EL MUNDO › MéXICO CONDENA EL USO DE LA FUERZA DE SU VECINO

Otra muerte en la frontera con EE.UU.

El gobierno de México exigió una investigación completa del disparo que efectuaron agentes fronterizos norteamericanos contra un adolescente mexicano de 14 años. Es la segunda víctima en diez días y provocó un nuevo roce entre ambos países por el asunto migratorio.

Felipe Calderón reiteró su malestar a Estados Unidos por el uso desproporcionado de la fuerza de la Patrulla Fronteriza tras el asesinato del joven, cuyas circunstancias son poco claras. El joven murió bajo un puente fronterizo sobre el río Bravo en la conflictiva Ciudad Juárez, vecina de El Paso (Texas), durante una pelea entre agentes y un grupo que podría ser de inmigrantes ilegales.

Los padres del adolescente aseguran que fue asesinado en territorio mexicano y que éste no tenía intención de cruzar a Estados Unidos. Su cadáver quedó tendido del lado mexicano bajo el puente donde según sus compañeros se encontraba jugando, junto al río que en ese trecho apenas es un hilo de agua.

La versión inicial de la Patrulla Fronteriza es que uno de sus miembros disparó al ser agredido a pedradas por personas que intentaban cruzar la frontera. Más tarde, el Departamento de Estado lamentó el hecho y anunció que el guardia que hizo los disparos fue separado del cargo.

La canciller Patricia Espinosa dijo que México mantiene “la insistencia en que haya una investigación exhaustiva” y seguirá de cerca los avances de la pesquisa por la muerte del adolescente . Vamos a “mantenernos muy cerca de esas investigaciones con el propósito de tener la certeza de que se están haciendo de manera exhaustiva y objetiva para llevar a la Justicia a los responsables”, agregó la canciller. “Se está señalando que hubo una agresión. No está comprobado todavía en las investigaciones y no-sotros no lo estamos dando como un hecho”, enfatizó.

Espinosa insistió en solicitar que los agentes fronterizos estadounidenses hagan un “uso proporcionado de la fuerza”, un pedido similar al que formuló la semana pasada después de que otro mexicano, de 42 años, muriera tras una violenta paliza de miembros de la Patrulla Fronteriza en San Diego (California).

A las dos muertes en estos incidentes fronterizos de los últimos días se suma la tensión generada por la inminente entrada en vigencia de una ley considerada discriminatoria para los inmigrantes en Arizona (sur de Estados Unidos), donde viven unos 460.000 extranjeros que han ingresado en forma ilegal, de los cuales casi un 90 por ciento son mexicanos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.