CULTURA DIGITAL › EXCLUSIVO: OONY.COM AVISARá DóNDE ESTáN LAS OFERTAS DEL MERCADO

Tiempo de descuento

Se lanza mañana una aplicación que analiza en qué lugar de la ciudad están disponibles las ofertas. El teléfono inteligente empieza a tener sentido: la satisfacción del deseo a un click y un par de cuadras.

 Por Mariano Blejman

“Yo soy el que hace que de-sees lo que no necesitas”, escribía el marketinero Frédéric Beigbeder en el libro 13,99 euros, uno de los mayores best sellers de Francia de la última década: vaya ironía. El libro contaba la historia (algo real) de un publicista dispuesto a todo para convencer a los mortales de que la felicidad se conseguía comprando. Pues bien, en esa cotidiana construcción del deseo que hacen las marcas y sus agencias –hay que decirlo– los tiempos están un poco confusos: la relación entre los productos, las redes sociales, las agencias de marketing y las herramientas de geolocalización son –como diría Les Luthiers– “un aporte más a la confusión generalizada”. Las redes sociales más grandes (Facebook, MySpace, Foursquare) crearon fenomenales bases de datos de los usuarios y sus costumbres, el gigante Google es capaz de generar perfiles de usuarios a través de complejos sistemas de rastreos y factura así 60 mil millones de dólares anuales, las marcas aturden a los consumidores con clubes privados de compra y sitios agrupadores de ofertas. Pero –pensemos por un momento– cómo podrá satisfacer su deseo de forma rápida el consumidor desorientado en tiempos de GPS, wifi y 3g: ¡con descuentos!, el más viejo de los trucos de las agencias de marketing, llevado al futuro.

Ahora bien, cómo se puede saber exactamente dónde están las ofertas en una ciudad como Buenos Aires, donde hay al menos 24 grandes empresas, clubes y entidades que ofrecen seis mil descuentos a gran escala. La solución es simple: se ponen todas las ofertas en una especie de ensalada virtual, se le da al usuario herramientas de geolocalización, se organiza una buena búsqueda y voilà: el descuento aparece a pocas cuadras, el deseo consumado con un par de clicks, ese extraño gusto del usuario de poder quedarse en su poder con ese par de zapatillas que tanto placer ofrecerán a un 15 por ciento menos. La felicidad consumada: la cuponera de descuentos al final va a estar disponible cuando se la necesite.

Aunque la aplicación de Francés Go dio en la tecla con su campaña (“¿Cómo que el descuento no se hace hoy? Sí, hoy no, mañana...”), el sitio Oony.com viene a redoblar la apuesta con una idea integral sobre las ofertas: Oony.com es un sitio gratuito agregador de ofertas y beneficios, que estará disponible a partir de mañana para los aparatos inteligentes del mercado (iPhone, iPad, Android, BlackBerry), y también se podrá usar desde la vieja y querida world wide web: “La idea es ser un nexo entre la oferta y la demanda”, dice Christian Hentschel, uno de los fundadores de Oony.com, emprendedor de telefonía móvil y anterior cofundador de Weegoh.com, la primera red social de América latina basada en la geolocalización. La idea surgió a fines de 2009, cuando junto a Henstchel se reunieron Gastón Silberman, Gabriel Sagel y Ariel Barmat, y más tarde llegaron los fondos. Mientras Hentschel y Barmat venían de crear Weegoh.com, una red social para encontrar “amigos” en la vida real, Gastón Silberman viene de la dirección de arte y es conocido por ser el coautor del famoso Proyecto Cartele. Por su parte, Gabriel Sagel ha recorrido el mundo de la publicidad desde hace 18 años.

La aplicación íntegramente de-sarrollada en Argentina –que Página/12 pudo testear en estos días– ordena los beneficios disponibles en el mercado de una manera semiautomática, Oony.com revisa los datos y también se cargan las ofertas que no están on line, lo cual permite buscar ofertas según el lugar donde está el usuario y –por qué no– dónde estará en el futuro. La información está ordenada por lugar y a su vez filtrada por “actitudes”: comprar, comer, divertirse, viajar o encontrar información del mundo de la salud.

Ahora bien... ¿y los datos? ¿Por qué es gratuita la aplicación? ¿A dónde irán a parar nuestros gustos y costumbres a la hora de consumar el deseo?, pregunta el cronista siempre desconfiado, iPad en mano: “Según consta en nuestra política de privacidad, la información es del usuario, no compartimos información de localización con nadie. La localización sirve para darle ofertas cercanas, no hay monitoreo del trayecto de las personas”, tranquiliza Hentschel. Si la teoría que alimentan los ingenieros de Google (como Alejandro Villanueva, encargado de proyectos en América latina del gigante de Mountain View) que supone que una nueva gran empresa podría surgir de un país no central, tal vez Oony.com tenga una oportunidad. La pregunta del abogado del diablo es la siguiente: ¿por qué en esta marea de aplicaciones triunfará Oony.com? “Hay una creciente oferta de beneficios, clubes privados, clones de Groupon, agrupadores de compras. Nosotros vemos que se vuelve un poco insoportable, ¿cuántas tarjetas tenés que tener en el bolsillo?”, dice Hentschel, quien aclara que la aplicación no reemplazará la presentación de las tarjetas o cupones de descuento en los lugares que los ofrezcan... por ahora. Todo es cuestión de esperar a que se genere la base de usuarios.

[email protected]
@cult_digital / @blejman

Compartir: 

Twitter
 

Christian Hentschel, uno de los fundadores de Oony.com.
 
CULTURA DIGITAL
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.