EL MUNDO › REVUELO EN VENEZUELA DESPUES DE LA REUNION DE CAPRILES CON SANTOS EN COLOMBIA

Caracas acusa a Bogotá de interferencia

Según el mandatario venezolano Nicolás Maduro, existe una operación psicológica orquestada desde Bogotá que busca dividir el chavismo con ataques hacia el presidente de la Asamblea Legislativa, Diosdado Cabello.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, denunció ayer una “operación psicológica dirigida desde Bogotá” para dividir a las fuerzas revolucionarias y destruir moralmente a sus líderes, entre ellos el jefe del Parlamento, el oficialista Diosdado Cabello.

La “operación psicológica dirigida desde Bogotá para dividir” a los chavistas está “dirigida por perversas mentes dedicadas a la guerra sucia”, afirmó Maduro en un discurso ante tropas del ejército en el que no señaló a ninguna persona en específico. Esa “campaña sucia”, busca, entre otros, la “destrucción moral de hombres como Diosdado Cabello” y de otros integrantes “del alto mando de la revolución” bolivariana que instauró el fallecido gobernante Hugo Chávez (1954-2013), afirmó Maduro.

Cabello fue señalado como el supuesto líder de una intrincada trama de corrupción gubernamental en una conversación telefónica, divulgada el 20 de mayo por la oposición, atribuida al comentarista chavista Mario Silva y un supuesto jefe de la inteligencia cubana identificado como Aramis Palacio. Silva, conductor del programa de opinión La Hojilla, que transmitía la estatal VTV pero fue sacado días después de la divulgación del audio, afirmó que la polémica conversación es un montaje del Mossad israelí y la CIA estadounidense.

Cabello fue el primero en reaccionar ayer a una reunión privada en Bogotá entre el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y el líder opositor venezolano Henrique Capriles, que el diputado chavista tildó como una “agresión” a Venezuela y una “bomba” a las “buenas” relaciones entre los dos países.

Por su parte, Maduro expresó: “Alerta compañeros de las fuerzas armadas ante la campaña de chismes (...) es tiempo de estar más unidos”. El presidente venezolano insistió en que las fuerzas revolucionarias deben estar atentas para “neutralizar, denunciar, desnudar y derrotar a la derecha fascista, la burguesía amarilla y a sus aliados de Miami, de Washington o de Bogotá, donde están”. Entre los conspiradores contra Venezuela incluyó además a “la oligarquía que se arrodilla y va a ofrecerse al mundo para entregarse a los peores intereses”. El mandatario bolivariano sostuvo que la oposición con su “turismo perverso por el mundo”, lo que está buscando es “sicarios” para traerlos a Venezuela para que “asesinen a los soldados” desplegados en varias regiones del país en el marco de un plan especial de seguridad. También para “tratar de sabotear la economía para desabastecer los mercados locales y tratar infructuosamente de perjudicar internacionalmente al gobierno revolucionario”.

Maduro denunció la “campaña psicológica dirigida desde Bogotá” un día después de que su canciller, Elías Jaua, afirmara que “los más altos poderes del Estado colombiano” estarían involucrados en una “conspiración abierta contra la paz en Venezuela”. La entrevista privada el miércoles en Bogotá entre el presidente Santos y Capriles confirmó la existencia de esa conspiración, afirmó anoche el canciller de Venezuela. Por ello, añadió, Caracas llamó a consultas a Roy Chaderton, su delegado en las negociaciones de paz que de-sarrollan en La Habana el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), para hacer una evaluación de la participación venezolana en el proceso.

Jaua aclaró anoche que el llamado a consultas de Chaderton no significa que se haya tomado una medida al respecto y reiteró que se trata de evaluar la posibilidad de que Venezuela pueda seguir siendo parte del proceso de paz. Venezuela y Chile ofician como países “acompañantes” en los diálogos de paz entre las FARC y el gobierno colombiano iniciados en noviembre pasado, en tanto que Cuba y Noruega son naciones “garantes”.

Capriles, que fue el principal rival de Maduro en las elecciones presidenciales del pasado abril y no reconoce su triunfo, pidió ayer en Bogotá a los colombianos que no se dejen chantajear por las versiones del gobierno de Maduro que calificaron como una conspiración su reunión con Santos. “Desde aquí, rechazo no sólo esas declaraciones sino además les digo a nuestros hermanos colombianos: no se dejen chantajear por el gobierno venezolano”, dijo Capriles en una rueda de prensa.

Compartir: 

Twitter
 

La reunión entre Capriles y Santos generó una fuerte reacción en el chavismo.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.