ECONOMíA › UNA PRACTICA RECURRENTE

Cómo evaden

En los últimos años hubieron numerosas denuncias por evasión fiscal en el comercio de granos. En la mayoría de los casos, las firmas apelaron a dos tipos de maniobra:

- Robos de identidad o uso de “prestanombres”. La maniobra consiste en robarle la identidad a personas humildes, o pagarles algunos pesos por alquilar sus nombres, inscribirlos en la AFIP, obtener las claves fiscales y simular operaciones con las que blanquean el cereal que adquirieron en negro. Entre quienes usufructúan el mecanismo desarrollado por distintos estudios contables figuran productores, intermediarios, acopiadores y molinos. Esta operatoria se utilizó para adquirir cartas de porte –documento necesario para transportar la producción– y blanquear producción “negra” proveniente de operaciones en las cuales se evadió el pago de IVA y Ganancias. Aunque en el último eslabón de la cadena la producción suele llegar “legalizada”, AFIP también registró algunos exportadores realizando este tipo de maniobras para computar a su favor crédito fiscal inexistente. Lo que se hace en este último caso es registrar operaciones de compraventa con contribuyentes apócrifos, es decir empresas inexistentes o sin solvencia para operar, a partir de las cuales se solicita a la AFIP el pago de créditos fiscales. La cerealera Bunge ha sido una de las firmas denunciada recientemente por la AFIP debido a este tipo de práctica.

- Triangulación de exportaciones. Las cerealeras le venden su producción a firmas vinculadas radicadas en paraísos fiscales o jurisdicciones con escaso control a precios de transferencia (por debajo de la cotización de mercado). Luego vuelven a exportar desde allí la misma mercadería a su destino final a un precio sustancialmente mayor. Esta subfacturación les permite evadir las cargas tributarias correspondientes. Las principales plazas con las que se detectaron maniobras de triangulación son Uruguay, Suiza y Singapur. Al primer destino se facturaron 8842 millones de dólares en 2009, de los que apenas habrían quedado en ese país como destino físico final 2015 millones. A Suiza, sobre 4328 millones, sólo tenían a ese país como destino final productos por 1518 millones. A Singapur se facturaron 1101 millones, pero sólo 43 millones eran para productos a ser consumidos en ese país. La AFIP sancionó este año por estas maniobras a la argentina Molinos y a las multinacionales Cargill, ADM Argentina, Toepfer Argentina, Louis Dreyfus Argentina, Bunge Argentina y Oleaginosa Moreno.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.