EL PAIS › DE NUEVO AL FRENTE DEL PJ, NESTOR KIRCHNER INTENTARA QUE AQUELLOS QUE DEJARON EL PARTIDO VUELVAN A SUS FILAS

A la reconquista de todos los peronistas

Tratará de capitalizar los problemas de la oposición. Uno de los que ya pidió integrarse a la estructura partidaria es De la Sota.

 Por Martín Piqué

“Qué centro nos tiró Kirchner en el Chaco.” Palabras más, palabras menos, ésa fue la expresión que usó un diputado nacional que en su momento cruzó el charco del kirchnerismo al peronismo disidente y que ahora está pensando en retornar al Frente para la Victoria. En otra muestra descarnada del dinamismo de la política (lo advierte aquella conocida metáfora sobre la distinción entre la foto y la película), el diputado en cuestión está madurando la decisión de regresar al bloque FpV. Su vuelta está motivada por hechos recientes. Los problemas de la oposición, sus contradicciones internas, los pasos en falso cometidos al tratar el pliego de Mercedes Marcó del Pont, la repercusión que esos errores –como rechazar el pliego sin haberla escuchado, o también no hacerle preguntas durante su comparecencia para luego acusar falta de explicaciones– produjeron en la opinión pública. En contraste con las idas y vueltas de la oposición, Néstor Kirchner tuvo una semana casi soñada.

Tras una situación acuciante en el Congreso, el Ejecutivo logró revertir los números que presagiaban la destitución de Marcó del Pont. Para completar el cuadro optimista, Kirchner reasumió al frente del PJ con la asistencia de más de diez gobernadores; al día siguiente encabezó un acto con 40 mil personas. Tanto en la capital del Chaco como en la cancha de Ferro –y más allá del entorno fervoroso y militante que en Caballito vivió una jornada de alegría y carnaval como pocas veces en los últimos años– el santacruceño estuvo moderado y dedicó palabras contemporizadoras a la dirigencia del peronismo en pleno. En especial al peronismo disidente. “No importa que hayamos estado separados en una elección. Este partido les abre los brazos”, convocó Kirchner desde Resistencia el jueves a la noche. Era una inequívoca invitación a regresar al PJ. La frase no pasó desapercibida.

La convocatoria de Kirchner tuvo oídos sensibles en varios legisladores del peronismo opositor. También en ex gobernadores que están evaluando presentarse en 2011 para tratar de retomar las riendas de sus provincias. Es el caso de José Manuel de la Sota, quien la semana pasada decidió emprender el camino inverso al que habían elegido Felipe Solá y Carlos Reutemann. Mientras Solá y Reutemann renunciaron al Consejo Nacional en un gesto como una forma de expresar su descontento con el retorno de Kirchner, De la Sota pidió integrarse a esa misma estructura. “Es importante ese gesto del Gallego. Y a Néstor le va a hacer bien conversar con él. José Manuel tiene mucho más volumen político que muchos tipos que lo rodean”, analizó ante Página/12 un funcionario de primer nivel del Ejecutivo que conoce tanto al cordobés como al santacruceño.

El regreso de Kirchner a la conducción del PJ estuvo acompañado de otro gesto que cayó muy bien entre los gobernadores. El diputado y ex presidente anunció que en un plazo no más lejano a ocho meses se iba a crear una comisión conformada por mandatarios provinciales para analizar “un nuevo reparto de la coparticipación”. El anuncio buscaba descomprimir un reclamo que produce contradicciones entre las provincias y el Estado nacional: la puja por coparticipar la totalidad del impuesto al cheque. La convocatoria al peronismo disidente a sumarse al PJ, como también el anuncio de que el Ejecutivo se le animará al debate por la coparticipación, produjeron entusiasmo entre los sectores del partido que habían empezado a poner distancia: por caso, se escucharon elogios en el entorno del ex jefe de Gabinete Sergio Massa.

“Esta semana lo vi bien a Kirchner. Dijo cosas interesantes. Ahora tiene la gran posibilidad de volver a ser el Kirchner amplio de otros tiempos. Eso significa que escuche hacia un lado y hacia el otro.” El argumento lo escuchó ayer Página/12 de un hombre de la provincia de Buenos Aires con pasado de legislador que hoy integra el consejo del PJ bonaerense. Ese dirigente se apartó del kirchnerismo en el último verano; su alejamiento fue parte de una movida más general iniciada por el ex jefe de Gabinete y actual intendente de Tigre. Pero tras poner distancia con el oficialismo, Massa se ha manejado con suma cautela: decidió ponerse en las antípodas de su antecesor Alberto Fernández. Tras haber sido el número 3 del Gobierno, Fernández hoy no duda en hacer declaraciones críticas del matrimonio presidencial. “Sergio no hace la de Alberto. Sabe que tiene mucho tiempo, y además en las encuestas anda bárbaro”, se diferencian los de Tigre.

¿El efecto carótida?

Mientras en el peronismo disidente miran con expectativa los llamados a dialogar –en el Gobierno deslizan que esta semana habrá importantes acercamientos en Diputados–, en el entorno del santacruceño creen que el ex presidente está viviendo una progresiva reconstrucción de su liderazgo. “Esto empieza primero adentro del peronismo, donde la dirigencia va a terminar entendiendo que el mejor candidato que tenemos para 2011 es Néstor Kirchner. Esa recomposición va a derivar en la unión de todos los peronistas”, vaticinó ante Página/12 un ministro nacional. Según el análisis que desplegaba ese funcionario, las chances de Kirchner mejoraban en forma inversamente proporcional a la inconstancia que iban mostrando sus rivales: “Lole se muestra sin voluntad, Felipe es visto en el peronismo como un traidor serial, Duhalde está apretado por Clarín, Menem está viejito. Mientras que Kirchner tiene una voluntad inquebrantable”.

El entusiasmo que se desprendía de ese diagnóstico tenía otras explicaciones. Según algunas encuestas que están circulando en el oficialismo, la intención de voto a Kirchner habría subido al 30 por ciento en el área metropolitana. Al enterarse de esos números, el santacruceño descartó la primera lectura que había circulado entre los funcionarios: que el repunte tenía que ver con la internación de urgencia por la obstrucción de la carótida que tanto preocupó a la militancia kirchnerista. “No me vengan con el efecto carótida, esto viene de antes”, descartó el propio Kirchner.

Compartir: 

Twitter
 

Néstor Kirchner dijo que recibirá con los brazos abiertos a quienes vuelvan al PJ.
Imagen: Sandra Cartasso
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared