DEPORTES › UN EQUIPO DEBUTANTE SE QUEDO CON LA PRIMERA POLE DE LA TEMPORADA

El extraño caso de Jenson Button

Al mando de su flamante Brawn BGP001 (antigua escudería Honda), el piloto británico consiguió el mejor tiempo en la clasificación para el Grand Prix de Australia, que se disputaba en la madrugada de hoy en el Albert Park de Melbourne.

 Por Pablo Vignone

Por primera vez en 55 años, un equipo debutante en Fórmula 1 se quedó con el mejor tiempo de partida para un Grand Prix, en este caso de Australia, que se disputaba anoche en el Albert Park de Melbourne. Lo más sorprendente del caso es que el británico Jenson Button fue el más rápido en la clasificación manejando el Brawn BGP001, un auto flamante de una escudería que estuvo a punto de no correr.

En efecto, la escuadra Brawn es la antigua escudería Honda, rebautizada después de que los japoneses anunciaran precipitadamente en diciembre su salida de la F-1, sin siquiera tener una idea de cómo iba a rendir un coche que estaba siendo diseñado y producido desde enero de 2008. “Nos dimos el lujo de tener 15 meses para desarrollar el mejor auto que podíamos de acuerdo con las nuevas reglas técnicas. No todos pudieron hacer lo mismo”, señaló Ross Brawn, el creador del vehículo, que quedó a cargo del equipo, al que le puso su nombre: sus autos llegaron a Melbourne con sólo siete días de ensayos, pero impresionaron desde la primera práctica.

“Si siguen así, van a salir campeones a mitad de año”, disparó el subcampeón mundial Felipe Massa, que con su Ferrari apenas si logró marcar el séptimo tiempo, a casi un segundo de Button. El campeón mundial, Lewis Hamilton, quedó mucho más atrás, manejando un McLaren que cumplió con los pronósticos funestos que sugerían falta de competitividad. Hamilton penó además con una caja de cambios defectuosa que lo relegó a la 15º posición. McLaren utiliza los mismos motores Mercedes Benz que emplean los Brawn. Button le sacó 305 milésimas a su compañero de equipo, el brasileño Rubens Barrichello, el piloto más veterano de la F-1, el que más carreras disputó en la historia y que en enero afrontaba la posibilidad del retiro ante la probable disolución de la escuadra: Brawn, que lo conocía desde sus épocas en Ferrari, lo prefirió al joven Bruno Senna, el sobrino del legendario Ayrton. El mejor no-Brawn fue el jovencito alemán de 21 años Sebastian Vettel (RedBull-Renault), que quedó a 628 milésimas de Button.

Lo más curioso del caso es que, una vez que después de la clasificación la FIA dio a conocer los pesos de los autos, con la nafta con la que largaban anoche, se reveló que los Brawn eran los autos más pesados de todos los que clasificaban adelante. El coche de Button pesaba 664,5 kilos y el de Barrichello, 666,5 kilos, contra los 657 de Vettel, los 650 kilos del BMW de Robert Kubica (4º) y los 657 kilos del Williams de Nico Rosberg (5º). Las Ferrari pesaron 654 (Massa, 7º) y 655,5 kilos (Raikkonen, 9º).

La conclusión es que, en condiciones de paridad, los Brawn podrían haberle sacado un segundo al resto, equiparando una situación de dominio inicial ejercida por McLaren en 1998 o Ferrari en 2004. Ambas escuadras ganaron el título en aquellos años.

La última escuadra debutante en marcar una pole position fue Mercedes-Benz, en el GP de Francia de 1954, cuando Juan Manuel Fangio fue un segundo más veloz que la Ferrari de Alberto Ascari. En 1977, la escuadra Wolf había sido la última debutante en ganar un Grand Prix, el de la Argentina, el 9 de enero de ese año, con el sudafricano Jody Scheckter al volante.

Compartir: 

Twitter
 

Button le sacó 305 milésimas a su compañero de equipo, el brasileño Rubens Barrichello.
Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.