EL PAíS › RECOMIENDAN NO USAR EL CUBREBOCA SALVO CASOS EXCEPCIONALES

“El barbijo no es una vacuna”

 Por Adrián Pérez

“Más que la utilización del barbijo, recomendamos la higiene de manos y elementos de uso compartido, y la periódica ventilación de habitaciones. Les pedimos a todas las personas que traten de no tocarse la boca, ojos o nariz si no hubo un aseo oportuno de las manos porque corren el riesgo de autocontaminarse con el virus de la gripe”, explicó José Antonio Pagés, representante de la Organización Panamericana de la Salud en Argentina.

–Pero es muy común ver a personas que usan barbijos. ¿Qué sugieren los organismos internacionales?

–Ante una situación de pandemia como la que estamos atravesando, no hay evidencias suficientes de su efectividad en la utilización masiva entre la población que no presenta sintomatología vinculada con la influenza. Lo que sí recomendamos, y en esto tenemos que ser muy claros, es que aquella persona que estornude o tosa, además de realizar la consulta médica, se coloque el barbijo para no contagiar a los demás porque son las microgotas respiratorias que se expulsan al hablar, estornudar o toser las que contagian. Aquellas personas que trabajan en el sistema de salud o que atienden a pacientes con gripe también tienen que llevar barbijos.

–¿Y cómo se utiliza?

–Una vez que se coloca cuidadosamente y queda ajustado, es necesario que no haya huecos entre el barbijo y la cara. Y que cubra la nariz y la boca para evitar la dispersión del estornudo, que es una fuente de contaminación y transmisión del virus.

–¿Si se humedece por la respiración sigue siendo efectivo?

–No. Al humedecerse, el barbijo se vuelve propicio para transmitir el virus porque lo fija a su estructura. Hay estudios que determinan que si el barbijo se moja, el virus se mantiene durante más tiempo y puede convertirse, a través de esa vía, en una superficie contaminante de más tiempo.

Por su parte, el ministro de Salud, Juan Manzur, hizo un llamamiento a la población para que “actúe con prudencia” en la compra de elementos de prevención contra la gripe A. En la misma línea de Pagés, recomendó que “sólo las personas que presenten síntomas similares a la enfermedad, un cuadro gripal o los pacientes con problemas respiratorios utilicen barbijos”. Además, reiteró que es fundamental “concurrir al médico” para que el profesional sugiera el tratamiento a seguir y que la automedicación “no es recomendable” ante la aparición de sintomatología vinculada con la influenza. Finalmente, el infectólogo Pedro Cahn aseguró que el barbijo “no es una vacuna y tiene sentido cuando un médico atiende a un paciente tosedor: la mayoría de la gente que anda con barbijo por la calle, probablemente no lo necesite”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.