EL MUNDO

Mirador

COLOMBIA

Día D para los rehenes

Todos los preparativos quedaron listos para la liberación, prevista para hoy, de seis colombianos secuestrados por las FARC. Una misión humanitaria apoyada por Brasil acudirá a un punto de las selvas del sur colombiano para recoger a los primeros cuatro rehenes de la guerrilla. La espera se concentra en Villavicencio, capital del departamento del Meta, situada 120 kilómetros al sureste de Bogotá. Allí llegarán algunos de los liberados, donde ya los esperan familiares y grupos defensores de los derechos humanos. La operación comenzó el viernes pasado cuando la senadora Piedad Córdoba, junto a delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y un grupo de intelectuales viajaron a Brasil para abordar los aviones civiles facilitados por las autoridades de esa nación limítrofe. Las identidades de los cuatro uniformados que serán liberados todavía no se revelaron, lo que ahondó la expectativa de las familias de 26 miembros de la policía y el ejército que están en poder de las FARC. Sin embargo, sí se sabe que al grupo lo completan Alan Jara, ex gobernador del Meta, y Sigifredo López, ex diputado regional del Valle del Cauca, secuestrados en el 2001 y 2002 respectivamente.

BOLIVIA

Evo echó a Santos

El presidente de Bolivia, Evo Morales, echó ayer a uno de sus más estrechos colaboradores, el titular de la estatal petrolera YPFB, Santos Ramírez, involucrado en la presunta recepción de un soborno de una firma privada, y ordenó una profunda investigación del caso.``Muy lamentable lo que pasa en YPFB, sin embargo, el gobierno nacional lidera la lucha contra la corrupción’’, afirmó el mandatario en una ceremonia en que posesionó al ex ministro de Planificación, Carlos Villegas, como nuevo presidente de la estatal petrolera, en el palacio presidencial en La Paz. Santos Ramírez es uno de los más poderosos dirigentes del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), ocupó la presidencia del Senado y había sido mencionado como uno de los posibles sucesores de Morales. Santos Ramírez, el ex funcionario, fue involucrado en la hipotética recepción, por intermedio de sus familiares, de unos 450.000 dólares de la empresa Catler Uniservice, que se adjudicó en julio pasado la licitación de una planta separadora de gas natural por 86 millones de dólares. Según Morales, “no podemos perdonar que estén desviando los recursos económicos del Estado boliviano”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.