EL MUNDO › DECLARAN DOS EX RESPONSABLES DEL PARTIDO GOBERNANTE DE ESPAñA EN EL CASO DE LOS SOBRESUELDOS

Descontrol en las donaciones al PP

Los dos ex secretarios generales reconocieron el desmanejo en la investigación por financiación ilegal que compromete al presidente Mariano Rajoy. Un testigo confirmó que recibió pagos que figuran en la llamada “contabilidad B”.

Las sospechas por el pago de sobresueldos a la cúpula en el Partido Popular volvieron a manifestarse ante la Justicia española. Ayer, dos ex responsables del PP reconocieron la falta de control en las donaciones a la fuerza derechista, al declarar en el marco de la investigación por financiación ilegal que compromete al presidente Mariano Rajoy. Los ex secretarios generales de esa fuerza Francisco Alvarez Cascos y Javier Arenas comparecieron ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz como testigos en la causa por la contabilidad B revelada por el ex tesorero de la fuerza derechista Luis Bárcenas, quien se encuentra en prisión. Ambos fueron recibidos con abucheos y al grito de chorizos y ladrones por medio centenar de manifestantes que se congregaron a las puertas de la Audiencia Nacional, en Madrid. Hoy será el turno de declarar de María Dolores de Cospedal, actual secretaria general y número dos de Rajoy en el PP.

Tanto Alvarez Cascos como Arenas admitieron que nunca hubo un control sobre las donaciones y que ese tema no era competencia de la secretaria general, sino de la tesorería, según explicó uno de los abogados de la acusación. Los dos dirigentes coincidieron en señalar a Alvaro Lapuerta, antecesor de Bárcenas en el cargo de tesorero, como el responsable de las donaciones, precisó el letrado. También negaron la existencia de unas cuentas B en el PP y haber recibido sobresueldos de mano de Bárcenas. De acuerdo con la contabilidad B, Alvarez Cascos habría recibido en pagos trimestrales un total de 234.320 euros en negro entre 1990 y 2011, mientras Arenas obtuvo 421.693 euros entre 1990 y 2004.

Alvarez Cascos dejó el PP en 2011 y fundó Foro Asturias, un partido regional, mientras que Arenas sigue en la fuerza gobernante como vicesecretario general de Política Autonómica y Local. Los testimonios de Alvarez Cascos, Arenas y De Cospedal son los primeros altos dirigentes del PP de España ante la Justicia por un escándalo de corrupción que puede llegar a desestabilizar al gobierno de España en plena crisis. No obstante, la agrupación de derecha ya fue objeto de una investigación similar por financiación ilegal en 1990 con el “caso Naseiro” –donde se encuentra implicado otro ex tesorero, Rosendo Naseiro–, expediente archivado por irregularidades en la instrucción.

En sus últimas resoluciones sobre el caso, el magistrado delimitó la investigación a delitos fiscales que pudieron cometerse durante 2007 y contra la administración pública, como cohecho, a partir de 2002. A pesar de ello, el juez quiere saber cuál fue el procedimiento que se siguió respecto de las donaciones anónimas que recibió el PP durante 1992 y 2008, según el escrito de citación, ya que los indicios apuntan a que la fuerza conservadora incumplió la ley de partidos políticos desde los años ’90. Pero el abogado de la acusación Gonzalo Boyé afirmó que la versión oficial que mantuvieron Alvarez Cascos y Arenas no ayuda en nada.

En cambio, el ex gerente del PP Cristóbal Páez, que declaró previamente, reconoció ante Ruz que recibió el dinero en negro que figura a su nombre en las cuentas B. En ese sentido, el testimonio de Páez, quien sustituyó a Bárcenas como gerente en 2009 y abandonó el partido un año después, es una nueva confirmación de la autenticidad de los documentos de la contabilidad B publicados por el diario El País el pasado 31 de enero y que el PP insiste en que son falsos.

El presidente del Senado, Pío García Escudero, y los dirigentes navarros Jaime Ignacio del Burgo y Calixto Ayesa ya admitieron haber percibido dinero del partido en las cantidades que figuran en los manuscritos presuntamente filtrados por el propio Bárcenas. Páez figura mencionado en dos ocasiones, en abril de 2007 y en junio de 2008, con unos pagos por un total de 12.000 euros en concepto de gratificaciones, algo que ya reconoció.

El caso de la contabilidad B –que se habría llevado a cabo entre 1990 y 2008– del PP dio un giro abrupto cuando Bárcenas confesó el 15 de julio, luego de ingresar en prisión, que era el autor de las cuentas y que las autoridades del partido conocían el pago de sobresueldos y financiación ilegal. A pesar de que Rajoy negó en reiteradas ocasiones la veracidad de esos documentos manuscritos –el 1º de agosto lo hizo ante el Parlamento–, Bárcenas declaró que incluso en los años posteriores, en 2009 y 2010, él mismo les entregó 90.000 euros en negro al líder del PP y a De Cospedal.

“Las mentiras de Rajoy no quedarán impunes”, aseguró ayer el líder del opositor Partido Socialista (PSOE), Alfredo Pérez Rubalcaba, quien reiteró su pedido de una comisión de investigación parlamentaria sobre el caso Bárcenas. El ex tesorero del PP, que estuvo dos décadas al frente de las cuentas partidarias, está imputado en el caso Gürtel, una trama de pago de comisiones a cambio de contratos con administraciones gobernadas por los conservadores. Cuando la Justicia descubrió que tenía millones de euros en Suiza, salieron a la luz las cuentas B.

Las investigaciones apuntan a que existen vasos comunicantes entre ambos casos de corrupción que están erosionando la popularidad del gobernante PP en medio de la grave crisis económica que atraviesa España. En tanto, el juez Ruz ordenó bloquear los saldos de las cuentas que Bárcenas tiene en el banco HSBC de Nueva York y otra cuenta vinculada con la sociedad argentina La Moraleja, que comparte con Angel Sanchís, otro ex tesorero del PP.

Compartir: 

Twitter
 

Después de declarar, Alvarez Cascos abandona la Audiencia Nacional de Madrid.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.