DEPORTES › ALL BOYS DERROTO A INDEPENDIENTE POR 3-0 EN EL LIBERTADORES

Moral alta, defensas bajas

Luego de una semana agitada por la lucha declarada contra la barra brava, el club de Avellaneda no encontró reservas en el equipo, que cayó sin atenuantes ante el conjunto de Floresta, que quedó a cuatro de la punta y se aleja de la Promoción.

All Boys, de sorprendente campaña en el Clausura, venció ayer por 3-0 a Independiente, en Avellaneda, y continúa cerca de la línea de los punteros. Con esta victoria, por la 14ª fecha del torneo, el equipo de Floresta, que se aleja de la zona de Promoción, acumula 24 puntos y quedó a sólo cuatro del puntero Newell’s y a uno de Boca, que hoy recibe a Vélez en la Bombonera.

Martín Morel, a los 22 minutos, estableció la apertura del tanteador, tras una maniobra en la que se equivocó el defensor Leonel Galeano; el volante Matías Rudler, quien ayer disputó sus primeros minutos en el torneo, definió con categoría para anotar el segundo tanto visitante, a los 61, y el goleador Mauro Matos, con un cabezazo, cerró la cuenta para los dirigidos por Pepe Romero.

Independiente, imbuido más en el clima de la decisión asumida por el presidente Javier Cantero de erradicar la barra brava local antes que en el estricto aspecto futbolístico, cortó ayer una racha de cuatro triunfos consecutivos en condición de local.

Durante el período inicial, el equipo de Cristian Díaz (que ayer cumplió 36 años) asumió la iniciativa, sustentado en una muy buena labor del juvenil Francisco Pizzini, quien se movió como puntero por el costado derecho y enloqueció a Carlos Soto, que se retiró lesionado. A los 20, el pibe del Rojo desbordó por derecha, mandó un centro y el posterior disparo de Fabián Monserrat se estrelló en el travesaño.

Sin embargo, en la primera chance clara que tuvo a disposición, el conjunto visitante festejó. Morel aprovechó un pelotazo largo, tras falla de Galeano en el despeje, y definió en el mano a mano con Gabbarini.

Con la ventaja en su poder, All Boys se retrasó en el campo y le cedió la pelota y terreno a su adversario. Y entonces, el Rojo cargó y generó situaciones como para nivelar. Hubo una doble tapada de Nicolás Cambiasso sobre Lucas Villafáñez y Ernesto Farías, más un centro de Pizzini que no pudo ser conectado por ningún delantero.

En la segunda etapa, el equipo de Avellaneda intentó ganar profundidad con el ingreso de Facundo Parra, pero, insólitamente, todo lo bueno que había hecho el pibe Pizzini desapareció de un momento a otro. Así a Independiente se le nublaron los caminos hacia Cambiasso y empezó a desprotegerse en forma cada vez más notoria en su defensa. Entonces, All Boys facturó, para liquidar el partido con los goles de Rudler y Matos.

Compartir: 

Twitter
 

Matos festeja su gol, el tercero de All Boys en Avellaneda.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.