EL MUNDO

Impudicia e hipocresía

El filósofo Ricardo Forster criticó la intervención de las potencias occidentales contra Libia que se efectivizó ayer. “Me parece que es parte de la enorme hipocresía de los países occidentales, que intervienen cuando sus intereses están en cuestión”, dijo a Página/12. “No se trata de demonizar a Muammar Khadafi, él lo hace solo. Es un autócrata que dirige un régimen que puede ser genocida y que fue sostenido durante mucho tiempo por los países europeos”, subrayó. Según el investigador de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), la ofensiva de las potencias encabezadas por Washington, París y Londres anticipa una modalidad de acción que puede ser problemática y tiene un trasfondo poco nítido. “El ataque es parte del doble discurso de quien no quiere decir que lo que está detrás es su propio interés, el petróleo. Lo que les importa es su lógica económica y no los derechos de los pueblos”, remarcó. “Aquellos países que entorpecen los intereses de los países centrales pasan a ser miembros del Eje del Mal. Así, Venezuela es homologable a Irán y Khadafi a Evo Morales”, ejemplificó. También, el investigador mostró sus reparos frente a la actuación de la Corte Penal Internacional a la que una resolución del Consejo de Seguridad le dio vía libre y, por eso, el fiscal Luis Moreno Ocampo inició una investigación para determinar si en Libia se cometieron delitos contra la humanidad. “Que intervenga la CPI es parte de la impudicia. Yo no pongo en cuestión a la institución como tal pero resulta que actúa con personajes que no son de los países centrales y que están en una situación de debilidad, como la de Khadafi”, explicó. Y dejó unas preguntas abiertas: “¿Por qué no lo enviaron a George Bush a la CPI? ¿Qué pasa con el régimen de Arabia Saudita, clave para Estados Unidos?”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared