EL MUNDO › CATORCE INSURGENTES Y DOS CIVILES MUEREN EN UN BOMBARDEO

Duros combates en los suburbios de la capital

Al menos catorce insurgentes y dos civiles murieron ayer en un bombardeo lanzado por las fuerzas leales al régimen sirio en una zona de las afueras de Damasco, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). El grupo explicó en un comunicado que el ataque se registró en granjas ubicadas entre las localidades de Al Kasua y Al Meqilbiya.

Asimismo, insurgentes y fuerzas del régimen, apoyadas por milicianos, protagonizan duros enfrentamientos en la periferia y en los accesos a la población de Malula, de mayoría cristiana y situada también en las inmediaciones de la capital siria.

Las tropas del presidente sirio Bashar al Assad atacaron la madrugada de ayer con artillería un monte donde se ubica el hotel Safir de Malula, en cuyos alrededores están desplegados los rebeldes. El Observatorio también reveló que los efectivos del gobierno reforzaron el jueves pasado su puesto de control en Malula, que había sido atacado el miércoles por un supuesto suicida jordano perteneciente al Frente al Nusra, vinculado a la red terrorista Al Qaeda.

Varios soldados perdieron la vida en ese atentado y en los choques que estallaron después y que facilitaron la entrada de los combatientes del grupo extremista en Malula. Los radicales se enfrentaron allí a las milicias del régimen sirio, pero luego se replegaron a la periferia y al hotel Safir, agregó el grupo de derechos humanos.

La violencia viene en aumento en la última semana. El jueves, un coche bomba fue detonado por un terrorista suicida en Damasco, dejando un saldo de cuatro muertos y seis heridos de gravedad. El ataque se produjo en las cercanías del Centro de Investigación del Ministerio de Industria de Siria ubicado en el barrio de EsSumarya. Una estación de autobuses también sufrió daños así como las casas que se encontraban en las adyacencias donde residen familiares de soldados que pelean contra los rebeldes armados que luchan contra el gobierno de Al Assad.

El mismo jueves cayeron proyectiles de morteros en un barrio de Damasco dejando tres civiles heridos. Esos ataques y atentados terroristas se dieron luego de que la comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos aprobara la autorización para que el gobierno de Barack Obama iniciara un ofensiva militar contra Siria de hasta 60 días por el supuesto uso de armas químicas por parte del gobierno sirio.

El 11 de junio, un doble atentado con bombas perpetrado en la plaza Marjeh, ubicada en el centro de Damasco (capital), dejó un saldo inicial de 14 personas fallecidas y otras 31 heridas. Dos días después, el aeropuerto internacional de Damasco fue blanco de dos disparos de mortero lanzados por grupos terroristas, lo que causó el retraso de tres vuelos y un herido.

Posteriormente, el 23 de junio, tres nuevos atentados se registraron en la capital lo que causó la muerte de al menos ocho personas y de otras 16 que resultaron heridas, mientras que el 31 de julio al menos seis personas murieron y otras 19 resultaron heridas a causa de un proyectil de mortero que cayó en un ómnibus que transportaba a empleados del Centro de Investigación Científica de Barzeh, en la periferia de Damasco.

Compartir: 

Twitter
 

Soldados del ejército sirio patrullan en Malula.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.