EL MUNDO › UNA FALLA MECANICA, UN ERROR HUMANO O UN ATAQUE, ENTRE LAS CAUSAS

Un daño a la confianza en la seguridad aérea

 Por Simon Calder *

¿Qué fue lo que causó que un avión bien hecho y bien mantenido en un vuelo de rutina se sumergiera 30.000 metros en el Mediterráneo? Cualquier número de hechos podría explicar la pérdida del Airbus A320 en vuelo regular desde París hasta El Cairo.

Las posibles explicaciones para la pérdida del vuelo MS804 de Egyp Air y las 66 almas a bordo cubren una amplia gama. Incluyen una fuerte falla mecánica; un error del piloto o una deliberada intervención humana en la cabina de vuelo: o haber sido blanco de un misil como lo fue el MH17 sobre Ucrania.

Pero la aviación sigue siendo el objetivo elegido por los terroristas. Y como con el Metrojet Airbus A321, que se incrustó en el desierto de Sinaí en octubre pasado en un vuelo desde Sharm el-Haeikh a San Petersburgo, la aparente falta de alguna señal de socorro significa que la posibilidad de terrorismo ocupa un lugar preponderante en las mentes de los investigadores.

Dentro de la aviación, la cuestión clave que mantiene despiertos durante la noche a los jefes en los aeropuertos y aerolíneas es la seguridad - y, en particular, la “amenaza interna”. En un aeropuerto como el de Charles de Gaulle, decenas de miles de empleados tienen acceso a la zona de operaciones, más allá del área de seguridad. Mientras las revisaciones individuales del personal son tan rigurosas como las de los pasajeros, un trabajador que conoce el movimiento de mercancías a los lugares de la zona de operaciones es considerado como potencialmente peligroso.

Se cree que el accidente del Metrojet, en el que murieron 224 personas, fue causado por una bomba colocada a bordo del avión mientras estaba en tierra en Sharm el-Sheikh. Poco después del accidente, el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido prohibió a las aerolíneas volar hasta el aeropuerto del centro vacacional de Egipto debido a la preocupación por la calidad de los controles de seguridad. Esta prohibición se mantiene en su lugar, y la ausencia de turistas británicos durante el invierno causó un daño inmenso a la economía turística de esa nación.

El trabajo por descubrir cuál es el motivo que causó la pérdida del MS804 será minucioso, y es probable que incluya literalmente, juntar los restos. Si los investigadores llegan a la conclusión de que un artefacto explosivo fue colocado - o llevado - a bordo, la siguiente pregunta será dónde ocurrió el acto de terrorismo.

La aeronave había volado desde El Cairo el martes por la noche después de visitar Túnez y la capital de Eritrea, Asmara. Los chequeos de la cabina y las bodegas se realizan de forma rutinaria, pero la posibilidad de que algo se haya colocado a bordo de algún otro lugar no se puede descartar en esta etapa. Si ese fuera el caso, la confianza en la seguridad de la aviación de la nación quedaría dañada - y la debilitada la economía de Egipto, que implosionaría aún más.

Por el contrario, si se piensa que un empleado en el aeropuerto Charles de Gaulle de París podría ser el responsable, la fe de los pasajeros aéreos en la aviación mundial quedaría dañada.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12. Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.