EL MUNDO › FUERTES MEDIDAS DE SEGURIDAD PARA UNAS ELECCIONES PARLAMENTARIAS CRUCIALES

Votan en Colombia bajo amenaza

Hoy se sabrá si el presidente Alvaro Uribe, que no puede ser reelegido en su cargo, mantendrá su poder político en el Parlamento, donde tiene las mayorías. También se definen los candidatos presidenciales de dos partidos.

 Por Katalina Vásquez Guzmán

Desde Medellín

En jornada electoral hoy se definen el próximo congreso, los candidatos presidenciales de dos partidos y los cinco integrantes colombianos en el Parlamento andino. La jornada, amenazada por los grupos ilegales, será salvaguardada por 500 mil militares y policías y se considera, según el gobierno, la más segura de los últimos 25 años. Hoy se sabrá si el presidente Alvaro Uribe, que no puede ser reelegido en su cargo, mantendrá su poder político en el Parlamento, donde hoy tiene las mayorías. También se determinará quién será el contendiente uribista de Juan Manuel Santos a la presidencia.

Hasta tres millones de ciudadanos podrán acudir a las urnas para escoger 102 senadores y 166 representantes a la cámara. Los candidatos van desde tradicionales políticos hasta actores, modelos y deportistas, destacándose el grupo de ex rehenes de la guerrilla de las FARC: Clara Rojas, Consuelo González, Luis Eladio Pérez, Orlando Beltrán, Jorge Géchem y Sigifredo López, casi todo apoyados por el Partido Liberal. El profesor Gustavo Moncayo, padre del secuestrado con mayor tiempo en cautiverio, también busca una plaza en el congreso en el opositor partido Polo Democrático Alternativo. Su hijo Pablo Emilio perdió la libertad en 1997 y sería liberado en dos semanas.

Otros aspirantes también suenan por la dudosa reputación de su Partido de Integración Nacional (PIN), creado desde las cárceles por los ex parlamentarios procesados por vínculos con paramilitares y narcotráfico. De los congresistas electos hace cuatro años, unos 40 están presos y otros 70 son investigados judicialmente. Sus anteriores partidos desaparecieron pero no sus aspiraciones políticas ni sus electores. Por eso varios analistas coinciden en señalar que el mapa electoral colombiano no cambiará mucho a partir de hoy. El uribismo sigue siendo, a pesar de los escándalos, la maquinaria política más grande y fuerte en todo el país. Sin embargo, hay candidaturas alternativas como las de la Alianza Social Indígena y el Partido Verde, que se publicitan como la opción para no reelegir la corrupción.

Para garantizar la seguridad, Bogotá decidió cerrar el paso terrestre en la frontera con Venezuela. De las 4 a las 14 de hoy, los controles migratorios serán rigurosos para evitar, entre otros riesgos, el “trasteo” de votos. En territorio nacional se puso en marcha el Plan Democracia, que pretende prevenir acciones terroristas. Para lograrlo, la Fuerza Pública hace presencia en el 99% de los puestos de votación del país, y con especial atención en 59 localidades donde, según informó el ministro de Defensa, Gabriel Silva Luján, hay mayor riesgo de atentados. Silva afirmó que las FARC están tratando de “impedir que los colombianos participen en las elecciones en tranquilidad y paz”.

En los últimos días se incautaron explosivos y armamento destinado, al parecer, a boicotear las elecciones. También se frustró un atentado contra el presidente Uribe en la ciudad de Neiva, gracias a la información que proporcionó un guerrillero desmovilizado. Situaciones como éstas se repiten cada jornada electoral desde hace décadas. El ministro no olvida que, en 1990, cuatro candidatos a la presidencia y quince aspirantes al congreso y las alcaldía fueron asesinados. Para él “es una tragedia que afortunadamente Colombia está dejando atrás”.

Otros riesgos relacionados con la corrupción electoral serán detallados por observadores internacionales. Un centenar de ellos vigilará las votaciones con lupa. La Organización de Estados Americanos tiene 75 observadores y la Misión de Observación Electoral otros 35 que llegaron de Francia, Suecia, Holanda, Reino Unido, Estados Unidos, Polonia, Alemania, Paraguay, Perú, España y Chile. También un grupo de senadores españoles participará en la observación internacional.

Entre tanto, las denuncias por la intromisión de países extranjeros ya tienen nombre propio. Aunque Uribe no lo mencionó directamente, a algunos de sus ministros se les escapó Venezuela. Ayer en un consejo de gobierno los regañó por filtrar la información y aseguró que espera que las elecciones se desarrollen en total normalidad. “Hay plena garantía para todos los candidatos”, declaró. Si él fuera candidato, contó, hoy estaría buscando hasta el último voto. En la tarde se manifestó molesto con el ministro de Defensa por la filtración de un informe privado del gobierno venezolano sobre las elecciones en Colombia, revelado por el diario El Tiempo. El documento de cinco páginas detalla un plan de Hugo Chávez para influir en las elecciones colombianas, sin referirse a los apoyos económicos que Uribe denunció recientemente.

Compartir: 

Twitter
 

Una tanqueta vigila una ruta de acceso a Bogotá, parte del operativo de seguridad electoral.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared