EL PAíS › FRACASARON LAS NEGOCIACIONES PARA VOTAR TEMAS CONSENSUADOS EN DIPUTADOS

Sin acuerdo para otra sesión

Algunos legisladores opositores trataron de negociar con el oficialismo para que esta semana se haga una última sesión para cerrar el año aprobando temas consensuados. Pero las desconfianzas pudieron más y fracasó.

 Por Miguel Jorquera

Las desconfianzas mutuas entre oficialistas y opositores y el escaso tiempo para consensuar una agenda terminaron por derribar la posibilidad de realizar hoy en Diputados una “sesión acordada”, en el último día de sesiones ordinarias en el Congreso. El fracasado acuerdo le puso fin al año legislativo en la Cámara baja. En cambio, hoy habrá una serie de reuniones en busca de concretar mañana la sesión preparatoria en la que se ratificarán o modificarán las autoridades de la Cámara de Diputados para el próximo año. Las diferencias en el conglomerado opositor también desarticularían el intento de algunas bancadas del Grupo A de desplazar al presidente de la Cámara y su vice segunda, los oficialistas Eduardo Fellner y Patricia Fadel.

Las tardías consultas cayeron en saco roto. El diputado del interbloque de Proyecto Sur Eduardo Macaluse fue el principal negociador en busca de un acuerdo que permita cerrar el año parlamentario en la Cámara de Diputados con una sesión convocada por oficialistas y opositores. Pero las sospechas y desconfianzas entre unos y otros frustraron la posibilidad, cuando ayer por la noche desde algunos bloques dieron por cerradas las negociaciones.

En principio, la mayoría de los presidentes de los diferentes bloques dieron su aval a la idea de concretar una sesión acordada que permitiera aprobar gran parte de la producción legislativa que a lo largo del año no cosechó ni disidencias ni observaciones, pero que no alcanzó a llegar al recinto de sesiones.

Un listado que concentra, entre otras iniciativas, el nuevo régimen laboral para personal de casas particulares que el Gobierno envió al Congreso, la declaración de la emergencia nacional sanitaria por falta de personal en enfermería, modificaciones en el Código Penal para combatir la trata de personas. También otros proyectos que no alcanzaron a ser tratados por todas las comisiones legislativas a las que fueron girados, como la producción pública de medicamentos o la reparación histórica y la entrega de tierras a las comunidades aborígenes.

Incluso, el jefe del bloque del oficialismo, Agustín Rossi, también consultó a las bancadas opositoras sobre la posibilidad de convertir en ley el marco regulatorio para empresas de medicina prepagas, modificado por el Senado. Pero ahí las oposiciones se dividían entre quienes cuestionaban algunos de los cambios realizados por los senadores –como excluir de la ley regulatoria a fundaciones y asociaciones civiles–, los que insistían en ratificar la media sanción que habían aprobado los diputados y los que a pesar de los cuestionamientos consideraban prioritaria la sanción de la ley.

Las diferencias sobre algunos temas y las sospechas mutuas clausuraron el año parlamentario, signado por las duras disputas entre oficialistas y opositores en la Cámara baja. Una marca registrada que comenzó tras el recambio legislativo de 2009 –donde el Grupo A le arrebató al oficialismo la mayoría en todas las comisiones legislativas– y promete prolongarse en el año electoral.

Sin embargo, hoy habrá otra ronda de consultas para ver si entre ambos sectores logran acordar para mañana la realización de la sesión preparatoria, donde cada año se ratifican o modifican las autoridades políticas de la Cámara. El oficialismo no quiere postergarla. A los opositores, muchos de los cuales ya preparan para diciembre el lanzamiento de varios precandidatos presidenciales, también los seduce la idea.

Pero en este tema también vuelven a aparecer las diferencias y sospechas. La Coalición Cívica –con Elisa Carrió de vacaciones– encabeza una embestida contra Fellner y en especial contra Fadel, a la que podrían sumar a parte del peronismo disidente, el macrismo y a algunos radicales. No le perdonan el “excesivo celo reglamentarista” –afirman– con el que “voltearon” varias convocatorias opositoras, cuando puntualmente cumplidos los tiempos reglamentarios no habían alcanzado el quórum propio. Pero las propias diferencias opositoras sobre quiénes deberían ocupar esos lugares conspiran contra su propia propuesta de desplazar a los representantes del oficialismo.

Hay que otros bloques que no están dispuestos a sumarse a la embestida. “La actual composición de las autoridades del cuerpo refleja la representación política tras las elecciones legislativas de 2009. Si no hubo elecciones ni modificaciones, no hay motivos para impulsar cambios. Salvo las que introduzcan los propios bloques”, afirman desde los bloques de centroizquierda como Proyecto Sur y el socialista.

La mayoría de los diputados radicales, en tanto, están ocupados en ratificar su propio acuerdo interno: el reemplazo de Ricardo Alfonsín por el cobista Oscar Aguad en la presidencia primera de la Cámara. Sin embargo, nadie descarta que aún sin las manos necesarias para provocar el desplazamiento de los representantes kirchneristas, los sectores opositores más intransigentes utilicen la sesión como tribuna contra la política oficialista en el funcionamiento de la Cámara.

Compartir: 

Twitter
 

Todo indica que el jujeño Eduardo Fellner será reelecto como presidente de la Cámara de Diputados.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.