ECONOMíA › OPINION

No fue magia: fue el mercado interno

 Por Daniel Moreira *

El domingo pasado, el presidente Mauricio Macri publicó una carta abierta en el diario El Liberal de Santiago con especial foco en las Pymes y los emprendedores. Como presidente de una Asociación que nuclea a micro, pequeños y medianos empresarios y como creador de una empresa nacional que tiene el orgullo de llevar en su identidad el sello Pyme, me permito responder algunas de las cuestiones planteadas por el primer mandatario.

En primer lugar, es bueno que el Gobierno nacional finalmente reconozca que la situación para las Pymes se puso realmente complicada en estos meses. Es algo que venimos denunciando desde el verano y que finalmente Macri admite cuando sostiene que está al tanto de que “el camino a veces se torna difícil” y adelanta que “vamos a estar mejor”, reconociendo implícitamente que ahora no estamos nada bien.

También es positivo que el Presidente revalide los datos de nuestro sector. Dijo en su carta que las pymes “representan el 71 por ciento de los empleados del sector privado” y “el 99 por ciento de las empresas argentinas”.

Los empresarios Pymes coincidimos en que es necesario revisar el esquema impositivo y en que hacen falta más préstamos para sostener la inversión, sin embargo diferimos en el análisis del problema. El verdadero descalabro y tormento que estamos atravesando hoy las Pymes es la destrucción del mercado interno. Así de sencillo. Sin fórmulas mágicas, sin marketing político, sin promesas vacías. Desde que comenzó el desguace del Estado, con los despidos masivos y discriminatorios, con la megadevaluación y con los tarifazos, desde la Asociación Pyme que me toca presidir comenzamos a denunciar que el problema más grave que íbamos a atravesar en un corto plazo era, lisa y llanamente, la destrucción del mercado interno. Dijimos en ese entonces que muchos hablarían por nosotros, que el Gobierno anunciaría mega planes y que la preocupación Pyme sería seguramente la bandera de batalla de los sectores más diversos. Sin embargo, quisimos advertir que más allá de todo, el problema era y es la destrucción del mercado interno. No es una cuestión de predicción o futurismo. Nosotros esta película ya la vimos y aunque el final es triste, está cantado.

Nos gustaría además compartir algunos datos que manejamos sobre la realidad Pyme. Datos que no son ningún secreto, sino que muchos son resultados de relevamientos sectoriales y en otros casos información publicada por el propio gobierno.

- Las contrataciones de seguros de desempleo crecieron en los primeros meses de este gobierno un 20 por ciento a raíz de la creciente ola de despidos.

- De acuerdo a la información gremial, los despedidos en estos últimos cinco meses rondan entre 100 mil o 120 mil personas, sumando el sector privado y público.

- La cantidad de locales comerciales que antes estaban en funcionamiento y ahora están inactivos, ya sea por venta, alquiler o simplemente cerrados, creció un 10 por ciento en el bimestre marzo–abril en comparación con los dos primeros meses de 2016.

- En marzo, por primera vez en años, las exportaciones de productos primarios superaron el volumen de las exportaciones industriales revirtiendo la tendencia que había logrado alcanzarse con la administración anterior.

- Las importaciones textiles en el primer trimestre de 2016 fueron de 57 mil toneladas, es decir casi un 7 por ciento más que en el mismo período de 2015.

Podrían sumarse aquí muchísimos datos más. Variables como el incremento de los servicios, el aumento de los combustibles, de los alquileres, etc. Sin embargo, creemos que este balance alcanza ya para comprender que el problema de las Pymes no será grave en los próximos meses, sino que ya es grave hoy. Es un círculo oscuro, pero que ya se largó a rodar: se destruye el mercado interno, no tenemos a quién vender, recortamos horarios de empleos u horas extras, se destruye más el mercado interno, no tenemos a quién vender, recortamos horarios de empleos u horas extras, se destruye más el mercado interno. Y así, ¿hasta cuándo? La respuesta es simple y espantosa, hasta cerrar nuestras empresas, porque las pymes no despedimos, las pymes cerramos.

* Empresario argentino y presidente de Asociación Pyme.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.