EL MUNDO › BIDEN VISITO EL MORRO DE DONA MARTA EN BOTAFOGO Y ESTUDIO SU PROYECTO SOCIAL

El vice de Obama conoció una favela

La visita de Biden a la favela duró unos cuarenta minutos y el vicepresidente tuvo tiempo para comprar galletas en una tienda, fotografiarse con niños de esa barriada y conocer una de las Unidades de Policía Pacificadora.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, visitó ayer el morro de Dona Marta, una de las favelas pacificadas por la policía brasileña en el barrio de Botafogo, zona sur de Río de Janeiro, y conoció los proyectos sociales adelantados en esa comunidad. El vicepresidente llegó a Brasil procedente de Trinidad y Tobago, y Colombia.

“Los desafíos enfrentados por estas comunidades son, de cierta manera, semejantes a los que vemos en las comunidades pobres de Estados Unidos y el mejoramiento de la calidad de vida de esas áreas pasa por la unión de sus habitantes”, declaró Biden al “pool” de prensa que lo acompañó. La visita de Biden a la favela duró unos cuarenta minutos y el vicepresidente tuvo tiempo para comprar galletas en una tienda, fotografiarse con niños de esa barriada y conocer una de las Unidades de Policía Pacificadora (UPP) instaladas en el morro de Dona Marta. Las unidades de la UPP fueron diseminadas por otras comunidades pobres cariocas para garantizar la paz en la Copa del Mundo de 2014 y las Olimpíadas de 2016.

Después de la visita, que ocurrió en medio de un fuerte esquema de seguridad, Biden y su comitiva regresaron a un hotel para una reunión con representantes consulares y diplomáticos estadounidenses, antes de partir ayer mismo hacia la capital brasileña, donde será recibido por la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

El miércoles, Biden ofreció un discurso ante autoridades locales en el muelle de Río de Janeiro y posteriormente se reunió con directivos de la petrolera estatal Petrobras y empresarios de varios países en el parque tecnológico de la Universidad Federal de Río de Janeiro. Actualmente, según Biden, el comercio bilateral entre Brasil y Estados Unidos asciende a unos 100.000 millones de dólares al año.

Hoy, en Brasilia, el vicepresidente será recibido por la presidenta de Brasil, a quien transmitirá formalmente la invitación para visitar la Casa Blanca el próximo 23 de octubre, enmarcada en lo que Biden definió como una “nueva era” de la relación bilateral. La agenda de Biden es abierta, pero no se descarta que incluya la ampliación del comercio, inversiones en petróleo y otras fuentes de energía, infraestructura, educación, Medio Oriente y, posiblemente, defensa, un tema sobre el que hubo algunos avances en los últimos meses.

La gira que Biden inició esta semana en Río concluirá hoy cuando invitará a Rousseff a realizar una visita de Estado a Washington en octubre, hecho de importancia, ya que el último presidente brasileño en recibir ese trato fue Fernando Henrique Cardoso en 1995, quien entabló un vínculo de amistad política con su entonces colega Bill Clinton. Desde que asumió el gobierno, en 2011, Rousseff demostró interés en “descongelar” el diálogo con Washington, hacia donde envió señales de distensión, como la de poner un punto final al acercamiento brasileño con Irán y otros gestos, que fueron bien recibidos por Obama.

El vicepresidente pareció querer reanimar el eje Brasilia-Washington, cuando señaló, ayer, que “Obama y yo creemos que el momento presenta una oportunidad increíble para una nueva era de relaciones entre Estados Unidos y las Américas. Pero ningún socio es más significativo en esta empresa que Brasil”.

“Ya no podemos referirnos a Brasil como un país emergente, ustedes han emergido y todos lo han percibido”, dijo Biden a empresarios brasileños, ante quienes citó que su Producto Bruto Interno es superior a los de India y Rusia, otros dos grandes players emergentes y miembros del grupo BRICS. En Río de Janeiro, Biden también conversó con la poderosa Maria das Graþa Foster, presidenta de Petrobras, que busca socios para invertir en la explotación de las gigantescas reservas de crudo en aguas ultraprofundas.

Medio Oriente y Siria, en particular, son asuntos que Biden abordará probablemente hoy con Rousseff en el Palacio del Planalto, sede presidencial, o con el vicepresidente Michel Temer, con quien compartirá posteriormente un almuerzo en la sede de Exteriores, el Palacio Itamaraty.

Compartir: 

Twitter
 

Biden, en el morro de Botafogo, observado desde las alturas por habitantes de la favela.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.