ECONOMIA › TULLIO ZEMBO, ABOGADO DE LOS BONISTAS ITALIANOS EN EL CANJE

“Esto nos perjudica a todos”

El representante de bonistas italianos cuestionó el fallo del tribunal de Nueva York a favor de los fondos buitre. “Acá siempre ganan los mismos”, se quejó, y reclamó un amplio debate para reformar las reglas del sistema financiero.

 Por Raúl Dellatorre

Tullio Zembo es abogado, es italiano, defensor de pequeños ahorristas de su país que inicialmente rechazaba el canje propuesto por Argentina en 2005 pero, finalmente, terminó recomendando a sus clientes aceptar el acuerdo (2010) e iniciar acciones legales contra los bancos que habían colocado los bonos de la deuda argentina, a fines de los ’90, en manos de jubilados a cambio de sus ahorros sin advertirles los riesgos que corrían. Ayer analizó, para Página/12, la sentencia de la Corte de Apelaciones de Nueva York contra Argentina, que la obliga a reconocer el 100 por ciento de la demanda de los fondos buitre. Habló del perjuicio para los bonistas que aceptaron el canje y el estado de desigualdad en que los coloca el fallo respecto de los derechos que le reconoce a los fondos buitre. Pero fue más allá. “Ahora estamos en una situación en la que la aceptación del fallo es inevitable, una sentencia con muy pocas probabilidades de ser modificada. Lo que queda por definir es qué hacer frente al mismo, cómo hacerlo. Pero esa respuesta es política, tendrá que darse en otro escenario que no es el de la Corte de Nueva York. Ojalá Argentina vuelva a levantar la bandera de la necesidad de un cambio de reglas profundo en el sistema financiero. Tiene la legitimidad para hacerlo, porque lo planteó hace ya tiempo. Esta es la oportunidad para un planteo internacional que busque el pronunciamiento de otros países sobre una cuestión que puede terminar perjudicando a todos.”

–¿Esperaba un fallo como el que se conoció el viernes?

–Se veía venir. Hay que tomarla como una sentencia definitiva, cuya aplicación está congelada a la espera de cómo se resuelva el pedido de Argentina para que se eleve la causa a la Corte Suprema. Si ésta la acepta, habrá que esperar a la vez su sentencia. Pero no se espera que ese pronunciamiento influya en lo central, que es la decisión que obliga a Argentina a pagarle a los fondos buitre el 100 por ciento de la demanda.

–¿Cómo queda la situación de los bonistas que aceptaron el canje?

–Este fallo no resuelve nada de lo que se preveía como perjuicios a terceros de una sentencia desfavorable para Argentina. Plantea el criterio del pari passu (igualdad de condiciones entre los acreedores) para reconocerle el derecho al cobro de la deuda a los fondos buitre por el 100 por ciento de la demanda. Nosotros, los que aceptamos el canje, aceptamos una quita para poder cobrar. Ahora somos nosotros los discriminados, a través del pari passu el tribunal provoca una situación de desigualdad. Tampoco resuelve la cuestión de los embargos de los buitres sobre los pagos a los bonistas en bancos de Nueva York. ¿También van a afectar nuestra posibilidad de cobro? Es un antecedente muy grave.

–¿Qué actitud van a tomar los bonistas que usted representa? ¿Van a exigir que también se les reconozca el 100 por ciento de la deuda original, antes de la quita?

–Espero ver qué me dicen en los próximos días desde Italia. Tenga en cuenta que la sentencia se conoció sobre el fin de semana. Además, es temporada de vacaciones en Europa. Esto explica que todavía no haya habido más reacciones a nivel mundial. Pero nadie va a desechar la posibilidad de exigir el reconocimiento de un mayor crédito.

–El tribunal de Nueva York asegura que esta sentencia no perjudicará futuros canjes de deuda soberana. ¿De qué manera plantea que no se convertirá en un antecedente negativo?

–El fallo afirma que la sentencia se dicta en función de una situación particular, que sería esta controversia entre los fondos buitre y la Argentina. No quiero entrar en consideraciones de parte, que son las que le corresponderá defender a la Argentina. Pero me parece que ciertos argumentos, impugnando la postura del gobierno o dichos de funcionarios que advertían que no le iban a pagar a los fondos buitre, no son suficientes para emitir un fallo. No se puede condenar a un país por eso. Esta sentencia no dirime una cuestión simplemente entre dos partes, porque además compromete a quienes entramos en el canje. Entonces, ¿cómo no va a ser tomado como un antecedente por los acreedores de un país que se declare en default, cuando esté frente a una oferta de pago con quita? Con esta sentencia a la vista, yo no recomendaría entrar. ¿Quién me puede explicar que no tiene nada que ver? ¿Por qué? Siempre va a haber alguien que se siente sobre un paquete de bonos –comprados a un valor convenientemente barato– dispuesto a esperar diez años para cobrar el total. Esta sentencia se declara a favor de esos intereses especulativos y en contra de los ahorristas legítimos. Ese daño, con el fallo, está hecho.

–¿Habrá otras repercusiones políticas a nivel mundial por esta sentencia? Hubo muchas advertencias previas sobre sus consecuencias. Ahora el fallo está escrito.

–La situación que genera esta sentencia es bastante comprometida para todos. Queda la posibilidad de un debate mundial en donde se encuentren definiciones, se tomen posiciones que busquen limitar los daños. La realidad es que lo que resolvió la corte neoyorquina indica que, en cuestiones financieras, ganan siempre los mismos. Imaginemos la situación de Grecia, o de España o cualquier otro país que pueda llegar a una cesación de pagos. ¿Cómo se resolvería? ¿Alguien podría confiar en un canje o quita? Pero ya es un problema que no se resuelve en el marco jurídico, es una cuestión de orden político la que hay que plantear y buscar modificar.

–¿Cómo se imagina que podría darse esa discusión? ¿En los organismos financieros internacionales?

–Estamos frente a un hecho concreto, una sentencia que va a provocar perjuicios muy grandes a diversas partes, y beneficios exclusivamente a grupos especuladores. Esto requiere de una decisión, una convocatoria para hacer converger a todos los intereses afectados, en diferentes países, para echar mano a las reglas actuales de las finanzas internacionales. Estamos viendo la capacidad que tienen estos grupos especulativos para provocar sacudones tremendos en las economías locales. Años atrás, el gobierno argentino ya había planteado en foros internacionales la necesidad de cambiar las reglas. Tiene legitimidad en el planteo, porque no es que saca el argumento ahora que fue perjudicada. No, es al revés, ahora hay un hecho, la sentencia, que demuestra la necesidad de cambiar las reglas. Porque significa que los que aceptamos un canje, los países en riesgo de default, sus economías, todos vamos a estar siempre en riesgo. Porque quedamos sometidos a una decisión de quienes especulan, y a sentencias judiciales que les den la razón.

–Queda la instancia de la Corte Suprema. ¿Hay posibilidades de que modifique algo?

–Queda la esperanza de que la Corte haga una interpretación distinta de la aplicación del pari pa-ssu, pero es muy poco probable. En el terreno legal, el tema parece cerrado. Es en el plano político donde esperaría que haya una reacción. Y de inmediato, para que otras naciones se comprometan sobre este hecho. Si no, las consecuencias pueden ser gravísimas.

Compartir: 

Twitter
 

Tullio Zembo. “Ahora los que adherimos al canje somos los discriminados.”
Imagen: Bernardino Avila
SUBNOTAS
 

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared