirtió en uno de los críticos más duros del accionar estadounidense en el país.

Compartir: 

Twitter
 

Soldados iraquíes festejan tras la retirada de las tropas de EE.UU.
Imagen: AFP
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.