SOCIEDAD › EL JUEZ PIDE PRECISIONES SOBRE LA MANERA EN QUE MURIó LA CHICA Y SI HUBO ATAQUE SEXUAL

Nueva junta médica para el caso Angeles

El magistrado que investiga el homicidio de la joven formuló 72 preguntas a los especialistas. En la primera de ellas consulta si es necesario hacer una nueva autopsia, para lo cual debería ser exhumado el cuerpo. Aclaran que no se busca rebajar la imputación a Mangeri.

 Por Raúl Kollmann

El juez Javier Ríos ordenó ayer la conformación de una nueva junta médica con el objetivo de aclarar una larga serie de dudas que en ningún caso significan un cambio de rumbo de la causa. No se rebaja la imputación contra el encargado Jorge Mangeri, pero el objetivo es aclarar y profundizar cómo fue la forma en que murió Angeles Rawson. El médico que hizo la autopsia, Félix Konopka, queda específicamente afuera de la nueva junta médica, porque lo que se busca es una opinión sobre la autopsia y el magistrado no creyó conveniente que Konopka tuviera alguna influencia en las conclusiones. Entre las 72 preguntas que realizó el juez figura una en la que pide opinión sobre la necesidad o no de hacer una nueva autopsia, lo que obligaría a exhumar el cuerpo. También el magistrado pregunta sobre aspectos de la sexualidad de Angeles y parece obvio que busca indicios de un eventual ataque sexual. La conformación de la junta médica tiene el respaldo de la fiscal María Paula Asaro y de Pablo Lanusse, el abogado del padre de Angeles. La defensa de Mangeri miró las cosas con cierta resignación: corren el riesgo de que se agrave aún más la situación del encargado.

El juez puso a cargo de la junta médica al decano del Cuerpo Médico Forense, que depende de la Corte Suprema. El doctor Roberto Luis María Godoy recibió el escrito con las 72 preguntas y plazos muy tajantes: diez días corridos para que concluyan sus trabajos y tres días más para redactar el informe. Se le ordena que incluya un tanatólogo (los que hacen las autopsias), un anatomopatólogo, un ginecólogo, un odontólogo y los demás profesionales que él considere. El plazo finaliza el sábado 24 de agosto, cinco días antes de la audiencia que tendrán las partes en la Cámara del Crimen. Todo indica que el juez quiere aportarle más elementos a la Cámara para que tome las decisiones sobre las dos nulidades y la apelación que presentó la defensa.

La primera de las preguntas está justamente referida a una eventual exhumación del cuerpo de Angeles. El juez le pide a la junta que se pronuncie sobre si es necesaria la exhumación o no. En principio, el rumor es que en el Cuerpo Médico Forense opinan que no es necesario, porque la autopsia fue filmada y se sacaron numerosas fotos.

Hay una batería de preguntas que tiene que ver con la data de muerte, es decir cuándo murió la adolescente y cuáles pueden ser los márgenes de inexactitud. En principio, la hipótesis oficial parte de un ataque a las 10 de la mañana del 10 de junio, se piensa que el cuerpo fue tirado en un container al atardecer, inconsciente, moribunda, pero con vida y poco después pasó el camión que comprimió el cuerpo y le produjo la muerte. Algunos forenses como Osvaldo Raffo vienen cuestionando ese diagnóstico. Y hay varios profesionales a los que no le cierra la idea de que estuvo tantas horas inconsciente y moribunda.

La siguiente, extensa, batería de preguntas tiene que ver con el mecanismo de muerte. En verdad, hay tres posibilidades. La sostenida por Konopka, que la muerte se produjo por compresión de la maquinaria del camión de la basura. Y las otras dos variantes apuntan a saber si Angeles fue estrangulada a mano o con una soga o si murió por asfixia a raíz de la bolsa que le pusieron en la cabeza y que terminó no dejándola respirar. El juez le pide a los médicos que se pronuncien sobre estas alternativas.

La autopsia produjo un debate incluso dentro del propio Cuerpo Médico Forense, ya que los anatomopatólogos detectaron rastros de estrangulamiento de un lado del cuello, mientras que la autopsia dice que la muerte se produjo por aplastamiento del tórax dentro del camión de la basura. El juez pregunta ahora si puede haber estrangulamiento con rastros de un solo lado del cuello. Incluso quiere saber si las marcas que el cuerpo de Angeles registra en el pecho son indefectiblemente de la compresión del camión de la basura o si también pueden venir del estrangulamiento. Por último, quiere saber qué efecto tuvo la presencia de una bolsa puesta sobre la cabeza de la chica.

Pero hay datos colaterales que tienen que ver con circunstancias previas a la muerte. Por ejemplo, se convoca a un odontólogo, porque Angeles perdió un diente y hay un golpe muy cercano a la boca. El juez quiere saber si la pérdida del diente pudo tener que ver con ese golpe. Hay también un tremendo golpe en el parietal derecho. Ríos pregunta si eso produjo un estado de inconciencia.

En la misma línea, el juez quiere un análisis más pormenorizado de un golpe que Angeles registra en la columna vertebral y pregunta, muy detalladamente, si la chica sufrió o no una larga agonía. En los estudios médicos anteriores, se encontró una especie de basuritas en los bronquios de la joven. A primera vista serían restos provenientes del paso del cuerpo por las distintas máquinas de la Ceamse, pero no está del todo claro si eso fue así o si llegaron a los bronquios antes de la muerte. También el juez quiere saber si las lesiones en las muñecas fueron producidas por ligaduras que le hicieron a la chica con ella en vida o si la ataron para arrojar el cuerpo.

Por último, hay una serie de preguntas relacionadas con la sexualidad de Angeles. Habrá un análisis de las zonas genitales y paragenitales. Los médicos de la provincia de Buenos Aires que fueron los primeros en ver el cuerpo señalaron en su informe que Angeles tenía rastros de haber sido atacada en el terreno sexual. Lo deducían especialmente de marcas en los muslos. Konopka desechó esos indicios y descartó el ataque sexual. Ahora el juez vuelve sobre ese tema que sería un agravante más del homicidio que se le imputa a Mangeri.

Ríos responde a pedidos de la querella que representa a Franklin Rawson y también a la defensa. Pablo Lanusse, en nombre de Rawson, insiste en que Mangeri estranguló a la chica en un intento de abuso sexual. La defensa, que encabeza Miguel Angel Pierri, planteó numerosas dudas sobre la autopsia, las uñas, el ADN que quedó en esas uñas y le gustaría provocar un tembladeral en la investigación. Para profundizar la pesquisa y que las cosas queden prolijas, Ríos, con el apoyo de la fiscal Asaro, decidió extremar las precauciones.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El juez fijó a la junta un plazo de trece días corridos, sin posibilidad de prórroga.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.