EL PAIS › RICARDO ALFONSIN LE APUNTO AL ESPACIO QUE ENCABEZA SERGIO MASSA

“El Frente Renovador es noventista”

El radical dijo que, en cambio, el Frente Progresista, por el que se postula para renovar su mandato como diputado, tiene un perfil “socialdemócrata”. Además criticó a Macri y al Gobierno por su manejo del tema de la deuda en los tribunales de Estados Unidos.

 Por Sebastian Abrevaya

El diputado Ricardo Alfonsín se exalta hasta cuando habla por teléfono. Discute, critica al oficialismo y va levantando el tono a medida que desarrolla sus respuestas. “Hay que decirle a Macri que lea la Constitución”, le espeta al jefe de Gobierno porteño, enojado por su acusación de que la UCR acompañó al kirchnerismo en las “confiscaciones” de YPF, las AFJP y Aerolíneas Argentinas (que en realidad la UCR votó en contra). “Si el Ejecutivo no pagó, es el Ejecutivo el responsable”, insiste Alfonsín, candidato a renovar su banca por el Frente Progresista de la provincia de Buenos Aires. En diálogo con Página/12 asegura que el Frente Renovador de Sergio Massa es “noventista” o “pro mercado” y que el justicialismo se encolumnará en ese espacio de cara al 2015. Y en una mutación del bipartidismo al “bifrentismo”, dice que del otro lado se encontrará el Frente Progresista con un perfil “socialdemócrata”.

–Desde el oficialismo cuestionaron que la oposición venía reclamando el aumento de Ganancias y ahora vota en contra cuando se trata en el Congreso su financiamiento, ¿qué responde?

–Esa es una lectura bastante interesada. Nosotros propusimos que se modificara el mínimo no imponible y después de dos años nos dieron la razón. O sea que se podía hacer. ¿Fue necesario que perdieran la elección? Nosotros tenemos proyectos donde gravamos la renta financiera, los títulos y acciones, recreamos los beneficios eventuales que levantó Cavallo. Los proyectos del oficialismo nos parecieron unos parches con los que se pretende eludir la necesidad de reformar el sistema tributario. Están los proyectos presentados por nosotros, uno de ellos mío. Una reforma integral de los impuestos directos, que incluso abarca bienes personales. De manera que no tenemos una contradicción.

–¿Pero no es una contradicción –tanto del oficialismo como de la oposición– que se haga un esfuerzo fiscal de 4500 millones para beneficiar a un sector minoritario de los trabajadores, teniendo en cuenta que hay un 35 por ciento de trabajo en negro, que la gran mayoría de los registrados ya no pagaba ganancias antes y que éste es uno de los impuestos más progresivos que existen?

–¡No, no, no! ¡Lo que pasa es que no podés gravar el trabajo en negro! Lo que tiene que hacer el Estado es ser más eficiente en la lucha contra la evasión. El trabajo en negro es otra cuestión. No puede ser que con esa excusa, de que no están blanqueados una cantidad importante de trabajadores, no resolvamos la injusticia de que los trabajadores tengan que pagar ganancias por encima de lo que deben pagar. Son dos cosas distintas. Además, hay que sacar los subsidios que reciben los ricos. Una cantidad superior al 35 por ciento de los subsidios que ordena el gobierno nacional está destinada a sectores sociales que están en una situación muy acomodada.

–En el caso de la reapertura del canje de deuda, la UCR votó a favor en general en el Senado. ¿En Diputados van a hacer lo mismo?

–Sí, claro, pero también le vamos a señalar las contradicciones, la puesta en escena y las imposturas. Cuando le pedíamos a la Presidenta que no fuera imprudente con sus declaraciones porque podía poner en riesgo la causa que tramitaba en Nueva York nos decía cipayos, vendepatrias. Y ahora parece que lo más patriótico es pagar todo lo que se les está reclamando a los fondos buitre. Se enorgullecen de ser pagadores seriales, que se pongan de acuerdo, que sean serios. No pueden decir una cosa y después la contraria sin dar una explicación. Yo diría que hicieron bien las cosas hasta la negociación de la deuda. Después hicieron todo mal. Empezaron a decir que se iban a negar a cumplir con el compromiso que asumían de someterse a la legislación americana. Creían que estaban en Santa Cruz y ahora se dan cuenta de que no.

–¿Realmente cree que esas declaraciones tienen influencia en la Corte?

–No tenga ninguna duda. Han dicho que esto tiene que ver con que Argentina dijo que no iba a cumplir con la ley ni con los fallos.

–¿Y de todas maneras van a votar a favor?

–¡Los vamos a ayudar! ¡Esperemos que se ayuden ellos! Nosotros no vamos a hacer como hicieron ellos en la década del ’80. Vamos a tratar de colaborar para que puedan resolver los problemas. Y no solamente para que lleguen tranquilamente al 2015.

–En el radicalismo generó malestar que usted dijera que la UCR no es más un partido principal del escenario político...

–Me preguntaron si la UCR podía ser gobierno en 2015 con esta recuperación y yo dije que había estallado el sistema de partidos y me parecía ilusorio que pudiera disputar las presidenciales con la Lista 3. Me parece una obviedad. Pero el estallido sirvió para que los partidos que pensaban igual y estaban separados se reunieran para trabajar en conjunto. En el corto plazo no creo en la recuperación del sistema tradicional de partidos, sino en un bifrentismo. Y que el justicialismo va a competir bajo el nombre de Frente Renovador, al que se van a sumar los justicialistas que hoy están en el Frente para la Victoria, desde concepciones más liberales y noventistas, y nosotros como Frente Progresista desde concepciones más socialdemócratas, progresistas.

–¿Cree que va a ser Massa el candidato en 2015?

–No sé. Habrá que ver en todo caso si hay alguno que tiene más chances que Massa. Hoy el que tiene más chances es él, pero hay que ver.

–¿Y dónde lo ubica a Scioli?

–Se van a reunir. Porque en el justicialismo hay ideologías diferentes, pero no es que existen líneas internas. Son como trajes que están en el placard esperando que cambie la estación. Cuando estamos en invierno todos se visten de invierno y, cuando llega el verano, todos se visten de verano. Es probable que todos se vistan de posiciones más noventistas y liberales, más pro mercado y puede ser que compitan en una primaria.

–¿Pero no va a haber ninguna expresión del kirchnerismo?

–Sí, en el FpV hay hombres que no vienen del justicialismo, pero no tienen posibilidad de transformarse en un actor gravitante por sus escasas posibilidades electorales; en el corto plazo no serán una alternativa.

–Macri dijo que la UCR le aprobó “todas las confiscaciones” al kirchnerismo, ¿qué le responde?

–En primer lugar, que se informe un poco porque o incurre en desinformación o en deshonestidad intelectual. Con el proyecto de YPF nosotros no confiscamos ni expropiamos nada porque la ley no expropia. Hay que decirle a Macri que lea la Constitución, lo único que puede hacer el Congreso es declarar de utilidad pública y sujeto a expropiación. Si el Ejecutivo no pagó, no cumplió con la ley; es el Ejecutivo el responsable. Nosotros no votamos en Aerolíneas porque nos parecía una irresponsabilidad lo que iban a hacer y los hechos nos terminaron dando la razón.

–¿Qué piensa del “círculo rojo” del que habla el jefe de Gobierno?

–El sabrá por qué lo dice. Sería interesante que dijera quiénes son concretamente los que integran el círculo rojo y que explicara un poco más cuáles cosas se hicieron para gestar esta alianza.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.