EL MUNDO › VENEZUELA ENTREGO AL PERIODISTA PEREZ BECERRA, ACUSADO EN COLOMBIA DE SER MIEMBRO DE LAS FARC

Una deportación que generó polémica

Becerra era requerido por Interpol, fue detenido en Caracas y enviado a Bogotá. Es director de Anncol, el medio que suele divulgar comunicados de las FARC. Intelectuales venezolanos expresaron su solidaridad con el periodista.

El director de la Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anncol), Joaquín Pérez Becerra, fue detenido días atrás en Venezuela y trasladado a Bogotá bajo la acusación de ser el embajador de las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) en Europa. El periodista que estuvo años exiliado en Suecia se declaró inocente, pero los jueces lo enviaron al pabellón de alta seguridad de un penal de la capital colombiana. Intelectuales hicieron circular un texto en el que expresan su solidaridad con Pérez Becerra.

Según informó el gobierno venezolano, el pasado 23 de abril detuvieron en el aeropuerto internacional de Caracas al colombiano Pérez Becerra, cuando intentaba ingresar al país en un vuelo comercial que venía desde Frankfurt, Alemania. “Becerra es requerido por los órganos de la Justicia de la República de Colombia, a través de Interpol con difusión roja, por la comisión de los delitos de concierto para delinquir, financiamiento del terrorismo y administración de recursos relacionados con actividades terroristas”, explicó ese día la Cancillería bolivariana en un comunicado, en el que se anunciaba la inminente extradición. “El gobierno bolivariano ratifica así su compromiso inquebrantable en la lucha contra el terrorismo, la delincuencia y el crimen organizado, en estricto cumplimiento de los compromisos y de la cooperación internacional, bajo los principios de paz, solidaridad y respeto a los derechos humanos”, cerraba la gacetilla.

Becerra dirige Anncol, el medio fundado en 1996 y que desde Estocolmo frecuentemente divulga los comunicados de las FARC. Según se explicaba en su portal, Anncol tenía como objetivo “ser un vocero de los sectores sin voz en Colombia sobre acciones de movimientos populares, sindicatos y comunidades avanzadas de los países latinoamericanos que combaten el neoliberalismo y la explotación de personas”. El periodista nació hace 55 años en Colombia, pero se exilió hace dos décadas, luego de recibir amenazas de muerte. El gobierno sueco le concedió asilo político en mayo de 1994 y luego renunció a la nacionalidad colombiana, según publicó la Agencia Venezolana de Noticias (AVN). En la primera mitad de la década de 1990, el comunicador fue concejal en el municipio de Corinto, en el departamento del Valle del Cauca. Becerra integraba las filas de la Unión Patriótica (UP), el partido de izquierda que fue creado en Colombia por varios grupos políticos y cuyos integrantes –en su mayoría– fueron víctimas del exterminio de las bandas paramilitares. Unos pocos sobrevivientes lograron huir hacia el exilio, ése fue el caso de Becerra.

El hombre detenido en Caracas asistió anteayer a una intensa audiencia judicial que contó con la presencia del cónsul de Suecia, Eric Wollin, porque el detenido adoptó la nacionalidad de ese país hace varios años. Ante los jueces, negó toda pertenencia a las FARC y se reivindicó como periodista. Para las autoridades colombianas, Pérez es el coordinador de la propaganda de las FARC en Europa, de acuerdo con lo que señalarían varios correos de miembros del secretariado revelados en los últimos días.

Si bien las relaciones entre Caracas y Bogotá están más que calmas, a Estocolmo no le gustó nada la detención de un ciudadano sueco. “El martes pasado, desde la embajada, enviamos una nota pidiendo explicaciones a Venezuela, pero no se tuvo en cuenta ni se informó a nuestro Consulado honorario en Caracas”, precisó ayer el enviado de negocios del país europeo en Colombia, Tomy Stromberg.

Mientras que un grupo de intelectuales de izquierda –entre los que se destaca James Petras– envió un comunicado de solidaridad con Pérez Becerra, en el que se critica la actitud supuestamente condescendiente del presidente Hugo Chávez ante el pedido de su par colombiano, Juan Manuel Santos, para detener al fundador de Anncol. “Si esta persona hubiera cometido delitos en el territorio venezolano, debería ser sancionado por las leyes de este país, pero no entregado a unas autoridades que desde siempre han mentido, han manipulado la información, como usted muchas veces lo ha dicho. Como usted mismo lo ha sufrido”, le dicen en una carta al mandatario venezolano, haciendo referencias a las acusaciones que supo formular el ex presidente Alvaro Uribe sobre la presencia de campamentos de las FARC en territorio venezolano y que llevó el año pasado a la ruptura de relaciones.

Desde Buenos Aires, el escritor venezolano Modesto Emilio Guerrero también protestó por la extradición en sólo 48 horas de Pérez Becerra. “Viola un principio por tratarse de un periodista alternativo, un refugiado, un amigo de Venezuela y un ciudadano sueco que está en peligro de muerte si entra en Colombia, porque allí es considerado un terrorista, aunque dejó hace 20 años de ser un activo de las FARC”, dijo a Página/12. “Esta medida no nos gustó a los que apoyamos el proceso bolivariano y se debe al pacto Santos-Chávez”, concluyó el intelectual venezolano.

Compartir: 

Twitter
 

Para las autoridades colombianas, Pérez es el coordinador de la propaganda de las FARC en Europa.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.