EL MUNDO › EL AVION DE EGYPT AIR QUE SALIO DE PARIS Y SE CAYO RUMBO A EL CAIRO

Egipto sospecha que fue un atentado

Hasta ahora, ningún elemento permite explicar la desaparición en pleno cielo del avión que llevaba a 66 personas. Egipto planteó una alta posibilidad de “ataque”, pero Francia no adhería a esa hipótesis.

 Por Eduardo Febbro

Desde París

La única precisión de que se cuenta es la hora en que el vuelo MS804 de la compañía Egypt Air salió de la capital francesa, la hora a la que debía aterrizar en El Cairo, y la hora en que se perdió contacto con él. Lo demás es una colección de declaraciones contradictorias y un misterio. Tres horas 40 minutos después de que el vuelo MS804 saliera del aeropuerto parisino de Charles-de-Gaulle con destino a El Cairo, el piloto del avión de Egypt Air tomó contacto con un controlador aéreo griego cuando sobrevolaba la isla de Kea. Eran la una y cincuenta de la madrugada y la tripulación no señaló ningún problema a bordo. Casi una hora después, a las 2 y 39, cuando los controladores intentaron tomar contacto con la tripulación para avisarles que ingresaban en el espacio aéreo de Egipto, los radares perdieron todo contacto con el aparato. El vuelo MS804 debía aterrizar en El Cairo a las 3 y 15 de la madrugada. Nunca llegó. Por el momento, ningún elemento tangible permite explicar la desaparición en pleno cielo de este vuelo comercial que llevaba 66 personas a bordo entre pasajeros y tripulación, 30 de los cuales eran egipcios y 15 franceses. Egipto plantea una alta posibilidad de “atentado” y no de falla técnica mientras que Francia no adhiere a esa afirmación, al menos por el momento.

El avión de Egypt Air se estrelló en la isla de Cárpatos, en cuyas costas primero se dijo que barcos griegos encontraron restos del aparato para luego negar la información y, horas más tarde, volver a confirmarla. El ministro griego de Defensa, Panos Kammenos, detalló durante una conferencia de prensa que el avión “efectuó una maniobra a 90 grados hacia la izquierda, luego otra de 360 grados hacia la derecha y cayó de 37.000 pies a 15.000”. Desde ese momento circulan muchas informaciones contradictorias, afirmaciones y reivindicaciones falsas (una de ellas del Estado Islámico) propagadas a través de las redes sociales. En un primer tiempo, la compañía egipcia afirmó que dos horas después de su desaparición se recibió una señal proveniente de una de las balizas del aparato. La información fue sin embargo desmentida por el ejército egipcio.

Las hipótesis están abiertas a todos los contenidos. En París, de donde salió el vuelo, el presidente francés, François Hollande, declaró “ninguna hipótesis ha sido dejada de lado. Cuando sepamos la verdad, deberemos sacar todas las conclusiones, trátese de un accidente o de otra hipótesis que todos tenemos en mente, tal vez una hipótesis terrorista”. En Egipto, Chérif Fathy, el Ministro egipcio de la aviación civil, fue un poco más afirmativo. Primero dijo que no podía excluirse la idea de “un acto terrorista ni de algo vinculado con un accidente técnico”. Más tarde, sin embargo, la misma fuente recalcó que “la probabilidad de que haya sido un ataque terrorista es más grande que la de un fallo técnico”, Todos los dispositivos de búsqueda fueron inmediatamente desplegados en la zona del impacto por Grecia, Francia y Egipto.

Los atentados islamistas de París en enero y noviembre de 2015 han sensibilizado tanto a la opinión pública como a las autoridades. La pista terrorista es la primera que se maneja sin que haya hasta el momento elementos de prueba para confirmarla, tanto más cuanto que todavía no se sabe si el vuelo de Egypt Air se estrelló o empezó a desintegrarse en pleno vuelo por una bomba o porque fue alcanzado por un proyectil. En el aeropuerto de París las autoridades francesas llevaron a cabo una suerte de limpieza en 2015. Alejaron de las zonas sensibles del aeropuerto a poco más de 70 personas a quienes se las identificó con un perfil “radical”, es decir, cercanas a las tesis más duras del islamismo.

La especulación en torno a un atentado no pierde vigencia dada las características del accidente y los referentes del pasado. El 31 de octubre de 2015, un avión civil ruso que sobrevolaba el sector egipcio del Sinaí se desintegró en el aire con 224 personas a bordo. Moscú negó fehacientemente de que se tratara de un atentado hasta que el grupo Wilaya Sina, la rama egipcia del Estado Islámico, lo revindicó con pruebas sólidas. Los terroristas afirmaron que habían logrado introducir en el avión ruso una lata repleta de explosivos. Hubo que esperar hasta el mes de marzo de este año para que Egipto reconociera que se había tratado de un atentado.

Airbus industrias, el fabricante del avión, precisó que el aparato estaba en circulación desde 2003, que contaba con unas 48.000 horas de vuelo y que el 29 de enero pasado había sido revisado mecánicamente en Bruselas. Anoche, en en comunicado, el presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sissi, pidió que se “intensificaran las búsquedas a fin de encontrar “los restos del avión”. Por ahora, como lo declaró el presidente francés, el avión “está perdido”.

Compartir: 

Twitter
 

El avión de Egypt Air se estrelló en la isla de Cárpatos, según constataron barcos griegos.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.