EL PAíS › EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA

Votación de madrugada

 Por Sebastian Abrevaya

Tal como estaba previsto, la oposición aprobó a las dos de la madrugada de ayer la reforma al Consejo de la Magistratura. Por 134 votos contra 86, el Grupo A se impuso al oficialismo, que ahora deberá resistir en el Senado. “La modificación que propone la oposición es una involución. Les están dando más poder a las corporaciones”, aseguró el último orador de la noche, el titular del bloque kirchnerista, Agustín Rossi. El jefe de la bancada radical en el Senado, Gerardo Morales, adelantó que en la Cámara alta primero van a tratar la eliminación de los llamados “superpoderes” y luego la media sanción del Consejo de la Magistratura, por lo que su sanción deberá esperar, al menos, un par de meses.

Más de ocho horas duró el debate en el que la oposición logró aprobar la reforma del Consejo de la Magistratura, que pasaría entre otros cambios de tener trece miembros a tener dieciocho, con la presidencia a cargo del titular de la Corte Suprema. Hubo esfuerzos de última hora para acortar las exposiciones, que según los cálculos iniciales hubieran terminado alrededor de las cinco de la mañana. “Hoy creemos que es la mejor reforma. Seguramente se podrán hacer correcciones y mejorar después”, afirmó el diputado de la UCR Ricardo Alfonsín, quien habló en representación del bloque que comanda el cordobés, Oscar Aguad.

Los ejes del debate fueron la nueva composición del cuerpo, que ahora tendrá por el lado de la familia judicial al titular de la Corte, a cuatro abogados y tres jueces; por el lado académico a tres integrantes, uno de ellos proveniente de las ciencias sociales, y por el lado de la política a seis legisladores, uno por cada una de las tres primeras minorías de cada cámara, más un representante del Poder Ejecutivo. Así los integrantes que fueron elegidos por la voluntad popular serán siete contra ocho de la “corporación” judicial.

“Podré tener diferencias con Menem o con Alfonsín, pero tengo que reconocer que son personas que han reivindicado la política. Hoy estamos yendo hacia atrás; le estamos entregando todo a un poder corporativo que no tiene ningún tipo de confrontación con la sociedad. Esto claramente constituye un error. Con este proyecto estamos involucionando”, insistió Rossi al culminar el debate.

Ese argumento había sido atendido antes por la diputada Marcela Rodríguez, de la Coalición Cívica: “Después de hablar pestes de las corporaciones han dicho que uno de los grandes éxitos que ha tenido este Consejo de trece miembros ha sido el alto porcentaje de consenso, sosteniendo que votaron en un 95 por ciento de las veces en forma unánime, sin disensos ni disidencias. Entonces, ¿con quién votan si no es con las corporaciones? ¿En qué quedamos? ¿Las corporaciones son malas, pero votan junto con ellas?”, remarcó.

Un papel destacado en el debate tuvo Jorge Yoma, crítico acérrimo del dictamen opositor. Yoma consideró que es una “grosería institucional incalificable” y le achacó a la oposición que su único logro fue el “efímero y pequeño objetivo de leer en los diarios del día siguiente un título que diga: ‘Triunfo opositor en la Cámara de Diputados’”. El miembro informante del dictamen de mayoría, Ricardo Gil Lavedra, le respondió que se los podría acusar de buscar una derrota del oficialismo si sólo se hubiera modificado la composición del Consejo.

El jefe de la bancada del Peronismo Federal, Felipe Solá, sostuvo que la injerencia de la política en el actual Consejo produce temor entre los magistrados. “No es un problema de Clarín, ni coyuntural, es un problema que viene desde hace tiempo: los jueces tienen miedo. Muchos tienen miedo porque tienen mala conciencia o porque tienen temor de ser sometidos por lo político a una situación que supuestamente no merecen”, remató.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.