DEPORTES › SE TERMINó LA NOVELA DEL INVIERNO: RIQUELME ARREGLó SU CONTINUIDAD EN BOCA

Malparida, pero Son Amores

Luego del presunto acuerdo, la dirigencia cambió las reglas de la negociación y el romance estaba a punto de quebrarse. Sin embargo, el jugador se reunió con el presidente Ameal y terminaron de sellar el vínculo, por cuatro años, compartiendo el pago de los impuestos.

La negociación entre Boca y Juan Román Riquelme llegó a un final feliz. Sin embargo, antes tuvo un giro inesperado y quedó en estado crítico luego de que, en una maniobra que refleja las divisiones internas entre los dirigentes xeneizes, se le cambiaran al representante del jugador los puntos más importantes del presunto acuerdo. En una nueva propuesta, el club le planteó al jugador una reducción del contrato, de cuatro años a un máximo de dos, y que el jugador absorbiera el ciento por ciento del pago de los impuestos. Enterado de la situación, Riquelme se presentó en el Hotel Emperador y, aprovechando un cuarto intermedio, pidió reunirse cara a cara con el presidente del club, Jorge Amor Ameal. Y allí se terminaron las especulaciones. Boca y el jugador, en partes iguales, se harán cargo de los impuestos del contrato, que será por cuatro años.

“El equipo está hecho para Riquelme”, dijo ayer el DT de Boca, Claudio Borghi, con intenciones de dar un último empujón a los negociadores. El propio Ameal, hace exactamente dos semanas, para intentar calmar las agitadas aguas, salió a decir que la solución estaba cerca. Y también Riquelme jugó su carta, luego de sus polémicas declaraciones de “esto no da para más”, cuando manifestó su conformidad con el contrato: “Ya me siento jugador de Boca. Lo único que queda es hacer los papeles con los contadores”. Lo que quedaba por resolver era quién se hacía cargo del pago de Ganancias ante la AFIP. El jueves, las partes acordaron repartir en partes iguales esos cargos y para ayer se esperaba un final feliz.

Pero por la noche, en sintonía con las divisiones internas del club, entre los dirigentes vinculados con el macrismo que no quieren a Riquelme, con el tesorero Daniel Angelici a la cabeza, y los que como Ameal apuestan a su continuidad, en la reunión de la dirigencia con el representante del volante, Daniel Bolotnicoff, en el hotel céntrico, el club trastrocó los puntos del acuerdo y la negociación sufrió un nuevo revés. Los dirigentes le plantearon a Bolotnicoff no cuatro sino dos años de contrato y ninguna participación del club en la cuestión tributaria.

El giro de la propuesta dirigencial, esbozada por Ameal y los dirigentes José Beraldi y Martín Ahumada, provocó la rápida reacción del jugador que, aprovechando un cuarto intermedio en el cónclave, se presentó raudamente en el lugar de reunión para charlar cara a cara con Ameal. Quería escuchar el disparate de la boca del presidente del club.

A esa altura, un integrante de la Comisión Directiva, el vocal y ex jugador del club Horacio Palmieri, consideró la nueva oferta como “una barbaridad, una estrategia de alguien que no quiere que Riquelme siga en Boca, una falta de respeto al hincha y al socio”. Una vez enterados de la contramarcha en la negociación, un grupo de hinchas boquenses realizó un banderazo en la puerta del hotel en apoyo al jugador, con banderas que decían “Riquelme 2014”.

Por la tarde, Borghi había evitado meterse en el medio del conflicto, pero también había puesto puso presión: “Que el técnico diga que lo quiere también les causa un problema a los dirigentes, porque medio que están obligados a contratarlo. Es el gusto de la gente, es el gusto de muchos dirigentes, es el gusto del técnico, así que se complica un poco más”, dijo el entrenador. Y como para que no queden dudas, agregó: “Riquelme es un conductor nato, capaz de jugar corta y larga con la misma precisión. Y eso es muy difícil de encontrar”.

Con todo ese panorama en contra y la presencia de Riquelme, dispuesto a resignar unos 400 mil dólares en concepto de impuestos, Ameal hizo pesar su postura y no quiso pasar a la historia como el presidente que dejó ir a Riquelme. Para más adelante quedará curar las heridas por tanta pelea interna. Por ahora, es tiempo de celebrar el final feliz de la novela.

Compartir: 

Twitter
 

Riquelme se sentó y la situación se solucionó. Seguirá en Boca por cuatro años.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.