EL PAíS › CRUCES DEL OFICIALISMO Y LA OPOSICION POR LA PROPUESTA DE SUBA A JUBILADOS

La disputa por el 82 por ciento

El oficialismo calificó la propuesta opositora como “demencial” y reiteró los avances en materia previsional desde 2003. El conglomerado opositor ratificó la voluntad de impulsar su proyecto, aunque continúa sin definir la consistencia económico-financiera de la medida.

La polémica en torno de la suba de las jubilaciones mínimas domina el espectro político. El oficialismo calificó la propuesta opositora como “demencial” y reiteró los avances en materia previsional desde 2003 asegurando que los jubilados son “prioridad” para el Gobierno. En cambio, el conglomerado opositor ratificó la voluntad de mejorar la situación previsional, aunque continúa sin definir la consistencia económico-financiera de la medida, un punto que el kirchnerismo critica y en donde se apoya para tildar de “irresponsable” el proyecto.

Las tres iniciativas en danza buscan aumentar la jubilación mínima hasta llegar al 82 por ciento del salario mínimo vital y móvil. Supondría elevarla desde los 895 pesos actuales a 1230 pesos. En la Cámara baja, el proyecto con dictamen de mayoría lleva la firma de la UCR, Coalición Cívica, Peronismo Federal y PRO. Incluye el establecimiento de una nueva fórmula de movilidad sujeta a un índice de salarios. El mismo grado de avance en comisión tiene la propuesta radactada por el radicalismo y el socialismo en senadores. Ninguno especifica de forma minuciosa la vía de financiamiento. En tanto, el dictamen en minoría de Proyecto Sur en la Cámara baja estipula el aumento en las contribuciones patronales.

“Es demencial”, afirmó el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. “El proyecto que están analizando bochornosamente –refiriéndose a la oposición– no tiene ningún tipo de vocación de mejorar la situación de los jubilados”, prosiguió. En la misma línea se manifestó el ministro del Interior, Miguel Angel Pichetto. “La iniciativa genera preocupación porque puede afectar el funcionamiento fiscal del organismo previsional y del Estado nacional”, dijo el senador. “No es muy responsable”, concluyó.

Como suele suceder, en la vereda de enfrente del Gobierno se paró el vicepresidente Julio Cobos. Evaluó que “debe haber una decisión política encaminada no sólo a subir las jubilaciones mínimas, sino a cumplir con muchos fallos judiciales a favor del sector pasivo”. En relación a qué fondos se afectarían, Cobos puso el énfasis en “aquellos recursos que merecen reordenarse, reorientarse, como es el tema de subsidios, del transporte, empresas que producen grandes déficit”, dijo sin entrar en detalles. “Yo pongo el ejemplo de Mendoza, que transfirió su caja en el ’96, y yo como gobernador de la provincia fijé la recuperación del 82 por ciento móvil para los jubilados”, se autoelogió Cobos.

“Me deja helado, porque es una mentira”, le respondió el ministro de Economía, Amado Boudou. “A fines de 2007, Cobos vino a la Anses porque se le prendía fuego la situación con 8900 jubilados judiciales, docentes y empleados públicos, y desde la Nación se hizo un gran esfuerzo para solucionar el tema, pero no se dio el 82 por ciento que dice”, dijo el funcionario. “Lo de Cobos me hace acordar a De la Rúa, que quiso arreglar el país vendiendo el avión presidencial y, al final, ni vendió el avión ni arregló el país”, chicaneó el titular de Hacienda.

Según Boudou, el aumento en las jubilaciones representaría para la Anses un gasto adicional de más de 30 mil millones de pesos y le provocaría al organismo un déficit del 2,5 del PBI. En tanto, el viceministro de Economía, Roberto Feletti, escribió en su cuenta de Twitter que “la jubilación mínima tiene límites y no alcanza, pero en un hogar donde alguien tenía una sola jubilación hoy tienen dos”, en referencia al incremento en la cantidad de pasivos producto de las moratorias oficiales.

Por su parte, Margarita Stolbizer (GEN) indicó que “en un momento en que la Anses viene desde hace tiempo transfiriendo recursos al Poder Ejecutivo para sostener financieramente una cantidad de cuestiones y decisiones, no reconocer a los jubilados el 82 por ciento móvil a esta altura no tiene justificación posible”. En cambio, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, sostuvo que “este gobierno tiene un compromiso muy fuerte con los jubilados y con los trabajadores”. Instó a “plantear cómo obtener los recursos para ir avanzando”.

Desde la centroderecha, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, aseguró que el Gobierno “pierde toda autoridad moral de opinar sobre el aumento a los jubilados con el nivel de despilfarro que están teniendo las cuentas públicas”. En la misma línea se expresó Francisco de Narváez. “El Gobierno especula con la plata de los mayores cuando dice que no alcanza para aumentar los haberes mínimos, porque quiere dar los incrementos el año que viene porque hay elecciones”, indicó el diputado del Peronismo Federal.

Compartir: 

Twitter
 

Las iniciativas buscan aumentar la jubilación mínima hasta llegar al 82 por ciento del salario mínimo vital y móvil.
Imagen: Rafael Yohai
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.