ECONOMíA › DE VIDO POLEMIZO CON EL TITULAR DE TECHINT POR LA COMPETITIVIDAD DE LA ECONOMIA

A Rocca le pidieron que sea “más medido”

El empresario había dicho que el Gobierno perdió el rumbo a partir de 2008 y que los costos laborales en dólares son más altos que en México y Brasil. El ministro le respondió que mida sus palabras teniendo en cuenta el carácter monopólico de Techint.

“Si yo tuviera una empresa con rubros en los que es monopólica, al hablar de competitividad trataría de ser un poco más medido”, apuntó el ministro de Planificación, Julio De Vido, al titular de Techint, Paolo Rocca, quien días atrás criticó la gestión oficial desde 2008, al asegurar que “no hay inversión en serio” y que existen problemas de competitividad. Al cruce de Rocca también salió ayer el presidente de la Unión Industrial Argentina, José de Mendiguren. Recordó que “la inversión en Argentina está en el ‘veintipico’ por ciento del Producto Bruto Interno”. La relación del Gobierno con Techint no es buena. En el poderoso grupo molestan las restricciones a las importaciones y al giro de utilidades. Además, la rentabilidad de su principal negocio, que es la exportación de tubos sin costura a través de Tenaris, se redujo a partir del incremento de los costos en dólares.

“A partir de 2008 el Gobierno perdió el rumbo. No se sabe para dónde va”, planteó Rocca el lunes ante un reducido grupo de ingenieros. En simultáneo, el resto de la plana mayor de Techint asistía al encuentro en Tecnópolis por el Día de la Industria organizado por el Gobierno. “La Argentina tiene un gran potencial, pero está muy mal gestionada. A partir de 2008 la competitividad comenzó a caer”, criticó Rocca. “Que Rocca hable de competitividad es como hablar de la soga en la casa del ahorcado”, devolvió ayer De Vido.

La presidenta Cristina Fernández consideró esa noche que “el tipo de cambio no está retrasado” y señaló que un dólar caro desfavorece a la industria nacional porque encarece los bienes de capital importados y afecta al salario.

El negocio más importante del grupo Techint lo aporta Tenaris, que exporta tubos de acero sin costura, segmento donde es líder mundial. Si bien la principal sede operativa de la firma está en Argentina, opera también fuertemente en Brasil y México. “El costo de un obrero industrial en Argentina es de 24 dólares por hora, contra 12 dólares en México y 9 en Brasil. Eso sí, el operario argentino sigue siendo el más calificado. Aquí hay mucho ensamblador, pero no hay política industrial vertical”, indicó Rocca.

Techint también posee Siderar, otra firma monopólica, que vende acero hacia el mercado interno en gran medida para la industria automotriz. Allí la apreciación cambiaria tiene menor efecto sobre la rentabilidad y en cambio es más problemática la competencia china. El Gobierno benefició a Siderar con medidas antidumping para evitar la competencia desleal. El grupo opera, además, a través de Tecpetrol en el sector energético.

“Nosotros siempre hemos mantenido una relación seria con la empresa, que es muy importante en la Argentina y en algunos aspectos es monopólica, sobre todo en las chapas para envases de alimentos y para fabricación de autos”, respondió De Vido. Techint es también uno de los principales formadores de precios de la economía local, con lo cual tiene una posición privilegiada para soportar aumentos de costos. La firma que encabeza Rocca tuvo cruces con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, por dificultades para importar y en el giro de dividendos. Techint desde 2008 evitó pagar impuestos a la AFIP por 80 millones de pesos a través de la planificación fiscal nociva, según la AFIP, como informó Página/12.

Otros representantes de la industria mostraron una postura menos crítica que Techint. “Es cierto que el mundo tiene una crisis profunda y el sector privado no saldrá solo de esta situación si no hay una administración adecuada”, dijo Javier Madanes Quintanilla, de Aluar. Cristiano Rattazzi, titular de Fiat, señaló que “hay problemas de competitividad en relación con Brasil y México, y estas cuestiones hay que resolverlas en conjunto, el Estado y el sector privado. Hay que analizar medidas de infraestructura, costos y transporte”. Daniel Funes de Rioja, de la Copal, consideró que la competitividad “merece un análisis detallado porque es un tema sistémico”.

Compartir: 

Twitter
 

Paolo Rocca, de Techint, quisiera un dólar más alto para favorecer las exportaciones del grupo.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.