UNIVERSIDAD › EL BALANCE DE LAS AGRUPACIONES DESPUéS DE LAS ELECCIONES

La nueva escena estudiantil en Sociales

Los comicios realizados la semana pasada confirmaron a la izquierda independiente en la conducción del centro, con el 22 por ciento de los votos. Pero con el 18,3 y el 18,1 se ubicaron dos listas afines al kirchnerismo, que se presentaron por separado.

 Por Adrián Pérez

Las elecciones en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA confirmaron una conducción de izquierda en el centro de estudiantes, pero dejaron como sorpresa la ubicación de dos frentes afines al kirchnerismo ocupando el segundo y el tercer lugar. Con La Mella a la cabeza, la Juntada de la Izquierda Independiente sumó el 22,4 por ciento de los votos y se quedó con la presidencia. Con escasa diferencia, con el 18,3 por ciento, se ubicó Suma+ (UES) y apenas más abajo, con el 18,1, se colocó el frente Sociales en el Proyecto Nacional (La Vallese, La Cámpora y aliados). La izquierda partidaria (PO, IS y PTS), en tanto, fue desplazada al cuarto lugar, con el 15,4 por ciento de los votos.

En total, durante la semana pasada, votaron 6263 alumnos, sobre un padrón que, según el último censo, supera los 30 mil –el año pasado, en la elección obligatoria, votaron más de 16 mil–. La nueva presidenta del centro será Martha Linares, de La Mella. Calificó al resultado de los comicios como “muy importante” en un año “muy politizado”, atravesado por “el procesamiento de dos compañeros y la toma de la facultad”. Más allá de mostrarse satisfecha, consideró que los estudiantes optaron por una conducción que “apuesta a la transformación del centro” y está “a disposición de la organización y la lucha por la educación pública, con autonomía del gobierno nacional y de la gestión de la facultad”. A su vez, señaló que las reivindicaciones gremiales deben garantizar tanto el acceso como la permanencia en la universidad y adelantó que en lo político se seguirá avanzando en la relación del centro con los movimientos sociales y con los sectores de trabajadores ocupados y desocupados, “apostando a una articulación más profunda”.

Respecto de lo académico, reconoció que los desafíos se encuentran en la construcción de un centro “más ligado a las disputas con la facultad”. En este sentido, se refirió a la reforma en los planes de estudio y pidió que se gesten “de manera democrática” e involucren a toda la comunidad académica. También habló de la necesidad de contar con más cátedras en las materias obligatorias. “Queremos un centro de estudiantes que siga trabajando en la politización de la facultad, donde los debates nacionales no sean ajenos a los estudiantes”, sostuvo.

La segunda fuerza, la UES, es una agrupación del Movimiento Universitario Nacional y Popular (Munap). Ayer difundió un comunicado señalando que el resultado de las elecciones “ratifica el aporte de la militancia de base para el afianzamiento de un proceso de grandes transformaciones como el que el país atraviesa actualmente”. Y remarcó que, pese a no contar con el aparato de la estructura partidaria tradicional, desde “el radicalismo más rancio encarnado por la Franja hasta los múltiples avatares partidarios de la izquierda trotskista más reaccionaria, la persistencia y la coherencia pueden más que los ‘acuerditos de cúpulas’ y el financiamiento exógeno”. Por último, la declaración remarcó el propósito de “desplazar a los sectores más conservadores del arco político de la conducción de los espacios universitarios, tanto gremiales como de cogobierno”.

Si las dos listas que se declaran afines al kirchnerismo se hubieran presentado juntas, habrían ganado la elección. ¿Por qué no acordaron? Por un lado, la UES rompió hace tres años con La Vallese. Por otro lado, ambos sectores tienen diferentes alianzas dentro de las carreras.

“El kirchnerismo se hizo presente en la facultad”, valoró Gabriel Padín, integrante de Sociales en el Proyecto Nacional. “Ahora nos queda seguir trabajando, de cara al próximo año, para fortalecer el espacio”, dijo, tras destacar que hubo “una diferencia mínima” entre la segunda fuerza y La Vallese. Sobre la presentación por separado de dos listas con perfil “nacional y popular”, planteó: “Es muy difícil que el frente kirchnerista se junte con el radicalismo en la facultad. Por eso la alianza con la UES no se produjo”. Apuntaba a las internas de algunas carreras, en particular a Ciencias Políticas.

La candidata del PO, Juliana Cabrera, estimó que la caída de su espacio tuvo que ver con un “un crecimiento relativo de las agrupaciones más cercanas al Gobierno, que vienen de hacer elecciones marginales en toda la universidad”. Dijo que fue una elección con “mucha dispersión”, donde “se expresó una reacción contra la toma” que “no llegó al 20 por ciento”. En referencia al conflicto que mantuvo paralizada a la facultad de Sociales por 45 días, la militante del PO deslizó que Sociales en el Proyecto Nacional “no hizo una campaña contra la toma, directamente ni hablaron de ese tema” y que la UES, en cambio, “hizo una campaña contra la toma y no en apoyo al Gobierno”. “Todos los frentes que participamos en la lucha –agregó– retrocedimos producto de una polarización muy grande.”

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
UNIVERSIDAD
 indice
  • EL BALANCE DE LAS AGRUPACIONES DESPUéS DE LAS ELECCIONES
    La nueva escena estudiantil en Sociales
    Por Adrián Pérez
  • OPINIóN
    Universidad y encuentros regionales
    Por Norma Giarracca

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.