DEPORTES › BOCA PERDíA 0-2, PERO REACCIONó A TIEMPO Y TERMINó VENCIENDO A QUILMES

El salvador era Burdisso

Con un gol de Erviti y dos del defensor –que confesó que son los primeros que hace con los pies–, el equipo de Bianchi se recuperó de lo que parecía una victoria clara del Cervecero. Riquelme lo vio desde el palco junto al presidente Angelici.

En el retorno de Carlos Bianchi, Boca tuvo que transpirar para ganarle a Quilmes. En menos de diez minutos perdía 2-0, pero el rival se quedó y el equipo del Virrey aprovechó la situación. Lo dio vuelta y terminó llevándose el triunfo por 3-2 para coronar una fiesta absoluta, que contó con Román Riquelme como espectador de lujo.

Minutos antes del inicio del duelo ante Quilmes, la Bombonera se preparaba para una verdadera celebración, tal como lo ameritaba la vuelta –de manera oficial– de Carlos Bianchi como entrenador, luego de poco menos de nueve años. El maestro de orquesta, ganador de nueve títulos en el club, recibió el cariño de la gente cuando salió al campo junto con los jugadores, quienes también gozaron de una cálida bienvenida. Sentado en un palco junto a Daniel Angelici, mandamás de la entidad xeneize, miraba Juan Román Riquelme, otro de los que fueron recibidos con una ovación.

Con todos en sus lugares, la orquesta boquense se preparaba para dar su primera función en el torneo Final. Sin embargo, los anfitriones del evento no contaban con un imprevisto: el electrizante arranque que tuvo la visita, que lejos estuvo de ser un cordial invitado. En la primera situación clara del encuentro, a los cinco minutos, los de Omar De Felippe dieron el gran golpe. Tras un centro desde el costado izquierdo, Wilfredo Olivera entró solo en las puertas del área y con un frentazo puso el 1-0. Primer baldazo de agua fría. Pero el panorama empeoró tres minutos después, con el tanto que convirtió Cristian Menéndez, tras un contragolpe letal, ante una defensa desconcertada y mal parada.

Recién en el minuto 38, el conjunto de Bianchi dio su primera muestra de recuperación tras los dos mazazos recibidos. Walter Erviti capitalizó un desborde de Guillermo Fernández y, frente al arco, marcó el descuento. El grito de gol revivió a un equipo que con más empuje que buen fútbol llegó a la igualdad con una carambola de Guillermo Burdisso que remató tras un corner, y un rebote descolocó al arquero rival, 2-2 y la remontada se mostraba al alcance de la mano.

El sueño de la victoria pareció desvanecerse con el penal que Pablo Lunati decretó, acertadamente. Matías Caruzzo vio la roja, pero Agustín Orion se vistió de héroe y le tapó el remate a Cristian Cauteruccio. Quilmes le perdonó la vida a un Boca que no fue benévolo cuando tuvo su oportunidad. Burdisso volvió a aparecer en el área y con una estupenda volea logró el trabajoso 3-2. “Fueron los dos primeros goles que hice con el pie”, comentó, sonriente. “Si bien en el juego no dimos lo que queríamos, dimos una muestra de personalidad”, analizó Erviti. Eso fue Boca, poco y nada de fútbol, pero mucho de empeño y eso de no rendirse en las más bravas.

3- BOCA

Orion; Cellay, Caruzzo, Burdisso, C. Rodríguez; G. Fernández, Somoza, Erviti; Paredes; Martínez, Silva.

DT: Carlos Bianchi.

2- QUILMES

Trípodi; Serrano, Olivera, Carli, Goñi; Oberman, Cobo, L. Díaz, Mansilla; Cauteruccio, Menéndez.

DT: Omar De Felippe.

Estadio: Boca.

Arbitro: Pablo Lunati.

Goles: 5m. Olivera (Q), 8m. Menéndez (Q), 38m. Ervitti (B); 67 y 80m Burdisso (B).

Cambios: 65m Acosta por Erviti (B), 70m Viatri por Paredes (B), 73m Romero por Oberman (Q), 77m R. Rodríguez por Cellay (B), 62m Elizari por Díaz (Q), 84m Telechea por Serrano (Q).

Incidencias: 34m Orion (B) le tapó un penal a Cauteruccio.

Compartir: 

Twitter
 

Todos acuden al abrazo con Burdisso, que acababa de anotar el empate 2-2.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.