ECONOMíA › MEDIA SANCION PARA LA REFORMA FINANCIERA DE ESTADOS UNIDOS

Empezar a controlar a Wall Street

La Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó ayer la reforma financiera más ambiciosa desde la implementada por el ex presidente Franklin Roosevelt para sacar a ese país de la Gran Depresión. Si bien el proyecto enviado por la Casa Blanca fue sometido durante su tratamiento en el Congreso a varios retoques solicitados por Wall Street, la aprobación fue ampliamente celebrada por el gobierno estadounidense. “Es una victoria para todo estadounidense afectado por la imprudencia y la falta de responsabilidad, que han llevado a la pérdida de millones de puestos de trabajo”, dijo el presidente norteamericano, Barack Obama. El proyecto, que todavía requiere del visto bueno del Senado, contempla reglas más estrictas para los bancos, otorga más poder para una supervisión estatal y garantiza una mejor protección del consumidor.

La reforma logró 237 votos a favor y 192 en contra. Sin embargo, para su aprobación los demócratas hicieron varias concesiones. El viernes de la semana pasada una comisión bicameral había acordado un texto de compromiso; no obstante, para asegurarse el apoyo de la mayoría se negoció la eliminación de un nuevo impuesto a la banca, que estaba incluido en la reforma y que recibió muchas críticas de los republicanos. Además, el lobby bancario sumó presión para que se diera marcha atrás en esa iniciativa puntual. El gravamen hubiese permitido aportar cerca de 18 mil millones de dólares, que tendrían como destino financiar mayores controles sobre el sector.

Los republicanos accedieron entonces al debate luego de lograr garantías de que podrán presentar enmiendas para modificar el texto de la legislación. El propio Obama tuvo que salir a calmar las aguas explicando que la ley no iba a sofocar al mercado. “Esta reforma no ahogará el poder del libre mercado, simplemente lo proveerá de reglas responsables”, manifestó. El mandatario insistió en que el objetivo que se busca con el proyecto “no es castigar a los bancos, sino proteger a la economía y al pueblo estadounidenses” de maniobras especulativas. A pesar de la poda que sufrió el proyecto original, su tratamiento legislativo profundizó el debate sobre el papel del gobierno en la regulación de los mercados y del resto de la economía. “Fue una larga lucha contra los defensores del statu quo en Wall Street”, opinó Obama.

El proyecto aprobado por la Cámara de Representantes crea una oficina de protección de los consumidores financieros en el seno de la Reserva Federal, para controlar los abusos en materia de préstamos, cartas bancarias y colocaciones, entre otros. Además, se nombrará un consejo de vigilancia de la estabilidad financiera que reagrupe a los siete reguladores bancarios y financieros, que ya existen, aunque no pudieron prever la crisis de Wall Street. Por otra parte, la FED pasará a tener competencia regulatoria sobre todas las instituciones que controlan más de 50 mil millones de dólares de activos. Se mantuvo, también, otra tasa propuesta por la Casa Blanca, que permitirá ingresar unos 90 mil millones de dólares en los próximos diez años.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.