EL PAíS › A UN MES DE LA MUERTE DE NéSTOR KIRCHNER, EL HOMENAJE DE DISTINTOS ESPACIOS POLíTICOS

“Transformamos el dolor en movilización”

El microestadio de Atlanta fue el escenario donde el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, arengó a la militancia y reforzó el apoyo a la candidatura de Cristina 2011. Mercedes Marcó del Pont exaltó el coraje de dejar atrás el neoliberalismo.

 Por Julián Bruschtein

El kirchnerismo continúa con la tarea de organizarse después del fallecimiento del ex presidente Néstor Kirchner. “Todos decimos que hay un futuro, y ese futuro es Cristina 2011”, arengó el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, a la multitud en el microestadio de Atlanta. El acto en recuerdo de Kirchner a un mes de su muerte terminó en un fuerte respaldo para que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner sea la candidata presidencial para las elecciones del 2011.

“La oposición no nos perdona que desde el 27 de octubre estemos movilizados, que hayamos transformado el dolor en movilización y la movilización en organización”, destacó ante los militantes el ministro de Trabajo en medio del estruendo de los bombos. Los que se congregaron en el barrio de Villa Crespo agitaban tacuaras y banderas homenajeando al ex presidente cada vez que los oradores lo nombraban. “Vamos a vivir las elecciones más importantes de la Argentina contemporánea porque vamos a disputar poder: o ellos, las corporaciones, o nosotros”, azuzó Tomada.

La presencia de espacios políticos fue variada. Se podían ver las banderas de la Corriente Peronista, del Movimiento Bicentenario, la Corriente Martín Fierro, la JP Descamisados, entre los más peronistas, además del Partido Comunista Congreso Extraordinario, los trabajadores del gremio Apops de la Anses y el comedor Los Pibes, que conduce el dirigente social Lito Borello. También algunos integrantes de la “Asamblea de Juan B. Justo y Corrientes” con su pequeño cartelito en el fondo del estadio e integrantes del Frente Grande mezclados entre el público.

La intervención de la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó Del Pont, fue una de las más aplaudidas. Con la sonrisa ancha y contagiosa que la caracteriza, la economista se ganó rápido el primer aplauso cuando señaló que el “microestadio nos quedó chico, la próxima la hacemos en el estadio”. Marcó Del Pont rescató la característica de Kirchner de “quemar las naves” después de “30 años del campo minado que había dejado el neoliberalismo”. “Medía el paso que iba a dar y lo daba en el momento justo, porque sabía que su decisión era irreversible”, aseguró con vehemencia y finalmente reflexionó que “la nave de las ideas del neoliberalismo ya las quemaron Néstor y Cristina. Ahora hay que llenar las naves de Néstor y Cristina porque no alcanza solo con las buenas políticas. Hay que llenarlas de ideas y de debate para construir el nuevo andamiaje político de Cristina”, desatando el retumbe de los bombos y el baile de algunos murgueros.

En el escenario escuchaban las intervenciones los diputados Héctor Recalde, Adriana Puiggrós y Ariel Basteiro, el titular de Cascos Blancos, Gabriel Fuks; el secretario de Planificación, Abel Fatala, y el legislador porteño Francisco “Tito” Nenna. A un lado, se encontraba el historiador Norberto Galasso, el filósofo Ricardo Foster, el presidente de Télam, Martín García, y el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde. Todos con una gran bandera detrás que decía: Fortalecer el proyecto nacional y popular. Néstor con nosotros. Cristina con el pueblo”.

Antes Recalde había sido uno de los primeros en tomar la palabra. “Levanten la mano los que quieren participar en las ganancias de las empresas”, indicó, y las manos de todos se alzaron para luego romper en aplausos. El diputado y abogado de la CGT señaló que había que “canalizar el dolor en la alegría militante para consagrar este modelo. Vamos a llevar a Cristina a la victoria en 2011 con la garra y la alegría militante”. Basteiro expuso su experiencia en el Partido Socialista cuando recordó que “a algunos nos han perseguido, sancionado y expulsado” del PS por su afinidad con el kirchnerismo. “Si el castigo fue por acompañar a este gobierno, acompañar la Asignación Universal por Hijo e incluir más trabajadores, me siento todavía más socialista”, declamó el bonaerense.

La intención del acto quedó plasmada en el discurso de Borello. “Hay que armar una fuerza popular organizada que acompañe a Cristina. Cada uno tiene que tomar un puesto de lucha para ir hacia esa patria que todos soñamos”, afirmó el dirigente desatando una vez más el redoblar de los bombos y los platillos.

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Tomada fue uno de los oradores junto con el diputado Héctor Recalde, Tito Borello y Ariel Basteiro.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.